Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ultimátum del gobierno de Vigo a la concesionaria de limpieza de colegios

Amenaza a Linorsa con 1.000 euros de multa diaria si no paga a sus trabajadores

Trabajadoras de Linorsa se manifiestan ante el Ayuntamiento de Vigo
Trabajadoras de Linorsa se manifiestan ante el Ayuntamiento de Vigo

El Ayuntamiento de Vigo ha enviado un escrito de apercibimiento a la empresa Linorsa, concesionaria del servicio de limpieza en colegios públicos y dependencias municipales, en la que advierte que, de no saldar la deuda contraída con sus trabajadores, se expone a una multa de hasta 1.000 euros diarios e incluso a la rescisión del contrato.El gobierno vigués señala en su escrito que el impago de los salarios es un incumplimiento del pliego de condiciones que puede llegar a ser considerado como una falta muy grave, por lo que concede a la empresa un plazo de 10 días para que aporte las pruebas que estime oportunas. En caso de incumplimiento, la multa oscilará entre 601 y 1.000 euros al día, aunque el Ayuntamiento no descarta la rescisión del contrato.

Según ha anunciado el alcalde de la ciudad, Abel Caballero, el requerimiento fue enviado días atrás a la empresa, a la que se le recuerda la necesidad de cumplir las obligaciones laborales. Transcurrido el plazo concedido, y si continuasen existiendo salarios pendientes de pago, el Ayuntamiento procederá “a la incoación del reglamentario expediente sancionador que podrá lugar a la resolución del contrato o a la imposición de la sanción correspondiente", reza el escrito.

Linorsa es la adjudicataria de la limpieza de los colegios de Vigo y Ourense y de una veintena de ambulatorios de la provincia de Pontevedra, entre otros edificios. Sus trabajadores, que llevan meses sin cobrar su salario íntegro, han empezado a convocar huelgas indefinidas. La empresa solo mantiene al día los pagos a los trabajadores de los colegios religiosos concertados, según han denunciado los representantes sindicales.

La concesionaria justificó sus impagos apelando a la deuda contraída con ella por el Ayuntamiento de Parla, golpeado por la Operación Púnica. Los trabajadores entienden que hay “un claro desvío de fondos públicos hacia intereses que están bajo la lupa policial”, mientras los principales ayuntamientos dicen que no encuentran fórmulas que les permitan rescindirle los contratos a corto plazo.El calendario de movilizaciones de los trabajadores se mantiene, para reclamar una deuda media de 1,5 nóminas por empleado. La plantilla critica que el gobierno local hubiera prorrogado la concesión a la empresa por año más, pese al conflicto laboral.

El concejal de Fomento de Vigo, David Regades, aseguró hace 10 días que el Ayuntamiento de Vigo “desconocía” que la empresa no pagaba a los empleados cuando, a principios de noviembre, prorrogó el contrato con Linorsa, que vencía el 31 de diciembre. “Ahora que lo sabemos no lo consentiremos; estamos del lado de los trabajadores y dado que somos el Ayuntamiento que más pronto y mejor paga de España, exigimos el mismo trato por la empresa a los trabajadores que prestan un servicio para esta Administración”, aseguró el edil.

Regades dio un ultimátum a la compañía para ponerse al día con los trabajadores, con la amenaza de buscar “soluciones jurídicas” para rescindir el contrato. “O lo arreglan en un par de días o buscaremos soluciones jurídicas que nos permitan rescindirle el contrato a la mayor brevedad”, aseguró. Abel Caballero ha explicado hoy en qué consiste esa solución, que pasa por la rescisión del contrato o por una multa.

Linorsa, mientras, continúa acumulando impagos a la plantilla, a cuyos representantes ya ha anunciado que no percibirá la extraordinaria de Navidad y que no ingresará las nóminas completas de noviembre y diciembre. En un acto de mediación celebrado hace días con representantes sindicales de las cuatro provincias, la empresa no respondió a ninguna de las propuestas de los trabajadores ni a las formuladas por el árbitro.