Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Guggenheim pagará 1,9 millones anuales a la fundación de Nueva York

El Patronato aprueba el acuerdo que regulará la relación los próximos 20 años

De izquierda a derecha, Vidarte, Bilbao, Urkullu y Armstrong, director de la Solomon R. Guggenheim Foundation, este míércoles en el Museo Guggenheim Bilbao tras la reunión del Patronato. EFE

El Museo Guggenheim Bilbao funcionará los próximos 20 años bajo un acuerdo con la Solomon R. Guggenheim Foundation que le costará 1.920.000 euros anuales. El documento aprobado este miércoles por el Patronato del museo, que entrará en vigor tras el visto bueno del órgano equivalente de la fundación americana el próximo martes, cambia el modelo de relación económica que han mantenido hasta ahora. La compensación económica que ha estado vigente desde 1994 era variable según las exposiciones, préstamos de obra, y actividades que desde Nueva York se organizaban para el socio de Bilbao a lo largo del año, y se sumaba a los 20 millones de dólares (16,25 millones de euros al cambio actual) que se pagaron por el uso de la marca Guggenheim.

A cambio de la cantidad que se pagará anualmente la Solomon R. Guggenheim se compromete a mejorar la cesión de obras de su colección. En concreto cada dos años presentará sin cargos añadidos una exposición de obras de sus fondos que permanecerán expuestas en Bilbao por un período de seis meses. Además, un conservador de la plantilla de Nueva York se dedicará en exclusiva a los proyectos de Bilbao y las obras en préstamo, tanto de las colecciones Guggenheim como de otras entidades, quedarán cubiertas por la póliza de seguros global de la fundación americana.

Iñigo Urkullu asegura que el nuevo convenio resulta "más barato" que el anterior

El director general del Guggenheim Bilbao, Juan Ignacio Vidarte, destacó que la renovación del acuerdo equilibra la relación entre los socios, frente al modelo de gestión hasta ahora vigente, en el que la parte norteamericana salía muy favorecida. La relación entre iguales fue una de las peticiones de la ponencia del Parlamento vasco que abordó los términos en los que debía prorrogarse el acuerdo. “Refleja la situación actual”, dijo Vidarte.

La nueva relación entre los socios queda reflejada en el cambio de los términos que regulan la vinculación. La Solomon R. Guggenheim ha “gestionado y operado” el museo de Bilbao en los últimos 20 años. En los próximos pasa a “participar en la gestión y operativa” del Guggenheim Bilbao.

El nuevo modelo económico fue calificado de “más eficiente”, pero ni la dirección del museo ni las instituciones vascas que lo sostienen (Gobierno vasco y Diputación de Bizkaia) aportaron datos que muestren sus ventajas para el presupuesto del Guggenheim Bilbao.

El diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao, señaló que es “imposible de cuantificar” qué cantidad se ha destinado hasta ahora al pago de los servicios prestados por la fundación estadounidense o al pago de los seguros que a partir de ahora correrán a cargo de Nueva York.

Bilbao puso en relación los 1,92 millones de euros del pago anual con el número de visitantes (dos euros por cada persona que entra al museo) y con el total del presupuesto de 28 millones que este miércoles aprobó el Patronato para el próximo ejercicio para avalar la bondad del convenio que estará vigente hasta 2034.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, presidente del Patronato, afirmó, sin más concreción, que el nuevo acuerdo resulta “más barato” para el Guggenheim Bilbao.

La "ampliación discontinua"

El Museo Guggenheim en Urdaibai, objeto de una agria disputa política en la anterior legislatura entre el Gobierno vasco, presidido por Patxi López, y la Diputación de Bizkaia, con José Luis Bilbao al frente, se aborda de forma indirecta en el nuevo acuerdo de gestión. El texto refrenda “las iniciativas que ambas partes tienen en proceso” para la creación de nuevas infraestructuras museísticas. La Solomon R. Guggenheim Foundation trata desde hace años de sacar adelante un museo con su nombre en Helsinki. El Guggenheim Bilbao ha aparcado el proyecto de Urdaibai, pero no renuncia a sacarlo adelante en una mejor coyuntura económica. Bajo el nuevo acuerdo ni Helsinki ni Urdaibai requieren una aprobación adicional a lo hecho hasta ahora.

Urdaibai, sin embargo, no se cita, sino que se habla de “un proyecto de ampliación discontinua en el País Vasco”. Cualquier otra iniciativa que una de las partes quiera desarrollar en el futuro deberá ser consultado con su socio.

El nuevo acuerdo contiene otros aspectos relativos a la gestión y las relaciones entre la Solomon R. Guggenheim Foundation. El documento formaliza la presencia en el Patronato de Nueva York de un representante de las Administraciones vascas, cargo que ha ocupado el ex vicelehendakari Jon Azua desde el inicio de la colaboración aunque no estaba contemplado en el acuerdo.

También se crea un órgano asesor, formado por conservadores de los museos de Bilbao y Nueva York, para el desarrollo de la programación artística en Bilbao.

Los artistas vascos podrán beneficiarse de la relación con el Guggenheim de Nueva York, pero no se abren explícitamente las puertas a su presencia de en las exposiciones de la casa madre o a los fondos de  su colección. “Habrá exposiciones de artistas vascos siempre que alcancen la calidad requerida”, precisó Juan Ignacio Vidarte. El acuerdo habla de crear un programa para “artistas emergentes” del País Vasco para facilitarles “conocer en profundidad la ciudad de Nueva York como centro activo de creación artística”.

Cada año se concederán además cuatro becas para estudiantes vascos del campo de las artes y la gestión de museos para ampliar la formación y realizar prácticas en la pinacoteca estadounidense.