Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Último adiós al Frontón Central

La obra del antiguo cine Madrid para hacer un gimnasio revela y destruye la estructura metálica del siglo XIX que albergó juegos de pelota y mítines hasta la Guerra Civil

Ampliar foto
La estructura del antiguo frontón desnudada por las obras en los antiguos cines Madrid.

Las obras para construir un gimnasio, un centro comercial y un aparcamiento en el edificio histórico que albergaba los cines Madrid, cerrados desde 2005, se han llevado por delante la estructura de metal de un frontón construido a principios del siglo XX que sirvió de escenario para actos políticos hasta la Guerra Civil, según denuncia la asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio.

El Ayuntamiento de la capital (gobernado por el Partido Popular) está tramitando aún el plan urbanístico que dará cobertura a esta transformación, pero la empresa propietaria ha tirado abajo ya el interior del edificio amparándose en una licencia de obra.

El edificio cuenta con protección parcial por su valor histórico y artístico, y forma parte del conjunto de la villa, considerado por la Comunidad de Madrid (gobernada por el Partido Popular) como Bien de Interés Cultural.

“La demolición se ha hecho sin estar aprobado ni siquiera el plan urbanístico, ¿para qué sirven los trámites administrativos si no se puede proteger un edificio en casos de expolio del patrimonio histórico?”, se lamenta Álvaro Bonet, arquitecto y vicepresidente de la citada asociación.

El edificio se levanta sobre una parcela de 2.017 metros cuadrados en el número 2 de la plaza del Carmen. Tiene 6.583 metros cuadrados de superficie edificada, divididos en cuatro plantas y sótano, que la Junta de Gobierno municipal permitió ampliar un 10% al aprobar inicialmente, el pasado 16 de octubre, el Plan Especial que permitirá su “rehabilitación y puesta en valor”.

En los pisos superiores se instalará un gimnasio, y la planta baja y la primera albergarán comercios. Bajo rasante se construirá un aparcamiento con 73 plazas.

“Las obras serán objeto de dictamen en el momento en que se presente el proyecto de reestructuración, aunque el Plan Especial establece que su objetivo será la protección y puesta en valor de los elementos protegidos del edificio”, explicó el Ayuntamiento tras la aprobación inicial del plan.

Este ha sido sometido un periodo de información pública de un mes (que concluye el 19 de diciembre), y será aprobado posteriormente en el Pleno municipal.

Sin embargo, amparándose en una licencia municipal de obra, los propietarios ya han tirado abajo el interior del edificio, según denuncia Madrid, Ciudadanía y Patrimonio. El inmueble está incluido en el Catálogo de Edificios Protegidos con nivel 3 de protección, grado parcial. Este blindaje “no se extiende a la totalidad del edificio sino sólo a determinados valores”, según el Ayuntamiento, sino que “protege aquellos elementos que lo caracterizan y sirven de referencia para comprender su época, estilo y función”. Según el Ayuntamiento, eso comprende únicamente la fachada.

El edificio fue inaugurado en 1899 como frontón central, aunque sus características y ubicación lo convirtieron además en escenario de fiestas, mítines políticos y actos públicos. Según reseña Bonet, fue obra del arquitecto Daniel Zavala, autor también de la sede del periódico El Imparcial, en el número cuatro de la calle del Duque de Alba. Bajo su gran cubierta metálica, de 20 metros de luz y 24 metros de altura, se celebraron quermesses y fiestas nocturnas, pero también mítines y actos políticos de Pablo Iglesias, Miguel Maura o Alfonso XIII, explica el arquitecto.

Madrid Ciudadanía y Patrimonio puso el derribo de la estructura en manos de la Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo, solicitando la paralización cautelar del derribo; sin embargo, la estructura metálica, el interior del inmueble y parte de los muros interiores que integran la fachada a la calle de Tetuán ya forman parte de la historia perdida de Madrid.

Visto bueno provisional de la Comisión de Patrimonio

La Comisión Local de Patrimonio Histórico del Municipio de Madrid, dependiente del Ayuntamiento de la capital (PP), informó el pasado 11 de julio a favor de la propuesta de Plan Especial, tanto en lo referido al cambio de uso (de sala de cine a gimnasio y centro comercial) como al aumento del 10% de la edificabilidad. El Plan Especial permitirá cambiar el uso del suelo a dotacional de servicios colectivos deportivo privado y, en la planta baja y primera, a uso terciario comercial en la categoría de mediano comercio.

“Respecto a las obras de ampliación necesarias, serán objeto de dictamen cuando se presente el proyecto”, añadía la certificación de la comisión, a la que ha tenido acceso EL PAÍS. La Comisión para la Protección del Patrimonio Histórico, Artístico y Natural, controlada por la Comunidad de Madrid (PP), ratificó este dictamen. El director general de Patrimonio Histórico de la Comunidad, Jaime Ignacio Muñoz, aceptó el dictamen el 21 de julio.

El certificado de la Comisión Local de Patrimonio Histórico establecía como prescripción para las obras la solicitud de la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de la preceptiva autorización a fin de determinar las posibles prospecciones y, en caso de hallarse restos, excavaciones arqueológicas pertinentes.