Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENCUESTA MUNICIPAL DE SATISFACCIÓN DE LOS SERVICIOS PÚBLICOS

La limpieza viaria se convierte en la segunda preocupación ciudadana

En 2009 el servicio de recogida de basuras ocupaba el noveno lugar

Barrenderos de Tragsa durante la huelga de 2013.
Barrenderos de Tragsa durante la huelga de 2013.

La limpieza de las calles se ha convertido para los madrileños en el segundo problema de la capital, cuando hace solo cinco años ocupaba el noveno puesto entre sus preocupaciones. Así lo indica la Encuesta de calidad de vida y satisfacción con los servicios públicos en la ciudad de Madrid 2014, que elabora el Ayuntamiento y a la que ha tenido acceso EL PAÍS. De hecho, entre los 15 mayores problemas de la urbe, la falta de limpieza ha ido escalando puestos año tras año. Si en 2009 se situaba en el noveno lugar, en 2012 ya estaba en el quinto y el año pasado, en el segundo. El paro, no obstante, repite pódium en los sondeos de 2012 y 2014: es lo que más preocupa.

La limpieza viaria se convierte en
la segunda preocupación ciudadana

La inquietud por el servicio de limpieza coincide con un expediente temporal de regulación de empleo que afecta desde 2013 a los trabajadores de las contratas y que supone, en cifras globales, 1.500 empleados menos. La concejal de IU Raquel López cree que la encuesta es “un reflejo de lo asqueroso que está Madrid, la suciedad se ha generalizado y ya está por todas partes”. Fuentes municipales recuerdan que la encuesta es anual y que nunca la valoran.

El sondeo, en el que participaron 2.520 residentes, se realizó entre los meses de mayo y junio de 2014. En noviembre de 2013, Madrid estuvo a punto de decretar una alerta sanitaria tras 13 días de huelga en los servicios de limpieza. En una noche, se recogieron 1.000 toneladas de basura.

“Fundamentalmente, la suciedad se debe al contrato integral de limpiezas, que ha sacado de las calles a 1.500 barrenderos con el expediente de regulación temporal de empleo”, opina la concejal López. “Según un estudio de Comisiones Obreras, se necesitarían 2.500 barrenderos más para revertir la situación. Porque en 2010 ya despidieron a 1.100 trabajadores”, indica la edil de IU.

La limpieza viaria se convierte en
la segunda preocupación ciudadana

Por el contrario, mientras la limpieza cada vez preocupa más, la contaminación acústica desciende en el listado de problemas de la ciudad. En cinco años, el ruido ha pasado de ocupar el cuarto puesto al duodécimo. La contaminación del aire baja del segundo peldaño al cuarto. López, sin embargo, se muestra muy crítica: “Hay 2.000 muertes prematuras en Madrid por contaminación y desde hace cinco años no cumplimos las exigencias de Bruselas”.

Los 15 problemas

1º. Paro.

2º. Limpieza.

. Tráfico.

. Contaminación del aire.

. Alto coste de la vida.

6º. Sanidad: falta de servicios.

7º. Inseguridad.

. Alto coste de la vivienda y su acceso.

. Delincuencia.

10º. Corrupción.

11º. Educación: falta de profesores.

12º. Ruido.

13º. Aceras y calles en mal estado.

14º. Crisis.

15º. Políticos.

Educación y Sanidad se cuelan en el sexto y el undécimo puesto respectivamente, coincidiendo con los recortes presupuestarios que se han sucedido desde 2012. En cambio, dejan de inquietar la inmigración —hay un éxodo de extranjeros con la crisis— y la carestía del transporte público.

El 57% de los madrileños está, según la encuesta, disgustado con la calidad ambiental en general y, por ese motivo, el 86% no está dispuesto a que el Ayuntamiento destine menos dinero a mejorarla. Mayor es la proporción de los que estarían dispuestos a que recortase en deportes, cultura u obras públicas.

Por distritos, los vecinos más descontentos con la contaminación se concentran en Centro y en el sur de Madrid, en los barrios de Carabanchel, Vallecas y Arganzuela, las mismas zonas que más se quejan del ruido. En Barcelona (5,2 de puntuación) y Bilbao (5,9) se lamentan menos que en Madrid (4,6) de la contaminación acústica. De todas formas, la valoración que hacen los madrileños del servicio de recogida de basuras es buena (6,3), aunque baja con respecto a años anteriores.

Más información