Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Xunta rechaza subir el IRPF a las rentas altas por “su escaso efecto”

La oposición proponía aumentar la recaudación fiscal con más impuestos a los ricos

Feijóo felicita a la conselleira de Facenda tras su intervención
Feijóo felicita a la conselleira de Facenda tras su intervención

El Grupo Popular ha rechazado todas las enmiendas de la oposición a los presupuestos gallegos para 2015, ya que, según la conselleira de Facenda, Elena Muñoz, las propuestas presentadas  "no se adaptan a la realidad", contienen una previsión de ingresos que "son irreales" y unas demandas que "no son viables". PSdeG, AGE y BNG pedían aumentar la presión impositiva sobre las rentas más altas, los bancos, las grande superficies comerciales y las empresas contaminantes para aumentar la recaudación fiscal de la Xunta.

El socialista Juan Carlos González Santín ha defendido un plan para recaudar 364 millones de euros más modificando los tipos en los tramos más altos en el IRPF (para obtener 33 millones), el impuesto de Patrimonio (se recaudarían 35 millones), así como el de sucesiones y donaciones (72 millones) Además, los socialistas han puesto sobre la mesa una  "imposición verde" que permita obtener nueve millones; así como un impuesto que grave los depósitos de entidades financieras --hasta 35 millones-- y otros sobre grandes áreas comerciales.

Según Yolanda Díaz, de AGE,  se podrían lograr 150 millones de euros adicionales con una subida de impuestos a las clases más altas y a la banca y nuevas cargas también a las grandes superficies comerciales y a las bebidas de alto contenido en azúcar. El plan expuesto por la nacionalista Ana Pontón consistía en crear un nuevo tramo dentro del IRPF para los ingresos superiores a los 100.000 euros anuales, reducir el mínimo exento de Patrimonio y, al igual que proponen PSdeG y AGE,  gravar los depósitos bancarios, las empresas más contaminantes y los macrocentros comerciales. Según el BNG, de ese modo se recaudarían 275 millones.

La subida en el tramo autonómico del IRPF a las rentas altas, según la conselleira Muñoz, no resultaría relevante para las arcas de la Xunta. Según ella, una subida a partir de los 60.000 euros anuales  -incluida en las propuestas del PSdeG-- "sólo afectaría a un 1,5%" de los contribuyentes, con "un escaso efecto"; mientras que un incremento a partir de los 100.000 euros se traduciría en "una subida que afecta al 0,38% de los contribuyentes". A AGE le ha reprocha que "no aclare" cuáles son las rentas altas a las que quiere gravar más.

Sobre la petición del PSdeG de incrementois en el impuesto de sucesiones, Muñoz ha dicho que esa medida sólo afectaría a algo más de 70 personas en toda Galicia, por lo que esa propuesta sólo se traduciría en 500.000 euros.Muñoz ha replicado al BNG sobre el impuesto sobre los depósitos bancarios que no se puede crear uno propio en Galicia porque ya está creado a nivel estatal, mientras que la UE "está poniendo en duda" tipos impositivos relativos a grandes superficies comerciales, a la vez que ha recordado que ya hay impuestos para gravar a empresas contaminantes. Además, ha recordado que ya se están bajando gastos improductivos como material de oficina, atenciones protocolarias o publicidad y propaganda, mientras que ha remarcado que el PP ha recortado el personal eventual un 35% desde su llegada a la Xunta para ahorrar unos 15 millones desde 2009. En respuesta a AGE, la conselleira de Facenda ha señalado que el Gobierno gallego persigue el fraude fiscal pero que un plan de inspecciones más amplio, como el que pedía la coalición izquierdista, es competencia exclusiva del Ejecutivo central.