Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Planeta, una galaxia de contenidos en sí misma

José Manuel Lara Bosch abrió la empresa editorial familiar a los grandes negocios, desde la aviación a la educación

María Dueñas o Ana María Matute y la cadena de librerías Casa del Libro pero también Vicky Cristina Barcelona de Woody Allen o Torrente 4 de Santiago Segura; Antena 3 TV y Onda Cero; la escuela de negocios EAE y los cursos a distancia de CEAC, el diario La Razón o la tienda oficial en Internet del Real Madrid. Todo eso tan gigantescamente diverso es hoy el Grupo Planeta, bien lejos de esa Editorial Planeta vacilante de 1949 que un José Manuel Lara Hernández, arruinado y endeudado por el fiasco de su Editorial Lara, lanzó temerariamente y que no empezó a afianzarse hasta que encontró cierto éxito con la truculenta Mientras la ciudad duerme de Frank Yerby y, sobre todo, con Los cipreses creen en Dios de José María Gironella, descubrimiento de su mujer, María Teresa Bosch.

Eso queda en una galaxia muy lejana. Exactamente a la distancia que hay entre un proyecto minúsculo en un Estado en el que no se podía ni pagar en divisas y el que hoy es el octavo grupo editorial del mundo en cifra de negocios (1.963 millones de euros en 2012), a pesar de la crisis económica (hace dos años, eran los sextos) y el empuje, en el sector, de países emergentes como Brasil, Rusia, India o Sudáfrica.

Como todos los grandes, el Grupo Planeta ya no es solo edición, sino también comunicación y creación y gestión de toda clase de contenidos, especialmente desde 2000 y en buena parte por el rumbo que impuso José Manuel Lara Bosch, lo que lo sitúa el primero en España. En la edición tradicional en papel mueve más de un centenar de sellos y 15.000 autores, de España y Portugal a toda América Latina. El grupo Editorial Planeta es, él solo, 52 marcas (Planeta, Crítica, Ariel, Destino, Paidós, Tusquets…), mientras que la pata francesa, Editis, segundo en su país, son otras 40 (Presses de la Cité, Robert Laffont, Plon, Le Robert…). La rama en catalán, bajo el paraguas de Grup 62, está compuesta por 17 sellos (Edicions 62, Columna, Empúries, Proa…), a la vez que otros cuatro sostienen la línea de grandes publicaciones.

Exactamente 34 centros conforman la red de librerías Casa del Libro (histórica marca de 1923 que el grupo adquirió y empezó a expandir desde 1992 con tiendas de más de 600 metros cuadrados). Cuatro años después arrancaba su vertiente on-line, líder en España, mientras desde 2011 lanzaba Tagus, tabletas y lectores electrónicos desde los que acceder a unos 80.000 títulos en formato digital.

A 100.000 puntos de venta llegan los coleccionables de Planeta deAgostini (creada en 1985) y los de Altaya (creada en 1993 pero en poder de la primera desde 2009, con productos en 20 mercados, entre ellos Inglaterra, Rusia o Japón). Mientras, menos de cuatro años, los que van desde 2010 (cuando entró con un 50%) hasta hoy, son los que ha necesitado para adquirir a su competidora Bertelsmann la totalidad de Círculo de Lectores, la mayor comunidad lectora de España.

Pero la edición en papel es hoy apenas una de las áreas de actividades del Grupo Planeta

Pero la edición en papel es hoy apenas una de las áreas de actividades del Grupo Planeta, que también es número uno en comunicación gracias a Atresmedia, que acoge cadenas de televisión como Antena 3 TV, La Sexta y Neox, pero también radios como Onda Cero y seis revistas, entre ellas, Playboy, Lonely Planet o Historia y vida. Por no hablar de cabeceras de diarios, donde José Manuel Lara Bosch volvió a hacer gala de su eclecticismo: suya es la cabecera del diario La Razón y, hasta 2009, de otra en las antípodas, el catalán Avui. Fue su pequeña venganza: en uno de sus primeros pasos en la empresa se pilló los dedos durante la Transición con la adquisición de cabeceras que acabaron siendo ruinosas.

Atresmedia, en realidad, es multimedia, porque tiene una rama digital, pero también otra específica para el cine, donde ha coproducido, entre otras, películas de Allen (Vicky Cristina Barcelona) y la cuarta entrega del Torrente de Segura, amén de un sinfín de telefilmes. Y gestiona eventos, como la Vuelta Ciclista a España. La mina audiovisual se completa con dos productoras generalistas (DeAplaneta y Planeta Junior).

Atenta a las últimas corrientes del sector que conducen al aún muy rentable negocio de la enseñanza, el Grupo Planeta acoge en su seno una docena de empresas destinadas a formación, entre ellas la escuela de negocios EAE (con campus en Madrid y Barcelona y diversas delegaciones en América Latina) y los históricos cursos por correspondencia de CEAC, pasando desde hace tres años por Aula Planeta, para proveer de tecnología on line a la comunidad educativa.

¿Y empresas de Internet? Por supuesto: tiene nueve, mayormente de venta directa, entre ellas la que gestiona la tienda oficial del Real Madrid, en una gráfica demostración de que Planeta, nacida editorial, es ya una galaxia de generadores de todo tipo de contenidos.