Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona reivindica la conciencia alimentaria

"Un tercio de la producción mundial de alimentos se tira a la basura y 900 millones de personas pasan hambre"

Un grupo de voluntarios reparte alimentos en El Gran Dinar de Barcelona, una feria para impulsar la conciencia alimentaria.
Un grupo de voluntarios reparte alimentos en El Gran Dinar de Barcelona, una feria para impulsar la conciencia alimentaria.

La explanada del museo del Macba ha acogido este sábado por la tarde una feria con música, animadores y, sobre todo, comida gratis. Cualquiera que pasase por allí era invitado a un plato de sopa de verduras y una macedonia de frutas. El Gran Dinar de Barcelona es uno de los primeros eventos en España que se organizan con la intención de enseñar a los ciudadanos a cultivar su conciencia alimentaria y en el que se les alerta, además, de los riesgos que implica derrochar comida. Organizado por la Plataforma Aprovechemos los Alimentos (PAA), los voluntarios han compartido vivencias e información sobre el peligro de descuidar los hábitos alimentarios.

"Un tercio de la producción mundial de alimentos se tira a la basura y, al mismo tiempo, 900 millones de personas pasan hambre en el mundo”, ha explicado una de las voluntarias a un hombre mientras lo invitaba a recorrer la feria. “Cataluña no es una excepción, cada año se desperdician casi 800 toneladas de comida”. El problema, según los responsables de la feria, no es lejano ni ajeno. Por eso, han añadido, se precisa del "compromiso de cada ciudadano" en su propia casa para tomar conciencia de los retos en materia alimentaria.

“Empecemos por tener claro cuánto consumimos y, en función de eso, hagamos una compra adecuada. Cuando tiramos comida que no comemos, tiramos también el dinero que nos costó y el que nos costará tratarlo luego como residuo”, ha aconsejado la misma voluntaria. El despilfarro, ha añadido, no es un problema aislado, sino que también genera consecuencias económicas, ambientales y sociales.

La amenaza de lluvia no ha frenado las ganas de compartir. Instituciones públicas, empresas y ONG han participado en el evento, en el que se han presentado además proyectos solidarios como alternativas abiertas para que la gente las conozca y se sume. “Todos somos parte del problema, así que todos debemos colaborar con la solución”, ha sostenido un hombre que se retiraba de un puesto de información con su plato de comida en la mano.