Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paralizada la construcción de la carretera del Montseny

El proyecto deberá someterse a una evaluación de impacto ambiental

Tramo de la carretera que divide al Montseny
Tramo de la carretera que divide al Montseny

La Generalitat debía aprobar esta mañana la construcción de los 3.7 kilómetros de carretera que divide al Parc Natural del Montseny, pero la ponencia ambiental de la consejería de Territorio y Sostenibilidad ha determinado que el proyecto se someta a una evaluación formal y profunda del impacto ambiental que supone.

El asfaltado preveía llevarse a cabo en la cabecera del río Tordera, dentro del espacio de interés natural de macizo del Montseny, y atravesar las zonas de Reserva Natural Matagalls - Sant Marçal, definido por el plan especial de alto interés ecológico y paisajístico. Alterar dicha sensibilidad ecológica puede implicar efectos severos en las especies de fauna y flora propias del lugar, según ha informado Territorio.

“Cuando se realicen los estudios correspondientes, volverá la ponencia para definir con mayor conocimiento de causa si se sigue adelante con el proyecto o si es incompatible con el medio natural”, ha manifestado Marta Subirà, directora de políticas ambientales del departamento.

Decenas de ecologistas se han concentrado con pancartas en las oficinas de la consejería mientras transcurría la reunión, con la fuerte intención de reivindicar lo que definen como patrimonio catalán y nacional. “Reclamamos de manera rotunda que se retire definitivamente este proyecto”, ha exclamado desde un megáfono Carles Lumeras, presidente de la Coordinadora para la Salvaguardia del Montseny, mientras quienes lo acompañaban, gritaban: “¡No a la destrucción, sí a la protección!”. La entidad ecologista, además, le ha presentado a Assumpta Ferran, directora general de Calidad Ambiental, un manifiesto en contra del proyecto, respaldado por un puñado de instituciones ambientales que velan por la naturalidad del parque.

“La ponencia no tiene como objetivo anular el proyecto. Si quieren retirarlo, deben negociar con el Ayuntamiento de Montseny que es el promotor de la iniciativa. Solo él tiene esa competencia”, ha procedido la directora. Según el plan inicial del consistorio, las obras deberían haber empezado e incluso finalizado el año pasado.

Lumeras refuta esta posición, alegando que se trata de un territorio de protección supramunicipal. “Si se resuelve por la normativa actual o si se inventa una nueva normativa, a nosotros nos es indiferente. Lo que nos importa es que acaben con las especulaciones sobre los territorios protegidos de Cataluña. Protección que, además, financiamos entre todos los catalanes. Estamos cansados de tanta hipocresía”, ha sentenciado el ecologista mientras ha reclamado la intervención del Parlamento catalán en el asunto.

Además de las cuestiones ambientales, los ecologistas han denunciado que el proyecto persigue intereses privados. La carretera comunica los dos grandes hoteles de la zona, y además pasa por delante de un camping, propiedad de un miembro del consistorio. “Tenemos muy claro que esta carretera no es un instrumento dedicado a mejorar la comunicación entre los vecinos, como dice el Ayuntamiento, sino que pretende favorecer intereses privados dentro de un territorio protegido en todos los niveles, incluso el europeo”.

Lumeras ha insistido que “argumentos hay de sobra. No vamos a ceder. Esta carretera no se va a hacer”, y ha adelantado que, de llegarse a construir en el futuro, la entidad no descarta hacer la denuncia ante los tribunales de la Unión Europea.