Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La película sobre el artista que hizo historia con un dedo, en el Moma

Un filme en torno al pintor ilicitano Joan Castejón se estrenará en Nueva York en abril

El pintor Joan Castejón en su estudio de Dénia.
El pintor Joan Castejón en su estudio de Dénia.

“Si se pone en línea la obra de Castejón del último medio siglo, se va siguiendo poco a poco la historia de España”, dice el escritor José Manuel Caballero Bonald, premio Miguel de Cervantes 2012 en la película La realidad de lo imaginario, cuyo estreno mundial está previsto en el Museum of Modern Art de Nueva York en abril. El documental, dirigido por el escritor y cineasta Artur Balder, está dedicado a la figura de Joan Castejón (Elche, 1945), magnífico retratista y representante clave del realismo social español, de cuya obra Mario Vargas Llosa llegó a escribir que era equivalente a Cien años de soledad. El coleccionista Tomás Ruiz lo resume aún más: “Tengo una obra de Castejón que es... 40 años de historia”.

 La película, de algo más de una hora de duración, comienza recordando que en 1967 estudiantes y obreros se manifestaban contra la Dictadura y reclamando las libertades perdidas. Uno de esos estudiantes de Bellas Artes fue “detenido, encarcelado y torturado” tras ayudar a “un manifestante que estaba siendo violentamente reducido por la policía”. Ese manifestante era el también pintor José Soler, Monjalés, que consiguió huir y acabó en el exilio.  Es el punto de arranque de una obra “que no había hecho más que comenzar”. En efecto, los 2.000 dibujos que Joan Castejón generó en prisión durante los tres años de condena que le impuso la justicia franquista muestran ya tintes legendarios. Una gran parte de ellos eran de reclusos. La facilidad y la maestría del dibujo de Castejón es proverbial. El autor de la fotografía de arriba lo testifica con el retrato que le hizo con el dedo y cera Manley cuando Martí Domínguez y él lo visitaron en su estudio de Dénia. “Si, es casi como respirar”, reconocía ayer este ilicitano desde su residencia en la ciudad que le acogió y le nombró hijo adoptivo.

Joan Castejón tiene dos citas públicas importantes en los próximos días. El día 24 de marzo, la exposición inaugural del Museo Miguel Hernández en Quesada (Jaén), con una docena de sus dibujos sobre el poeta oriolano. El 15 de abril estará en Nueva York, en el estreno de la película de Artur Balder (Alicante, 1973), escritor y cineasta que ya estrenó en 2013, también en el célebre museo neoyorquino, la película Ciria, pronnounced Thiria, en torno al pintor abstracto José Manuel Ciria. Otras de sus películas giran en torno a la inmigración española en Nueva York y prepara otra sobre el artista armenio-americano Tigran Tsitoghdzyan. Castejón se muestra satisfecho del trabajo de Balder y su equipo. Estima que La realidad de lo imaginario “va más allá de lo que se entiende comúnmente por un documental”.

Como señala el historiador Tomás Llorens, exdirector del IVAM y del Museo Nacional de Arte Reina Sofía, el artista ilicitano emerge con un movimiento que aparece en los años 60 en el País Valenciano integrado por artistas que, “en su gran mayoría eran enteramente antifranquistas”. Castejón se encuadra en la sección sureña de este movimiento tras el manifiesto del llamado Grup d'Elx, junto a Sixto Marco, Albert Agulló y Toni Coll. El escritor Manuel Vicent va algo más allá al afirmar que la cárcel fue para él “casi una consecuencia”, no solo de su lucha política, sino “también de su compromiso frente al arte”.