Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS LUGARES DE MIGUEL ÁNGEL TORNERO

Milhojas de arte actual

Un pincho de tortilla, una tienda de guitarras y una vista panorámica. Son parte de su recorrido, pero podrían formar uno de sus desconcertante ‘collages’

El fotógrafo Miguel Ángel Tornero, en la bodega La Ardosa. Ampliar foto
El fotógrafo Miguel Ángel Tornero, en la bodega La Ardosa.

1.Cerro del Tío Pío. Su nombre original es menos seductor y más fácil de olvidar que el de Parque de las Tetas. Se le conoce así porque está compuesto por unas elevaciones a modo de colinas de hierba. Cuando se coronan hay una preciosa vista panorámica de Madrid, desde Vallecas, espectacular si coincide con la puesta de sol.

2. Madrid DF. No están todas las que son, pero son todas las que están. Desde hace unos años muchas de las galerías de arte contemporáneo más interesantes se han asentado aquí. Para los no iniciados pero interesados, recomendaría frecuentar sus exposiciones. Obras de artistas en contextos adecuados, con notas de prensa y tranquilidad. (C/ Doctor Fouquet).

3. Bodegas La Ardosa. Un clásico que tiene la atmósfera y el encanto de lo que envejece bien. Siempre está llena. Todo es y está bueno. Acompañado de buenas cervezas o un vermú, merece la pena probar su tortilla de patatas, el salmorejo, las ortiguillas gaditanas, las rabas... Aún recuerdo el sabor de unas sencillas pero espectaculares alcachofas a la parrilla. (C/ Colón, 13).

4. Oita Café. Se trata de una cafetería decorada con buen gusto y muy acogedora, donde degustar la alta pastelería que hace Pomme Sucre. Todo es exquisito, pero me quedo con los cruasanes y las delicadas milhojas, que son mi debilidad. (C/ Hortaleza, 30).

Visiones europeas

Miguel A. Tornero (Baeza, 1978) edita The Random Series, un trabajo artístico inclasificable, un viaje por Madrid, Berlín y Roma. Desde la fotografía transforma la realidad cotidiana, a golpe de azar, en inspirador surrealismo.

5. La Troupe. Escondido en el Madrid de los Austrias hay un espacio de trabajo compartido donde se han instalado algunos amigos y profesionales imprescindibles en el mundo de la edición, la producción y la difusión artística. Están involucrados en los mejores proyectos de fotografía —especialmente fotolibros— de los últimos años. (C/ Rollo, 5).

6. Cafetería HD. Parece ser que los hermanos Díaz abrieron este bar en la zona de Argüelles en los años sesenta. El local conserva sus iniciales y muchos indicios de aquella época con una frescura que lo convierte en un lugar moderno y confortable. Sus hamburguesas son mis preferidas de la ciudad y tienen una carta de ginebras inacabable. (C/ Guzmán el Bueno, 67).

7. Head Banger. Es algo así como una afición/actitud convertida en tienda. Puedes encontrar amplificadores, bajos y guitarras acústicas y eléctricas con mucha personalidad. Marcas poco comunes, modelos raros, vintage... Una delicia para melómanos y estetas. (C/ Palma, 73).

8. Salas de cine. Los cines Golem, Princesa y Renoir Plaza de España son la mejor concentración de salas con programación de calidad y en versión original que queda en la ciudad. Sigo disfrutando del ritual de ir al cine, uno de mis momentos favoritos de la semana.

9. Pantha Rei. Frecuentarla es muy enriquecedor y, aunque en Amazon encuentres lo mismo algo más barato, son estos negocios los que te permiten ver, tocar e incluso oler... y eso hay que celebrarlo y apoyarlo. (C/ Hernán Cortés, 7).

10. José Alfredo. Un clásico de la noche madrileña. Buena gama de cócteles en un ambiente acogedor. Iluminados por la luz íntima que filtran esas tulipas tan particulares, el diálogo entre la madera y el terciopelo de los reservados del fondo nos devuelve a la güisquería que fue. (C/ Silva, 22).