Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos exhibe músculo en Sevilla con un mitin multitudinario

Pablo Iglesias y Teresa Rodríguez se lanzan contra Susana Díaz

El líder del partido acusa a a Pedro Sánchez de estar "perdido"

Iglesias y Teresa Rodríguez, antes del mitín.

Hasta ahora solo había un partido en Andalucía capaz de llenar, con ayuda de autobuses, un auditorio como el de Fibes en Sevilla, con 3.700 entradas, el PSOE. Desde este sábado, hay que sumar también a Podemos, que hizo una exhibición de poderío y de fuerza para acoger el primer mitin de su secretario general, Pablo Iglesias, en esta comunidad. En un ambiente festivo, donde las coplas preautonómicas del granadino Carlos Cano fueron también protagonistas, Iglesias se lanzó al cuerpo a cuerpo con el PSOE y también con Susana Díaz, a la que retó a un debate en televisión.

Un público mayoritariamente de mediana edad, interrumpió y jaleó tanto a Iglesias como a la candidata a la secretaría general de Podemos en Andalucía, la gaditana Teresa Rodríguez. Como en Barcelona, ni hubo banderas andaluzas, ni españolas, tan solo dos republicanas y una gran enseña saharaui. Desde el jueves, los organizadores sabían que tenían el lleno garantizado. En cuatro horas se agotaron las invitaciones a Fibes, cuyo alquiler ha costado 15.000 euros. Según datos de Podemos, los inscritos en esta comunidad rondan los 55.200, cifra que supera a los 46.000 militantes del PSOE.

Iglesias acusó al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, “de estar perdido”, de no saber si está a favor o en contra de la reforma del artículo 135 de la Constitución, de no saber a qué partido apoya en Grecia y “de no saber si va a pactar o no” con el PP. El líder de Podemos dejó dicho: “Los que no vamos a pactar con el PP somos nosotros, ni se lo vamos a poner fácil”. El dirigente de Podemos retó a la presidenta de la Junta — “que parece que manda más que Pedro Sánchez”, dijo— a un debate en televisión, después de acusarla de haber vetado una entrevista en Canal Sur, un hecho que desmintió la televisión autonómica. Iglesias pidió el apoyo del “duende” de los sevillanos a la manifestación del 31 de enero en Madrid, a la que Podemos espera una afluencia “histórica”.

Rodríguez arremetió contra Susana Díaz, con la que competirá previsiblemente en las elecciones autonómicas. Según Rodríguez, al PSOE “no le duele ya Andalucía” y la situación de la comunidad es la misma que cantaba Carlos Cano cuando reclamaba “pan, trabajo y dignidad” y describía una región desangrada además por la emigración en la La murga de los currelantes, que cantó la eurodiputada para cerrar su intervención.

Polémica con Canal Sur

Pablo Iglesias acusó este sábado a la presidenta de la Junta de haber vetado una entrevista en directo que tenía concertada con Canal Sur. “Doña Susana ha dicho: no se entrevista en mi televisión al coletas”, dijo el líder de Podemos, provocando abucheos de los asistentes al mitin. La televisión autonómica en un comunicado afirmó que “es rotundamente falso” que se haya anulado la entrevista, porque “en ningún momento” se había concertado. Sí hubo conversaciones, pero no llegaron a cerrarse. El canal público ha invitado en varias ocasiones a Iglesias al programa La Entrevista, que no ha llegado a celebrarse por problemas de agenda del político. Canal Sur entrevistó en ese espacio el viernes al secretario de Organización, Sergio Pascual, y esta semana en la radio, a Teresa Rodríguez. Íñigo Errejón también fue entrevistado en Canal Sur.

La dirigente de Podemos criticó la “burocracia hereditaria” del PSOE, que ha creado una “aristocracia de carné” en Andalucía. Rodríguez puso a Díaz como ejemplo de lo que Podemos llama “la casta”. “Presume de ser de la casta de los fontaneros y es presidenta de la Junta por hacer fontanería en el PSOE sin llave ni soplete desde que era joven”. También le afeó el haberse comportado como una "madre autoritaria” con el vicepresidente de la Junta, Diego Valderas (IU) —al que describió como “un pelele”—, por haberle prohibido viajar a los campamentos de refugiados saharauis para no irritar a Marruecos.

Ni Rodríguez ni Pablo Iglesias hicieron una sola propuesta para Andalucía. Sí hubo muchas proclamas como la de “convertir la indignación en cambio político” o "lo que da miedo no es hacer políticas distintas, sino permanecer igual”. Afirmaciones trufadas con otras muy aplaudidas como “hay que echar a esta gentuza”.

El acto se cerró con el himno de Andalucía que cantó Iglesias con todo el auditorio en pie.

El portavoz del grupo socialista en el Parlamento andaluz, Mario Jiménez, acusó al líder de Podemos de venir a Andalucía a "insultar". En su cuenta en Tiwitter, escribió: "Podemos trae a Andalucía insulto y desprecio a los trabajadores. Radicalismo y clasismo de vergüenza". En otro tuit afirmó: "Ahora sabemos lo que le molesta de verdad a Pablo Iglesias de Susana Díaz: que es hija de un fontanero. Radicalismo y clasismo vergonzoso".

Más información