Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

A la sombra de Arco

Esta es la gran semana anual del Arte Contemporáneo en Madrid. Acuden más

de 200.000 visitantes y se celebran cuatro ferias y alrededor de 150 exposiciones

ARCO
Espacio verde protegido, obra de Óscar Vautherin en la feria JustMadrid, que se celebra en el COAM.

Arco es como esa nave nodriza extraterrestre que en las películas de ciencia ficción permanece planeando sobre la ciudad. En 2015, su edición número 34 gravita esta semana sobre Madrid, trayendo objetos de mundos habitualmente lejanos. En concreto de la galaxia del arte contemporáneo. Y bajo la sombra de Arco, que —cumpliendo el tópico— es alargada, se cobijan otras ferias: Son JustMad, ArtMadrid y Flecha, además de una miríada de exposiciones (más de 150) en centros públicos y privados, todo tipo de actividades, encuentros, talleres y, cómo no, fiestas.

Vivimos en una era de apogeo de las ferias de arte, brotan como setas después de la lluvia sobre toda la faz del planeta. Según algunos cálculos, se celebran anualmente unas 220 ferias de arte en el mundo, una media de cuatro cada semana.Siguiendo ese cálculo al pie de la letra, este fin de semana todas las ferias del mundo se celebrarían en Madrid.

La situación es paradójica. Estas ferias buscan una relación simbiótica con Arco; es decir, aprovechar su tirón en materia de visitantes, coleccionistas y repercusión, pero al tiempo tienen que competir por los mismos y por el espacio (como este) en los medios. Pero que no cunda el pánico: después de algunos años duros hay optimismo en el mercado del arte.

'Batibusto', del colombiano Álvaro Pérez, se exhibe en JustMad. ampliar foto
'Batibusto', del colombiano Álvaro Pérez, se exhibe en JustMad.

Como esta semana del arte atrae a unos 200.000 visitantes y supone un buen meneo a la economía madrileña, la Comunidad de Madrid realizó un acto aglutinador la semana pasada, en el que participaron representantes de las ferias, de la asociación de galerías Arte_Madrid y de los centros artísticos de la Comunidad.

Según Ana Isabel Mariño, consejera de Empleo, Turismo y Cultura, se generarán unos ingresos de 100 millones de euros en apenas una semana, ya que el turista artístico genera un 30% más que el convencional. Dijo Mariño que este tipo de arte es poco conocido y no siempre valorado por el público. “Se busca que llegue y sea apreciado por los madrileños, eliminando lasbarreras de comprensión de la creación contemporánea”. La Comunidad, según la consejera, “se está consolidando como el motor artístico de España, prestigio que contribuye a la marca Madrid y marca España. Es un puente comercial y cultural entre Europa e Iberoamérica”. Este año, recordemos, Colombia es el país invitado a ARCO.

Flecha, feria en el Centro Comercial Arturo Soria Plaza. ampliar foto
Flecha, feria en el Centro Comercial Arturo Soria Plaza.

 

Lo nunca visto antes

“El apellido de emergente es una definición de nuestra personalidad”, dice Gregorio Cámara, director de la feria JustMad, que celebra su sexta edición en el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM). “Puede parecer un término muy manido”, continúa, “pero queremos que la emergencia sea aquello que todavía no se ha visto, proponer cosas que no se han hecho antes”. La feria congrega a 36 galerías, diez de ellas provenientes de Brooklyn (en la sección Just Brooklyn), y se dan seis premios y varias residencias artísticas. Se celebran charlas sobre gentrificación, smartcities o las posibilidades de triunfar en el mundo del arte en las grandes metrópolis. Colombia también tiene aquí su lugar, en la sección Off Axis Colombia, comisariada por Ramiro E. Camelo.

Una feria humana y abarcable

“Para nosotros es un honor trabajar para que Madrid sea el epicentro del arte contemporáneo y esta semana sea un referente para coleccionistas de todo el mundo”, dice Alberto Cornejo, director de Art Madrid’15 Cibeles, que celebra en la galería de cristal de Centro Centro su décima edición. Aquí 45 galerías se especializan en arte contemporáneo, emergente y vanguardias históricas; talleres, encuentros y coloquios son el complemento. “La única manera de que esta semana se consolide como una institución es mediante la colaboración de agentes públicos y privados, y en eso estamos trabajando”, dice el director. Llevan a mucha honra ser una feria humana, abarcable y realista.

El largo vuelo de la flecha

Desde hace 24 años Flecha es una fiel compañera de ARCO. Es esta una feria con varias particularidades, aparte de su nombre: los artistas venden al público directamente sin intermediarios y se celebra en un centro comercial, el Arturo Soria Plaza. “Este espacio hace que la visita para el público sea más amable, se rompen las barreras”, dice el director, José Luis Aguirre. “Por Flecha han pasado ya siete millones de visitantes con coste cero para las arcas públicas. Y hay sensación de optimismo: la cosa está más animada en todos los sentidos”. Este año cuentan con el apoyo y la presencia de nombres como Antonio López, Eduardo Arroyo o Isabel Muñoz. También es la feria que más se extiende en el tiempo: lleva abierta desde el 12 de febrero y lo estará hasta el 8 de marzo. “El vuelo de la flecha es un poco más largo”, bromea Aguirre.

La colección de ARCO

Desde hace unos meses, el Centro de Arte Dos de Mayo (CA2M) de la Comunidad de Madrid es el guardián de la colección de la Fundación ARCO, que había pasado 19 años en el Centro Gallego de Arte Contemporáneo (CGAC), en Santiago de Compostela. Actualmente se puede ver una selección de 45 de sus piezas en el centro de Móstoles; además, coincidiendo con esta exposición el CA2M publica el primer catálogo de la colección, en cuya elaboración han participado los responsables de las adquisiciones desde su creación en 1987. Otra exposición de ARCO, Naturaleza Nominal, se inaugura hoy en Móstoles y reúne a cinco artistas colombianos. Conviven en el mismo centro las muestras del premio Turner Jeremy Deller y la de Carlos Garaicoa.

La Comunidad de Madrid ofrece otras exposiciones en sus salas: la de Peio Irazu, El muro incierto, en la sala Alcalá 21, la de Pablo Genovés, El ruido y la furia, en la Sala Canal de Isabel II y la primera exposición del proyecto C.I.T.I., comisariado por Manuela Pedrón y Jaime González en la Sala de Arte Joven.

Una ciudad con mucho arte

Coinciden en el tiempo otras muestras interesantes de arte contemporáneo que pueden ser un buen complemento a la vorágine de las ferias. En el museo Reina Sofía se ha inaugurado recientemente la exposición Aún no, sobre la reinvención del documental y la crítica de la modernidad, comisariada por Jorge Ribalta en torno a la documentación fotográfica de los movimientos contestatarios, y en el mismo centro pueden verse muestras de Daniel G. Andújar, Sistema operativo o Juan Luis Moraza, República.

Las exposiciones de Raoul Duffy y Paul Delvaux se han inaugurado recientemente en el Thyssen, mientras que en la galería Ivorypress se puede ver la muestra de libros de artista Books beyond artists: words and images con obras de Damien Hirst, Ed Ruscha, Paul McCarthy o Anselm Kiefer. La fotografía del estadounidense Garry Winoland puede verse en la sala Bárbara de Braganza de la Fundación Mafre.

Lo oferta es inabarcable. Por eso la asociación de galerías Arte_Madrid, que reúne a 44 establecimientos, edita un mapa para guiar al visitante por el laberinto galerístico madrileño. Una buena suma de metros cuadrados expositivos de acceso gratuito que, debido al respeto reverencial a la galería, muchas veces es olvidado tanto por el nativo como por el turista. “Hay que apoyar el arte contemporáneo”, concluye Damián Casado, presidente de Arte_Madrid, “porque es lo que define lo que es una ciudad europea de calidad y porque genera una gran industria alrededor”.

 

Más información