Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
kutxabank

La fiscal ve delito en la operación diseñada para pagar a Cabieces

Remitidas al juzgado las diligencias por el supuesto pago del banco vasco al exdelegado del Gobierno

La fiscal de Bizkaia Carmen Adán ve delito en el pago irregular ordenado en marzo de 2012 por el entonces presidente de Kutxabank, Mario Fernández, para que el socialista Mikel Cabieces cobrara 6.000 euros mensuales tras abandonar el cargo de delegado del Gobierno en Euskadi. El abono se hacía mediante el incremento en la iguala que un despacho laboralista de Bilbao mantenía con el banco vasco y que ahora se ha visto directamente involucrado en el proceso judicial abierto. 

A pesar de que Fernández devolvió personalmente los 243.592 euros devengados a Cabieces al día siguiente de que su sucesor en el cargo, Gregorio Villalabeitia, le advirtiera de la irregularidad detectada en una auditoría interna, la Fiscalía remitió este martes el caso al Juzgado de Bilbao, pidiendo su imputación junto a la de Cabieces y Rafael Alcorta, dueño del despacho laboralista y que no había sido incluido en la ronda de diligencias abiertas la pasada semana.

Esta decisión judicial eleva el fuerte impacto provocado en medios financieros y políticos del País Vasco por el alcance de esta sorprendente operación que Fernández considera “legítima” porque “no ha causado daño alguno a la entidad”, según dejó constancia en el comunicado emitido tras comparecer ante la fiscal. Además, el expresidente de Kutxabank enmarcó su decisión en una “política de Estado” ya que respondía, según su criterio, a una “ley no escrita” en favor de quienes han ido ocupando la Delegación del Gobierno en Euskadi bajo la amenaza del terrorismo de ETA.

El expresidente del banco vasco reconoció que había aceptado la petición de “un dirigente del PP” para “dar una salida” a Cabieces tras haber sido sustituido como delegado del Gobierno. Precisamente esta alusión ha molestado al PP vasco. Uno de sus cargos institucionales, el diputado general de Álava, Javier de Andrés, calificó el lunes de “cobarde” a Fernández. A su vez, la presidenta Arantza Quiroga nunca ha aceptado la implicación de los populares porque la considera un decidido intento de exculpar al PNV.

El expresidente de Kutxabank admitió tras su comparecencia ante la fiscal que había aceptado la petición de ayuda a Cabieces y por ello ordenó entonces al director de Recursos Humanos de la entidad financiera, Fernando López de Eguilaz y directivo de su máxima confianza, que propusiera al despacho de Alcorta un incremento de 6.000 euros mensuales en la iguala que mantenía. Hasta ahora no ha trascendido que Cabieces realizara trabajo alguno en favor del banco, aunque en su declaración de dos horas antes la fiscal aseguró su autoría en varios informes y gestiones.

Eguilaz, que abrió la tanda de comparecencias ante la Fiscalía de Bizkaia, no ha sido imputado finalmente pese a haber reconocido en su declaración que se limitó a cumplir las órdenes recibidas de Fernández para instrumentalizar el pago.