Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Tania Sánchez fue alumna de dos talleres dirigidos por su hermano

La candidata autonómica de IU, que afirmó ignorar la función de su familiar en la cooperativa Aúpa, cursó allí estudios de voz y batería entre 2003 y 2005

Tania Sánchez, antes de comparecer en el Ayuntamiento de Rivas.

Durante dos cursos, Tania Sánchez, candidata de Izquierda Unida a presidir la Comunidad, asistió como alumna a talleres musicales en la cooperativa Aúpa, que dirigía su hermano Héctor. Esto contrasta con sus repetidas afirmaciones de que ignoraba que su hermano fuera el administrador.

Por estos y otros programas socioculturales, la cooperativa facturó al Ayuntamiento de Rivas-Vaciamadrid —en el que la hoy diputada regional y su padre eran concejales— un total de 1,2 millones de euros en seis años. Sánchez se apuntó al programa de canto (voz) de enero a junio de 2003, y al de batería de octubre de 2004 a junio de 2005. Así consta en las fichas de alumnado incluidas en las memorias anuales de Aúpa.

Fuentes próximas a Sánchez confirman a EL PAÍS la asistencia de la candidata a las clases e insiste en su ignorancia sobre el papel de su hermano. “Estamos tranquilos. Iba a clase como sus amigas y mucha gente en Rivas. Sabía que su hermano estaba en Aúpa, pero no qué cargo desempeñaba. Está ya todo dicho”, aseguran.

13 años atrás

  • 2002. Cuatro animadoras crean la cooperativa Aúpa.
  • Enero-junio de 2003. Tania Sánchez cursa estudios de voz en Aúpa, donde ya trabaja su hermano.
  • Diciembre de 2003. Héctor Sánchez pasa a ser administrador único de Aúpa, que establece su domicilio social en casa de su padre.
  • De octubre de 2004 a junio de 2005, la diputada regional es alumna de batería de Aúpa.
  • 2007-2011. Sánchez ejerce de concejala de Cultura en Rivas. Refrenda un contrato de 137.000 euros para estos mismos talleres. En total, Aúpa factura 1,2 millones a Rivas.
  • Noviembre de 2014. Sánchez niega haber votado el contrato, pero las actas afirman que estuvo presente en la Junta de Gobierno.
  • Diciembre de 2014. Su hermano exculpa a su familia y su padre asegura no conocer la vida laboral de su hijo.
  • 7 de enero de 2015. Sánchez declara que no sabía el cargo de su hermano.

En ese periodo, Sánchez no era concejala —lo fue de 2007 a 2011—, pero sí asesora del grupo municipal de IU. Además, acababa de abandonar la casa de su padre —el edil Raúl Sánchez—, donde se estableció la sede social de Aúpa, un año después de empezar ella las clases. El cambio de domicilio social se produjo en diciembre de 2003, cuando su hermano se hizo administrador.

Tania Sánchez acudió a sus clases de canto junto a una de las fundadoras de Aúpa, Abril Barceló, que aún era interventora de la cooperativa. Luego coincidió en clases de batería con otra fundadora, Miriam Álvarez, aunque en distinto horario. Y, en paralelo, ese año el propio Héctor ocupó una plaza en clase de capoeira.

Las clases a las que asistió Tania Sánchez se celebraban entre las 21.00 y las 23.00. La de batería era de media hora y tenía cuatro alumnos. La candidata sobresalía al parecer por su impuntualidad. Su ficha de canto certifica: “Le resulta un poco difícil. Muestra mucho interés y seriedad. Por su trabajo, falta bastante”.

En 2008, tres años después de finalizar las lecciones, la ya concejala de Cultura participó en la Junta de Gobierno local que refrendó un contrato de 137.000 euros para esos mismos talleres. Fue una de las más de 4.000 adjudicaciones de aquella legislatura. Fuentes cercanas a Sánchez insisten: “No queda bien que estuviese presente en la Junta, pero fue irrelevante su actuación. No cambió nada. No hay nada ilegal”.

El miércoles, ante la comisión de investigación sobre este asunto celebrada en el Ayuntamiento de Rivas, Sánchez negó conocer entonces que su hermano era el administrador. “Sabía que trabajaba en Aúpa”, dijo. Por su ignorancia, explicó, no se abstuvo de refrendar las adjudicaciones o se salió de la reunión de la Junta. La Ley de Contratos Públicos obliga a ausentarse en las votaciones de los contratos familiares y ella no lo hizo. Tampoco su padre.

Aunque Héctor Sánchez solo hubiese sido socio —no administrador—, legalmente su familia también debería haberlo comunicado al Ayuntamiento. El entonces alcalde, José Masa (IU), asegura que si hubiese sido informado del asunto habría impedido el contrato: “Supone un desgaste político y puede haber manipulación mediática”.

Según la oposición, el informe de los servicios jurídicos de Rivas confirma la ilegalidad en la actuación. La alcaldía ha reaccionado encargando otro informe al Instituto de Derecho Local de la Universidad Autónoma, que sostiene lo contrario: los concejales, a diferencia de otros cargos públicos, representan a los ciudadanos y no a sí mismos cuando votan.

La potente Concejalía de Juventud

Las clases de música a las que acudía Tania Sánchez las organizaba la Concejalía de Infancia y Juventud de Rivas —que, en seis años, dio a Aúpa contratos por 1,2 millones de euros—.

Su programación era paralela a la de la Escuela Municipal de Música —muy demandada y bajo el mando de Tania Sánchez durante cuatro años— y tenía carácter oficial.

La Concejalía de Juventud, separada físicamente del Consistorio, tenía un presupuesto muy superior al de otras áreas de gobierno local. Rivas tiene una de las poblaciones más jóvenes de España y se vuelca en esta franja de edad. Y así Juventud llegó a ser casi un Ayuntamiento dentro del Ayuntamiento, con departamento para casi todas las áreas.

Al frente de esta cartera estuvo hasta el pasado mes de mayo Pedro del Cura, hoy alcalde tras destronar a José Masa en una guerra interna. Del Cura era el delfín de Masa pero, según diversas fuentes, perdió el favor del regidor cuando en 2009 convocó unas oposiciones en su concejalía a las que se presentó y ganó. Junto a él, mejoraron su condición laboral tres personas, entre ellas dos fundadoras de Aúpa (Abril Barceló y Yolanda Pérez). Esta última casi pasó de administrar Aúpa a gestionar desde el Ayuntamiento los cursillos de la cooperativa, e incluso a elaborar los pliegos de condiciones de los concursos.

Así lo reconoció el hermano de Tania Sánchez: “Estas trabajadoras sacan su oposición. Inicialmente no tienen contacto con los contratos de la cooperativa (....) Luego sí, con el tiempo, alguna se fue coordinando con nosotros”.

Aúpa cerró en 2009 “porque llega la crisis”, relató Héctor Sánchez en la comisión. Aprovechó para recordar que sus adjucaciones coincidieron con un Gobierno de IU y PSOE: “Fuimos perdiendo contratos según IU iba ganando poder”.

Más información