Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tirón del bilingüismo

Auxiliares de conversación nativos y el aumento de horas lectivas impulsan los idiomas

El tirón del bilingüismo

¿Idiomas? Nivel medio-alto de inglés. Quizás ésta haya sido una de las categorías recogida en los currículos de los españoles más falseada durante años. No es broma. Hoy las cosas parece que han cambiado. La enseñanza bilingüe, un gancho para los colegios privados, se ha extendido a los centros de enseñanza pública y concertada.

Al igual que ha ocurrido con la informática, el idioma ha dejado de ser una mera herramienta para convertirse en una materia tan importante como la filosofía, la lengua o las matemáticas de la enseñanza obligatoria (y no obligatoria), aunque a algunos docentes, inexplicablemente, les pese. El mundo globalizado actual lo exige y las familias y el mercado laboral, aún más. Está comprobado que en ocho de cada diez demandas de empleo se exige hablar inglés.

Combatir ese déficit que nos sitúa, aún hoy, entre los países a la cola de Europa en el conocimiento de idiomas, ha obligado al sistema educativo española a ponerse las pilas. “Por fin se ha conseguido romper el tabú que existía en España de que en el sistema educativo era imposible aprender inglés”, dice Pablo Hispán, director general de mejora de la calidad de la enseñanza de la Comunidad Autónoma de Madrid. “Hoy, los estudiantes (al menos los madrileños) ya pueden afrontar una carrera en cualquier universidad extranjera”.

“Ahora se habla más y mejor”, relatan Francisco José Flores, secretario general, y Juan Chávarri, coordinador técnico jurídico de Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE) de Madrid, una de las entidades donde están asociados gran parte de los colegios concertados y privados de la región. “En algunas comunidades ya existen importantes niveles de titulación B2 (intermedio o independiente) e incluso del C1 (avanzado o competente), no obstante, sigue existiendo una importante brecha entre unas autonomías y otras”, agregan.

Gillian Flaxman, directora de British Council School, asegura, no obstante, que existe una diferencia a tener en cuenta a la hora de seleccionar colegio para los niños. El sistema bilingüe implantado en España imparte el currículo español, pero con un porcentaje de horas en inglés, que suele ser el 50%. En un colegio británico se imparten el 80% de horas en inglés y el 20% restante (lengua y literatura) en español. El Colegio Alemán, que sigue el modelo educativo germano, ofrece a los alumnos de lengua materna española que estén dotados para los idiomas, la posibilidad de ingresar en el 5º grado de primaria.

La preparación del profesorado en universidades extranjeras, de Gran Bretaña, Estados Unidos o Canadá; la irrupción de auxiliares de conversación nativos en las aulas; y un cambio metodológico, que entre otras cuestiones, ha aumentado el número de horas lectivas semanales y ha posibilitado impartir algunas materias en inglés (salvo matemáticas, lengua y literatura), son algunas de las medidas aplicadas por la mayoría de las comunidades autónomas (cada una a su ritmo) para llegar al bilingüismo.

Crece la demanda

Una iniciativa que en algunas regiones, como Madrid, ha conseguido incluso aumentar la demanda de plazas escolares en los centros públicos frente a los concertados, dice Hispán. Junto a Andalucía, esta comunidad ha sido una de las pioneras en la implantación del bilingüismo, en el que ha gastado más de 144 millones de euros en algo más de 10 años. Hoy, en Madrid casi son bilingües el 50% de los colegios de primaria (una gran parte concertados) y el 30% de los institutos públicos. Este curso cuenta con el apoyo de más de 1.800 auxiliares de conversación y tiene más de 470 profesores habilitados.

Madrid ha invertido 144 millones de euros en el sistema

Al igual que en otras regiones, este programa contempla dos opciones. Una destinada a los alumnos que vienen de colegios no bilingües, que incluye cinco horas lectivas de inglés a la semana y una asignatura impartida en este idioma (excepto matemáticas y lengua) con posibilidad de ampliarse a dos materias. Y otra, la llamada sección, donde los alumnos, que vienen de centros bilingües, reciben un tercio de las materias en inglés, también con posibilidad de ampliarse. La eficacia del programa está avalada por instituciones internacionales externas que certifican el aprendizaje de la lengua inglesa y, para ello, los alumnos son evaluados al final de cada ciclo por el Trinity College de Londres o la Universidad de Cambridge. Según Hispán, ya ha salido la primera promoción bilingüe en bachillerato.

El sistema de secciones fue también el elegido por Castilla y León (curso 2006-2007), donde actualmente hay 535 secciones distribuidas en 487 colegios e institutos que imparten asignaturas en un idioma extranjero, sobre todo en inglés, sin superar el 50% del horario lectivo. Esta región, además, ha mantenido la continuidad del programa predecesor del bilingüismo: British Council (asociado al Ministerio de Educación), que afecta a 37 centros.

Los colegios concertados también se han volcado en instaurar el bilingüismo y, según relata Chávarri, “las facilidades dadas por la Administración educativa han contribuido a una mejora en la enseñanza de idiomas en muchos centros concertados y privados”, aunque aún considera un escollo el reducido número de docentes que cuentan con el nivel C1 (competente) en idiomas. Algo que solo se solucionaría “con una mejora de la preparación en la universidad y una mayor exigencia en el acceso”, continúa.

Algunos de los programas desarrollados en los centros concertados son, entre otros, Beda, creado por Escuelas Católicas Madrid; UCETAM, para los colegios cooperativas; o Life, una especie de plataforma de networking que ayuda a la implantación del plurilingüismo en los centros apoyándose en empresas externas que proporcionan asesoría, formación, evaluación y los mejores auxiliares nativos “a un precio muy competitivo”, explica Chávarri.

Concertados

Ciencias sociales, historia, música, geografía o educación física son algunas de las asignaturas que imparten en inglés los centros bilingües concertados, que tienen que tener profesorado habilitado para impartir al menos un tercio del horario lectivo en inglés.

En solo cinco años, Galicia ha pasado a tener 220 centros plurilingües, que imparten un tercio de su horario lectivo en inglés (el resto en gallego y castellano) y 3.223 secciones bilingües (asignaturas que se dan principalmente en inglés u otro idioma). En esta comunidad, el bilingüismo solo cubre la enseñanza obligatoria, pero actualmente cuatro de cada 10 alumnos se benefician de este plan (unos 85.500 niños) y el 80% de los centros sostenidos con fondos públicos (colegios públicos más concertados), bien como centros plurilingües o bien como centros con secciones bilingües.

Esta comunidad, que cuenta con ayudas para la contratación de nativos en los centros concertados, tiene hoy uno de los mayores ratios de auxiliares de conversación nativos por alumno (más de 450). El nivel requerido para el profesorado es el B2 y los planes inmediatos se dirigen a extender este plan a otras etapas educativas.

Casi a la carta es la enseñanza bilingüe en Murcia. Son los colegios y las familias las que eligen la cantidad de asignaturas que los alumnos cursan en lengua extranjera: inmersión inicial, intermedia e intensiva (hasta el 80% de la carga lectiva). El objetivo de este programa, que comenzó en la enseñanza secundaria, es que para el curso 2019-2020 todos los centros de primaria y secundaria sean bilingües, pero de momento solamente está implantado en el 45% de los colegios de primaria (223 centros) y en el 80% de los institutos (101).

En la Consejería de Educación de Murcia señalan que este es el primer curso en el que los alumnos terminarán toda su formación bilingüe y en el mes de mayo realizarán una prueba para evaluar su destreza y conocimiento de la lengua inglesa, cuyo nivel esperado es el equivalente al nivel A2 (básico). En secundaria, el nivel previsto es el B1 (intermedio). Actualmente en Murcia 28.500 alumnos realizan primaria bilingüe y 14.500 secundaria. Una de las particularidades de esta autonomía es que también está potenciando los idiomas en la formación profesional. Así, todos los títulos tendrán un módulo profesional y se ampliará un 66% el número de ciclos con enseñanza bilingüe, asegura la consejería.