Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre mata a su expareja y a la hermana de esta en Elche

El agresor, que había sido denunciado por maltrato psicológico, se quita luego la vida

Dos familiares de las víctimas se abrazan junto a la vivienda en la que fueron hallados los cadáveres.
Dos familiares de las víctimas se abrazan junto a la vivienda en la que fueron hallados los cadáveres.

La tregua duró poco. Tras 11 días sin víctimas por violencia de género, Elche (Alicante) ha sido este lunes el escenario donde se quebró la estadística con dos muertes. Un hombre mató a su exesposa y a la hermana de esta en una vivienda de la urbanización Los Limoneros, situada en la pedanía de L’Altet, y después se suicidó. Es el primer crimen machista de 2015.

Las hipótesis que maneja la policía apuntan a que el hombre, de 68 años, supuestamente utilizó un objeto contundente para matar a su expareja y su excuñada, Teresa y Natividad Fernández, y luego se quitó la vida ahorcándose.

Los cuerpos sin vida de las dos mujeres, de 70 y 64 años, fueron hallados por un hijo de una de ellas, la hermana de la expareja del agresor. Según fuentes policiales, el hombre fue denunciado por maltrato psicológico continuado en agosto de 2013 por su exmujer, de la que estaba divorciado. Sin embargo, unos meses después fue absuelto. Desde que la víctima presentó esta denuncia hasta que se cerró el procedimiento, el Equipo de Violencia de Género y Menores de la Policía Local de Elche hizo un seguimiento del caso, según explicaron ayer fuentes del Ayuntamiento. El presunto autor del doble crimen llegó a tener en vigor una orden de alejamiento de su expareja que no estaba ya activa.

Según relató ayer su excuñado, el agresor estaba pasando apuros económicos en los últimos tiempos y había mencionado en varias ocasiones que quería quitarse la vida.

Los servicios de emergencias recibieron noticia de lo ocurrido sobre las 14 horas y se trasladaron hasta esta urbanización, enclavada entre el mar y Santa Pola, donde víctimas y agresor estaban empadronados.

Este es el segundo caso de violencia machista que golpea en poco tiempo a la Comunidad Valenciana. El pasado 8 de diciembre un hombre mató a tiros a su mujer en Paterna (Valencia) y luego también se suicidó.