Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidas dos menores por acosar a una compañera durante tres años

Las adolescentes sometían a sus víctimas a continuas vejaciones verbales y físicas

Un auténtico calvario es lo que ha sufrido una adolescente de Linares (Jaén) que, durante casi tres años, ha estado sometida a continuas vejaciones verbales y físicas por otras dos compañeras del centro donde estudiaba. Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han detenido a las dos menores, de 16 años, por  acosar a su compañera de instituto, de la que se mofaban y humillaban utilizando incluso las redes sociales. Estas prácticas también las llevaron a cabo con otras jóvenes del municipio previamente seleccionadas.

Según la información facilitada por la Brigada Local de Policía Judicial de la Comisaría de Linares, las dos jóvenes detenidas sometían a la víctima a continuas vejaciones verbales y físicas, tanto dentro como fuera del centro escolar. Las jóvenes acosadoras comenzaron a mofarse de la forma de vestir de su compañera con el fin de avergonzarla. Poco a poco, las mofas pasaron a ser duras agresiones verbales con el objetivo de mermar su autoestima.

Una situación insostenible que llevó a la joven a buscar excusas para no acudir al instituto, lo que repercutió en su rendimiento escolar, que bajó notablemente, y en su salud, ya que comenzó a padecer fuertes dolores de cabeza, nauseas, ansiedad y trastornos en el sueño.

Una vez alertados de esta situación, los padres de la víctima decidieron cambiarla de instituto. Sin embargo, según indican fuentes policiales, las vejaciones continuaron a través de las redes sociales. Además, las chicas le mandaron un mensaje para citarse a hablar con ella en una céntrica plaza de la ciudad. En el encuentro concertado, insultaron a la menor y le arrancaron un gran mechón de su cabello, que posteriormente, lo fotografiaron y lo enviaron masivamente a sus contactos a través de las redes sociales con el fin de degradar la imagen de la víctima.

Según la información de la Policía, el modo de proceder de las dos jóvenes detenidas estaba perfectamente orquestado. Una de ellas, considerada la líder del grupo, señalaba a las víctimas de las que luego se mofaban y burlaban. También utilizaron las redes sociales para enviar un mensaje masivo a sus contactos para difundir una imagen que degradaba a la víctima.

Los investigadores, una vez que tuvieron conocimiento de los hechos, identificaron a las presuntas agresoras y procedieron a su detención. Además se realizaron gestiones con el fin de identificar a otras víctimas, que una vez localizadas, manifestaron haber sido objeto también de burlas, desprecios, lesiones y actos vejatorios por estas chicas.