Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Donoso Cortés sale de la penumbra

El Archivo Regional de la Comunidad muestra el legado del pensador extremeño

Donoso Cortés y el sacerdote Jaime Balmes, retratados por Luis Brocheton. Ampliar foto
Donoso Cortés y el sacerdote Jaime Balmes, retratados por Luis Brocheton.

La familia de Juan María Donoso Cortés (1809-1853) ha cedido al Archivo Regional de la Comunidad de Madrid el copioso legado documental del pensador español. La institución, que se ha comprometido a la evocación de su figura y a su custodia, dedica hasta el 31 de mayo una exposición a mostrar este patrimonio.

La muestra recorre la trepidante vida del político e intelectual extremeño, cuya obra se desplegó desde el periodismo a la filosofía, la ciencia política, la diplomacia y la actividad parlamentaria, en la que también descollaría como espléndido orador, al decir del conservador Marcelino Menéndez Pelayo. La figura de Donoso Cortés cobró una proyección intelectual europea solo emulada, un siglo después, por el filósofo José Ortega y Gasset. A su expansión contribuyó de manera decisiva, tras la Segunda Guerra Mundial, el politólogo filonazi Carl Schmitt, teórico del decisionismo.

Su obra fue loada por Metternich y Guizot, por su conservadurismo

Nacido en 1809 en la localidad extremeña de Villanueva de la Serena, en el seno de una familia de raigambre noble que aseguraba que Hernán Cortés figuraba entre sus ancestros, ya a los diez años, tras ser educado por un preceptor, este se rendiría a su inteligencia: “A partir de ahora, es él quien ya puede darme las lecciones a mí”, dijo de Donoso. Estudiante de leyes en Sevilla, políglota y poeta —el vate Manuel José Quintana sería su mentor—, Donoso Cortés gozó de una inteligencia superdotada, con holgada desenvoltura en disciplinas como la metafísica y la lógica. Adscrito formalmente al liberalismo, con apenas 20 años sería secretario del líder liberal Juan Álvarez Mendizábal, impulsor de la más importante de las desamortizaciones de bienes de la Iglesia. Apasionado por el pensamiento y la actividad política, Donoso Cortés se integró en el Partido Moderado. Simultáneamente, se aproximó a la reina regente María Cristina, cuarta esposa de Fernando VII, a la cual, ya viuda, pastoreó por los vericuetos de la política española de la primera mitad del siglo XIX.

El joven diputado y consejero áulico muñiría el matrimonio de la reina viuda con Fernando Muñoz, duque de Riánsares. Enfrentado al general Baldomero Espartero desde las páginas de El Heraldo y El Sol, cuya fundación impulsó, llegaría a crear el periódico El Piloto, que jugó un destacado papel en las conspiraciones políticas intraliberales. Su prestigio como teórico de la ciencia política fue creciendo velozmente, y centró sus estudios en la monarquía y el parlamentarismo. Loado por Metternich y Guizot, se mostró aterrado por el auge revolucionario en la Europa de 1848, que conoció bien como diplomático en Francia y Alemania. La muerte de su hermano Pedro provocó en él un drástico cambio ideológico que guió sus pasos hacia el ultramontanismo, la defensa cerrada de la religión católica como referencia suprema y la iglesia de Roma como arquitrabe ideológico de cuño absolutista.

Los organizadores han reunido también un repertorio de retratos de políticos y parlamentarios de la época

Principal mentor de la Constitución de 1845, paulatinamente iría abjurando de conceptos liberales tan cardinales como el del poder constituyente, que él pasó a disolver en el de poder constituido. Poco a poco, Donoso Cortés, ya distinguido por la reina regente con un marquesado, involucionaría hasta posiciones dogmáticas y autoritarias, de las cuales beberían los filósofos y pensadores europeos más reaccionarios.

La exposición muestra documentos de alto valor histórico que el comisario Carlos Dardé y el coordinador, Antonio González Quintana, han seleccionado con afinado criterio descriptivo. Con una evidente impronta artística, los organizadores han reunido también un repertorio de retratos de políticos y parlamentarios de la época, como el general Espartero, el apasionado constituyente Antonio Alcalá Galiano, efigiados junto con Juan Bravo Murillo o Isabel II por pinceles como los de José y Federico de Madrazo, Antonio Esquivel, Casado del Alisal y Eduardo Rosales, entre otros. La exposición fue inaugurada por Isabel Mariño, consejera de Empleo, Cultura y Turismo, que definió a Donoso Cortés como “exponente del liberalismo tradicionalista”.

Donoso Cortés. El reto del Liberalismo y la Revolución. Archivo Regional. Ramírez de Madrid, 3. De 11.00 a 19.00. Domingos hasta las 14.00.

Más información