Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Los programas electorales no pueden ser cartas a los Reyes Magos”

Manuel Conthe ha negado que las propuestas de Ciudadanos en materia económica sean populistas

Manuel Conthe, en la presentación de su libro en Deusto.
Manuel Conthe, en la presentación de su libro en Deusto. EFE

El expresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) Manuel Conthe ha subrayado que "los programas electorales no pueden ser cartas a los Reyes Magos" y, parafraseando al ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, ha llamado a no "confundir los sueños con las realidades".

Aprovechando su presencia en Bilbao para presentar ante la Asociación Alumni La Comercial de Deusto el tercero de sus tres libros publicados, "Pensar con Arte", Conthe ha ofrecido una rueda de prensa en la que ha hablado sobre su participación en el programa económico de Ciudadanos.

"En política, los votantes tenemos que elegir paquetes electorales, es decir, partidos, y no se pueden coger las ideas sociales de un partido, con las económicas de otro, sino que te tienes que tragar el paquete completo", se ha lamentado. Por eso, se ha mostrado partidario de apoyar la aparición de "partidos nuevos capaces de adoptar programas sensatos que hagan una armoniosa síntesis de lo mejor de cada uno de los tradicionales".

Conthe ha negado que las propuestas de Ciudadanos en materia económica sean populistas. Es más, las ha calificado de sensatas. En el extremo opuesto ha colocado las que llevaron a Syriza a ganar los últimos comicios griegos. De las promesas con la que Alexis Tsipras llegó a la presidencia helena ha indicado que "no son realizables", razón por la cual ha tenido que acabar aceptando los términos de la negociación planteados por sus socios y acreedores europeos.

Ha presentado en Deusto el tercero de sus tres libros publicados

"En materia presupuestaria y en todo aquello que atañe al déficit, los ciudadanos sensatos deben ser conscientes de que esas promesas sólo son deseos, buenas intenciones, que se tratarán de cumplir, si es posible, pero que no son genuinamente vinculantes", ha afirmado.

Por ello, ha añadido, "no deben dar origen a ese despecho y a ese rechazo cuando no se pueden cumplir, porque esas promesas que entrañen aumentos de déficit o no reducciones deben considerarse deseos, buenas intenciones".

Conthe también ha enmarcado en una "carta a los Reyes Magos" el programa económico de Podemos de cara a los comicios europeos del año pasado, pero ha recordado que la formación que lidera Pablo Iglesias ha ido cambiando sus postulados y que puede que alas elecciones generales se presente con una propuesta sensata.

Además, ha reclamado que se debe ser "un poco indulgente" con un partido que no ha tenido experiencia de gobierno, señalando que sería un "milagro" que Podemos tuviera el mismo nivel de información que PP o PSOE en materia económica para elaborar su programa económico.

Por otro lado, el expresidente de la CNMV se ha referido a la marcha de la economía española, reconociendo que el "relativo optimismo" del Gobierno con respecto a la misma está "bastante fundado". Según ha explicado, la demanda interna y el consumo están creciendo, y a ello se une el "viento de cola" que supone la caída de los tipos de interés y el abaratamiento del precio del petróleo, dos factores que, sin duda, se están dejando notar de forma positiva.

No obstante, ha advertido de que aunque "parece que 2015 está bien", puede haber "sombras en el horizonte". Expresamente se ha referido a las "turbulencias" que se pueden producir cuando la Reserva Federal de EEUU anuncie una subida de los tipos de interés y "problemas" en la Zona Euro, si bien en este último caso opina que la prórroga para el programa de ajuste de Grecia puede ser tranquilizadora.

Conthe también ha alertado de que el crecimiento económico español no es el "ideal", ya que se está basando más en el aumento de la demanda interna que en el de las exportaciones, aunque, tal y como ha señalado, "mejor eso que no crecer".

A su juicio, en materia económica, España está muy "lastrada" por las consecuencias de la crisis económica, pero también por "factores estructurales" como un sistema educativo"desastroso" desconectado de las necesidades de la empresa y un mercado de trabajo dual con unos trabajadores "con muchos derechos" y otros sin apenas tenerlos.