Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

“Salían de Alemania por primera vez. Nunca les debió ocurrir”

El instituto que acogió a 18 de las víctimas del accidente de avión les rinde homenaje y envía el pésame a sus pares germanos

El instituto Giola rinde homenaje a las víctimas del accidente de avión.

Llinars del Vallès ha amanecido este miércoles de luto, entre lágrimas y con emociones encontradas. Igual a como se acostó ayer, con más preguntas que respuestas y profundamente apenada. Bajo la lluvia y en silencio, el Instituto Giola, centro educativo que acogió a los 16 estudiantes alemanes y dos profesoras que se estrellaron ayer en los Alpes, ha homenajeado a sus pares germanos en un íntimo acto al que han asistido familiares, estudiantes, autoridades locales y trabajadores del colegio. En un gimnasio lleno, se han leído poesías, narrado anécdotas y prendido velas para recordar a los fallecidos.

“No ha sido un acto largo, pero sí emotivo. Han hablado compañeros que convivieron con ellos, la directora y el profe que organizó el intercambio. Han pasado un vídeo con fotos y unas canciones que los chicos nos habían enseñado en alemán. Ha sido muy conmovedor, todos hemos llorado mucho”, ha indicado un alumno al salir del homenaje. “Esta era la primera vez que muchos de ellos salían fuera de Alemania, nunca les debió ocurrir esta tragedia. Eran chicos muy majos, todavía no me lo creo”, ha añadido el mismo estudiante mientras se encogía de hombros. Sobre las once de la mañana la puerta del colegio se ha llenado de chicos que no disimulaban el dolor en su mirada.

“No podemos evitar ponernos en la piel de esas familias. Aunque hemos estado solamente una semana junto a ellos, para todos es muy duro asumir esta tragedia”, ha lamentado la madre de una alumna con la voz entrecortada, mientras pedía respeto para todos los involucrados. “Ha sido un fatal accidente con resultados que no se pueden cambiar, solo aceptar y aprender que la vida puede acabarse muy rápido, que puede ocurrir a cualquiera de nosotros”, ha añadido.

En diciembre del año pasado, un grupo de alumnos catalanes partió hacia Alemania para aprender el idioma y crecer culturalmente. Se alojaron en casa de estudiantes del colegio Joseph König, ubicado en la localidad de Haltern am See, al oeste del país. Aquellos jóvenes viajarían en marzo a Llinars del Vallès para convivir con las familias de los estudiantes del instituto Giola. Era una gran oportunidad, pero el destino no les reservaba un final feliz. Tras una semana descubriendo Cataluña, el avión que devolvía a los 16 alumnos a casa se estrelló en la cordillera alpina.

La escuela Ginebró, en la misma localidad de la provincia de Barcelona, también había recibido alumnos alemanes la semana pasada. El regreso de estos 43 adolescentes estaba previsto para este miércoles. Sin embargo, el miedo ha paralizado a muchos de ellos. Unos querían postergar su regreso por pánico a volar, pero sus familias les reclamaban. Al final se han dividido. Un puñado de ellos ha partido desde el aeropuerto de El Prat a las 13.00. El resto, ha optado por viajar en tren de alta velocidad.

El alcalde, Martí Pujol, se ha puesto a disposición del pueblo de Haltern am See, a quienes les ha enviado sus “más mayores condolencias”. Según ha adelantado el político, en los próximos días intentará gestionar un viaje hacia Alemania junto a autoridades del instituto Giola.

Más información