Pedro Sánchez destituye a Tomás Gómez y crea una gestora en el PSM

La investigación del sobrecoste del tranvía de Parla provoca la medida disciplinaria

Tomás Gómez recibe el apoyo de sus compañeros del PSM, durante la rueda de prensa. VÍDEO: EL PAÍS-LIVE!| FOTO: Samuel Sánchez

La Ejecutiva Federal del PSOE ha acordado esta mañana la destitución de Tomás Gómez como secretario general de los socialistas madrileños, aunque de momento permanece como candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, según ha informado el responsable de Organización socialista, César Luena. La decisión de "apartarlo" de la cúspide del PSM es consecuencia directa de las investigaciones emprendidas por la fiscalía y por policía por el sobrecoste, en 41 millones de euros, de los trabajos de construcción del tranvía de Parla, ciudad madrileña de la que Gómez fue alcalde entre 1999-2008, y de las que EL PAÍS avanzó sus primeras conclusiones el pasado lunes.

El secretario de Organización de los socialistas, César Luena, ha explicado durante una rueda de prensa posterior a la ejecutiva que el asunto del tranvía de Parla así como aspectos de la operación Púnica que han afectado al entorno de Gómez han causado un "deterioro grave" a la imagen del PSOE y han creado "inestabilidad orgánica", tanto en el partido en Madrid como en el resto de España. A estas razones, Luena ha sumado "las dificultades orgánicas por las que pasa el partido en Leganés, Parla y Aranjuez".

El partido considera que Gómez no ha dado una explicación "contundente" sobre los hechos investigados por el sobrecoste el tranvía de Parla, a pesar de que el exalcalde de esa ciudad no está imputado ni se le vincula de manera directa con ninguna ilegalidad. "Esta decisión es buena para el PSOE", ha subrayado Luena.

La ejecutiva ha decidido destituirlo de la secretaría general del PSM y dejar en manos de la comisión de listas la decisión de si es o no el candidato socialista "idóneo" para presidir la Comunidad de Madrid. "Las resoluciones de la ejecutiva federal del partido se cumplen y se hacen cumplir", ha subrayado Luena. Este ha explicado que en los próximos días convocará la comisión nacional de lista para elegir al eventual sustituto de Gómez. "De momento no hay candidato alternativo", ha dicho. Esta decisión de retirar a Tomás Gómez de la dirección del partido, y a toda su ejecutiva, llevará aparejada con toda seguridad su destitución como candidato, pero la dirección federal quiere respetar los procedimientos y los tiempos.

El PSM ha calificado la destitución de "error", consideran que ha sido adoptada de manera "irregular y antiestatutaria" y va a combatirla "incluso en los tribunales si fuera necesario", según ha dicho Maru Menéndez, secretaria de organización del PSM, en rueda de prensa. El propio Gómez ha asegurado que se ha enterado por la prensa de su destitución, que dice estar dispuesto a combatir. A su juicio, todo el asunto de la investigación de Parla se enmarca en una estrategia del PP para desprestigiarlo.

La ejecutiva federal socialista, reunida esta mañana en la sede central del PSOE, ha acordado crear una comisión gestora para dirigir al partido en Madrid, en cuya cabeza estará el diputado Rafael Simancas, a quien el escándalo del Tamayazo impidió presidir la Comunidad de Madrid, según ha explicado Luena. La decisión ha sido adoptada "para no dañar la imagen del partido". Fuentes de la dirección socialista han asegurado que Sánchez le pidió este martes a Gómez que presentase su dimisión, a lo que este se negó.

Rafael Simancas tendrá tres competencias al frente de la gestora: la gestión del Grupo Socialista en la Asamblea de Madrid, la designación de un comité electoral para las próximas elecciones municipales y autonómicas y la realización de una propuesta de listas, previa consulta a las agrupaciones municipales. Simancas fue sustituido en 2007 por Tomás Gómez en la secretaría general y, desde entonces, también en la candidatura a la presidencia del Gobierno de Madrid.

Sánchez ha adoptado la decisión con todas las consecuencias, y haciendo uso de las facultades que le otorgan los estatutos del partido. Este mismo martes, Sánchez y Gómez coincidieron en un acto del candidato socialista al Ayuntamiento, Antonio Miguel Carmona. Sánchez no habló de Gómez en su intervención, pero Carmona puso "las dos manos en el fuego" por Tomás Gómez.

Respuesta de Tomás Gómez

La respuesta del PSM ha sido capitaneada por Maru Menéndez, secretaria de Organización de los socialistas madrileñas. Rodeada de la ejecutiva en la sede del PSM en la Gran Vía madrileña, y con Tomás Gómez a su izquierda, Menéndez ha asegurado que "Pedro Sánchez ha cometido un inmenso error político, al adoptar una decisión irregular y antiestatutaria, que vulnera los derechos de los militantes socialistas". A su juicio, las investigaciones del tranvía de Parla son "una fabricación", por lo que ha afirmado que van a seguir adelante hasta conseguir que la ejecutiva federal reconsidere su decisión, "su despropósito, su golpe a la democracia interna. No nos gustaría acudir a los tribunales, pero si nos fuerzan a hacerlo, lo haremos".

Gómez ha recordado el apoyo que le ha dio al propio Sánchez para auparse a la secretaría general. "Pedro solo quiere el poder interno y ha cometido un error inmenso con consecuencias desastrosas para todo el PSOE en las próximas elecciones, y especialmente para socialismo en Madrid". La decisión, ha agregado, "mancha" su honrabilidad. "Eso es intocable y voy a defenderme".

El fiscal del caso, que se investiga en el Juzgado de Instrucción número 5 de Parla, califica de “hecho criminoso” el aumento presupuestario y las posibles conexiones entre políticos, técnicos y las empresas que explotan el tranvía. La ejecutiva no considera suficientes las explicaciones de Gómez respecto al incremento del precio de la infraestructura urbana, que pasó a costar —sin concurso público— de 108 millones a 149, si bien el montante final, incluyendo intereses, alcanza los 256 millones y ha provocado la quiebra técnica del Ayuntamiento.

Gómez siempre ha mantenido que el aumento del precio del proyecto fue una decisión del Consorcio Regional de Transportes de la Comunidad de Madrid, dirigido por el PP, que decidió modificar el plan original de la infraestructura. Sin embargo, el estudio policial no lo menciona y carga toda posible responsabilidad sobre los concejales que aprobaron el sobreprecio del tranvía y de las empresas que lo gestionan mediante concesión administrativa.

El informe de la UDEF habla en concreto de “determinar las relaciones tanto de tipo laboral y/o tributario que hubiesen existido entre los integrantes de las Juntas de Gobierno que aprobaron las modificaciones y las empresas de la unidad concesionaria del tranvía de Parla”. Para desenmarañar el supuesto entramado pide la ayuda de la Intervención General del Estado, la Agencia Tributaria y la Tesorería de la Seguridad Social. En concreto, la Policía reclama que se investigue a 12 políticos socialistas, 14 sociedades y tres técnicos municipales.

Las modificaciones llevadas a cabo en el tranvía se tomaron en dos Juntas de Gobierno celebradas, respectivamente, en 2006 y 2009. En la primera, cuando Gómez era alcalde, se ausentó de la votación, por lo que las pesquisas policiales solo se centran en los componentes que respaldaron directamente el cambio presupuestario, incluido el primer teniente de alcalde, José María Fraile, amigo personal de Gómez y que está también imputado en la Operación Púnica, una trama de compra de políticos.

Tomas Gómez fue proclamado candidato del PSM a la Presidencia de la Comunidad de Madrid a principios de octubre sin haber llegado a celebrar las primarias previstas por la organización, ya que fue el único aspirante que consiguió el número suficiente de avales para concurrir al proceso.

Gómez recabó 7.000 avales, lo que supone que fue respaldado prácticamente por la mitad de los militantes del PSM, que cuenta con apenas 15.000 afiliados.

Más información