Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valencia, centro del socialismo mediterráneo

Ximo Puig insta “a pasar página” ante la inestabilidad por la destitución de Tomás Gómez

Chacón, Ayala y Puig con los participantes en la reunión del Comité Mediterráneo de la Internacional Socialista. Ampliar foto
Chacón, Ayala y Puig con los participantes en la reunión del Comité Mediterráneo de la Internacional Socialista.

Los socialistas de los países mediterráneos reunidos en Valencia, acusaban ayer todavía, “la inestabilidad” generada por la destitución de Tomás Gómez, como secretario general del Partido Socialista de Madrid (PSM) y candidato a las próximas elecciones autonómicas. Lo reconocía ayer el secretario general del PSPV, Ximo Puig, que abogaba por dar una “solución dialogada a esta cuestión lo más rápidamente posible”, porque “no tiene sentido estar sometidos a este debate en estos momentos”.

 Respetaba la decisión de Pedro Sánchez, aunque obedeciera a claves que dijo desconocer. Respecto al relevo de Gómez, y ante la dificultad de plantear unas primarias a cuatro meses de las elecciones, confiaba en “algún refrendo por parte de los militantes”, porque ellos “serán los que decidan cualquier proceso”. A su lado, la presidenta del Comité Mediterráneo de la Internacional Socialista (IS), Carme Chacón, se manifestaba, por coherencia, “absolutamente partidaria de las primarias abiertas, de que se acabe la vieja política, de abrir las listas y las ventanas de los partidos”.

Puig insistió en pasar página para trabajar todos “en la misma dirección” por un “cambio” necesario cambio, “especialmente en Madrid y en la Comunidad Valenciana”, para acabar con “20 años de desgobierno” que han llevado “a una situación muy dramática, en el caso valenciano”, que supone “tener 12 puntos menos que renta per cápita de la media nacional, a no tener cajas, a estar al borde de la exclusión el 30% de la población”.

Tras las inevitables valoraciones sobre una hipotética repercusión de la crisis madrileña en las elecciones andaluzas, dio comienzo la cumbre mediterránea de la Internacional Socialista, con la participación de su secretario general, el chileno Luis Ayala. El exministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, abogó por que Valencia tenga en un “futuro inmediato” más influencia en la Europa mediterránea y ocupe un “nuevo espacio de centralidad” en asuntos relacionados con la inmigración, seguridad o energéticos.

En el discurso inaugural de la reunión del Comité Mediterráneo, Ximo Puig defendió este mar “como espacio de encuentro y entendimiento, más que frontera” y ofreció una imagen-fuerza: “Nuestra frontera está más cerca de Argel que de Madrid”. Dirigentes progresistas de los partidos de la IS en la ribera mediterránea analizan la situación en la región. Las conclusiones se plasmarán este sábado en al Declaración de Valencia.