Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ICS expedienta a tres médicos por pasar consulta a pacientes privados

Los doctores niegan haberse lucrado por atender a mutualistas en sus ambulatorios

El Instituto Catalán de la Salud (ICS) ha abierto un expediente a tres médicos de atención primaria de la comarca del Bages por supuestas “irregularidades en el ejercicio de su práctica profesional en los dos últimos años”. Aunque el ente público declinó revelar el motivo exacto de la investigación, los propios médicos expedientados explicaron que les achacan “dos hechos muy graves”.

Uno de los tres facultativos, el doctor Jesús Castillo, de Monistrol de Montserrat, asegura que los acusan, por un lado, de “haber compatibilizado la atención sanitaria privada y la pública sin tener una autorización administrativa del ICS que lo permita” y, por otra parte, de “haber utilizado las instalaciones públicas del ambulatorio para atender a pacientes de mutuas privadas”. Castillo, que, fuera de su horario en el ICS, tiene su despacho privado, asegura que desconocía la normativa que obliga a tener un permiso de compatibilidad y tampoco sabía que los pacientes de mutuas que atiende en su consulta —todos vecinos del municipio y asegurados por MUFACE (un régimen especial de coberturas al que pueden optar solo los funcionarios renunciando a la Seguridad Social)— debían ser facturados por el ICS a sus entidades mutualistas.

En las ciudades, los pacientes de las mutuas acuden a clínicas privadas pero, en municipios de menos de 20.000 habitantes —como es el caso de Monistrol de Montserrat, Balsareny y Castellbell, los tres municipios donde ejercen los médicos expedientados— existe un convenio rural por el que se puede atender a los mutualistas en centros públicos, aunque luego se han de cobrar los servicios prestados a las aseguradoras que cubren MUFACE . “Piensan que teníamos un chiringuito montado para atender pacientes privados y nos lucrábamos con ello, pero no es verdad. Yo llego a la consulta, me dan la agenda del día y atiendo a todo el mundo, no miro de dónde viene. De toda la vida, los funcionarios llamaban, pedían cita y se les atendía. Pero jamás obtuvimos beneficio por ello”, explica Castillo.

El gerente del ICS en el área de Cataluña Central, el doctor Lluís Rius, insiste en que hay “indicios de malas prácticas” y, en contra de la versión de los médicos, dice que los tres “habían sido avisados desde hace dos años”. “Si se hubieran reconducido ciertas conductas, no estaríamos así”, apunta.

El expediente del doctor Emili Viudes, médico en Castellbell, ya se ha cerrado con una sanción de suspensión de empleo y sueldo durante dos años. Los otros dos siguen abiertos. “Está claro que si me avisan de que estoy haciendo algo mal, rectifico. Ejemplo de ello es que, cuando me enteré de que necesitaba una autorización de compatibilidad, la pedí y me la han concedido”, dice Castillo. Los vecinos de los tres pueblos —especialmente los de Balsareny, donde ejerce el tercer médico, Josep Cañellas— se manifestaron en apoyo a sus doctores.