Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El rechazo de una escultura en el Macba desata polémica y protestas

El Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona cancela una exposición por la negativa de los comisarios a retirar una obra alusiva a Juan Carlos I

La obra 'Haute Couture 04 Transport' forma parte de ‘Loomshuttles/Warpaths’.

Bartomeu Marí, director del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Macba), ha cancelado la exposición La bestia y el soberano debido a la negativa de los comisarios a retirar la obra Haute couture 04 Transport (“Alta costura 04 Transporte”), una escultura que forma parte del proyecto Loomshuttles / Warpaths (“Lanzaderas de telar / Caminos de guerra”) de la austriaca Ines Doujak y el británico John Barker. Según los autores, la obra representa al rey Juan Carlos I montado por una mujer de trazos indígenas, inspirada en la líder obrera y feminista boliviana Domitila Barrios, que a su vez parece sodomizada por un perro. Fue seleccionada por Valentín Roma y Paul B. Preciado, comisarios por el Macba, y por Hans D. Christ e Iris Dressler, sus homólogos por el Württemberg Kunstverein de Stuttgart (WKV), coproductor de la muestra, que se presentará sólo en este museo alemán.

Frente a la negativa a eliminar la obra, Marí canceló la exposición ya montada, cuya inauguración estaba prevista para las 19.30 de ayer. A esa hora 200 personas se manifestaron con pitos ante el museo, convocados a través de Facebook para expresar el desacuerdo del sector artístico por la cancelación y pedir “un museo más democrático”, mientras que las asociaciones de artistas, críticos de arte y galeristas consensuaban un documento conjunto de repulsa.

Marí aseguró haberse enterado de la presencia de la pieza “ofensiva” tan sólo el lunes pasado. “Es la primera vez que sé de un suceso así en 25 años de profesión. Una muestra implica un proceso de mediación entre los comisarios y la institución y es sorprendente y lamentable no haber llegado a un acuerdo”, afirmó el director. “El Macba trabaja siempre con una gran libertad y responsabilidad y tiene una filosofía muy abierta, y hay mensajes que no hay que vehicular desde el museo. El arte son mensajes y los museos sus transmisores”, explicó Marí en declaraciones a la agencia Europa Press. Aseguró que no ha recibido ninguna presión, que ha tomado la difícil decisión por “responsabilidad” y que está dispuesto a explicarla a quien se lo pida.

El acuerdo era posible para los comisarios. “Doujak es una artista reconocida, con una trayectoria de investigación sobre las dinámicas del colonialismo y ya había expuesto en el Macba”, explica Roma por parte del equipo de comisarios. “La escultura rechazada forma parte de un proyecto iniciado en 2010, que arroja luz sobre las complejas y asimétricas relaciones entre Europa y América Latina. Es una obra que se inscribe en la gran tradición de las relaciones entre arte y poder. Desde hace siglos, el arte caricaturiza los arquetipos del poder y eso es lo que hace Doujak, por lo que en una muestra sobre cómo se repiensa la soberanía en la actualidad no podíamos aceptar eliminarla. Probablemente muchos ni se hubieran dado cuenta de quien es el personaje, porque no es lo importante de la obra”.

De la misma opinión es también Nuria Enguita, comisaria y editora independiente, que formó parte del equipo de comisarios de la 31ª edición de la Bienal de São Paolo en 2014, donde se presentó la obra. “El proyecto aborda la relación entre las colonias y Europa, a través de la industria textil. A partir de una matriz histórica, Doujak estudia y analiza las implicaciones actuales del colonialismo y cómo sus problemáticas se perpetúan en la actualidad. Es una obra que aborda el colonialismo desde el malestar del presente; es un trabajo en proceso, que involucra muchísimas personas y se desarrolla en diversos niveles”, indica Enguita, rehusando expresarse sobre la decisión de Marí.

“Ha sido una sorpresa. Me sabe muy mal por todos, especialmente los artistas”, apunta Gabriela Moragas de la galería dels Àngels, con dos artistas en la muestra: Jorge Ribalta, con varias fotografías, y Efrén Álvarez, con un mural. “Todos saben que el patronato del Macba está presidido por la reina Sofía”, señala Julia Montilla, otra de las artistas de la exhibición. “Esto es una muestra de la falta de democracia de la institución. Deberíamos poder garantizar que el director de un centro, designado en un concurso público, no estuviese sometido a estas presiones”. “La censura no tiene nunca sentido y menos ahora”, asegura Francesc Ruiz, artista que representará a España en la Bienal de Venecia, conocido por sus obras críticas con el poder.

“Cuando lo supe pensé que era una broma, una especie de performance organizada desde la propia muestra. No me lo puedo creer, es algo que se nos escapa y responde a intereses que no conocemos, es realmente curioso", indica Fito Conesa, organizador de 14-18, un exitoso programa educativo conjunto del Macba y el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB), reservado a los adolescentes. “Me parece un gran malentendido, cómo se puede llegar al día de la inauguración sin haber discutido las obras seleccionadas”, se pregunta el artista Ignasi Aballí, desde París.

El desacuerdo entre Marí, Roma y Preciado abre una crisis interna. Los dos comisarios fueron fichados hace poco más de un año, tras la renuncia involuntaria de Carles Guerra. No era el primer comisario que dejaba el Macba. Guerra llegaba en sustitución de Chus Martínez y el alemán Friedrich Meschede, que también habían dimitido.

Más información