“Pablo tiene su proyecto y yo el mío, no seré la candidata de mi novio”

La diputada regional Tania Sánchez Melero está a favor de que IU acuda integrada en una plataforma del estilo de Ganemos a las elecciones autonómicas de mayo de 2015

Ampliar foto
Tania Sánchez Melero.

Tania Sánchez Melero (Madrid 1979), diputada autonómica de Izquierda Unida, es una de los tres aspirantes que se presentan a las primarias abiertas que la coalición celebra el 30 de noviembre. Partidaria de los acuerdos con otras fuerzas de izquierdas, está a favor de que IU acuda integrada en una plataforma del estilo de Ganemos a las elecciones autonómicas de mayo de 2015. Pone en valor la trayectoria y experiencia de IU frente a Podemos, cuyo líder, Pablo Iglesias, es su pareja.

Pregunta. IU iba a comerse el mundo hace seis meses, hasta la irrupción de Podemos en las elecciones europeas. Ahora la percepción es la opuesta.

Respuesta. Estamos en un momento histórico en el que lo que antes pasaba en siete meses ahora pasa en siete días. IU está muy acostumbrado al sube y baja de las encuestas y no nos preocupa. Lo que ha pasado es que hay una indignación fuerte y una evidencia de una ruptura y de crisis del régimen del 78. Las instituciones ya no responden a las necesidades de la mayoría de la población, y la gente busca nuevas expresiones políticas. IU tiene la suficiente trayectoria, fuerza y presencia en las luchas sociales como para recuperar esa perspectiva de voto en las encuestas y ser imprescindible en el cambio histórico. El PP gobierna la Comunidad desde 1995 y ya es demasiado.

“Estoy a favor de converger con otras fuerzas, pero no de disolver IU”

P. La izquierda aparece muy fragmentada, mientras que el PP no tiene un partido que compita por sus votantes. Los descontentos se van a la abstención.

R. Las primarias de IU son el primer partido para todo un recorrido para construir la alternativa al Partido Popular. La gente es evidente que quiere un cambio profundo y ya no cree en las mentiras del PP. Esa operación de marketing ha durado ya 20 años. La gente va a ser con nosotros más protagonista. Lo importante es que la ciudadanía encuentre una alternativa sólida por la que votar como opción al PP.

P. ¿Qué opinión tiene de Ignacio González?

R. Me inquieta Ignacio González porque me parece la representación del oscurantismo en política y de la falta de sensibilidad con la situación de la gente. Un presidente del Gobierno de una comunidad como Madrid, que presume de ser uno de los ejes del país por su posicionamiento en la economía global pero no esté dispuesto a invertir una mínima parte de su presupuesto en garantizar que todos los niños y niñas de la región puedan comer en verano, es alguien que inquieta por su frialdad y su falta de sensibilidad.

P. ¿IU está en riesgo de desaparecer? Para la mitad de sus electores es más atractivo a Podemos.

R. La inmensa mayoría de la gente está dispuesta a cambiar el voto, cree que los partidos del bipartidismo, que han traído al país a esta crisis, ya no son la garantía para garantizar su bienestar... Están buscando quién les represente mejor y sobre todo quién les da la opción de ser protagonistas del cambio. Esa es la apuesta de IU.

P. Pero hace seis meses aspiraban a igualar e incluso superar al PSOE en la Comunidad de Madrid y desde entonces han perdido muchísima fuerza.

R. No estoy de acuerdo, IU sigue teniendo la capacidad del sorpasso con el Partido Socialista. La gente en Madrid sabe que el PSOE no es garantía de una alternativa profunda. Quienes nos han visto en todas las movilizaciones, marchas y luchas saben que IU es un proyecto imprescindible para la alternativa. Hay muchas opciones de que haya un sorpasso y que el Partido Socialista no sea lo que desea Tomás Gómez, el eje vertebrador de la alternativa al PP. Eso sería un fracaso para la transformación de la región.

“La gente sabe que el PSOE no garantiza la alternativa profunda”

P. ¿En qué se diferencian Izquierda Unida y Podemos?

R. IU tiene una vocación de mayorías pero desde la izquierda, mientras que Podemos no se está definiendo en este sentido. IU cuenta con una estructura y jerarquía con años de experiencia y conocimiento, con militantes en la calle y en las instituciones. Podemos se está formando.

P. Su relación con Pablo Iglesias, el líder de Podemos, despierta recelos. Muchos verían un supuesto acuerdo entre IU, con usted al frente, y Podemos como un acuerdo que no saldría de casa.

R. Pablo y yo no negociamos nada en casa sobre nuestras fuerzas políticas. Si IU decide abrir conversaciones con Podemos decidirá unos interlocutores y una posición, pero hoy por hoy no es el caso. Yo voy a ser candidata de IU si gano unas primarias. Si se da un proceso de convergencia yo no tengo duda de que habrá otro proceso de designación participado de primarias. Por lo tanto, yo seré la candidata de la gente que decida votarme. Sea en el marco de IU o en un proceso de convergencia. Pero no voy a ser la candidata de mi novio.

P. ¿Entiende que se hable de ustedes?

R. Se parte de la premisa de que no se puede establecer una relación de respeto mutuo en el que cada uno participe de proyectos políticos distintos. Es una lástima que se tenga una concepción de las relaciones de pareja en la que una de las partes se somete a la voluntad del otro. Pablo tiene su proyecto político y yo el mío. Yo respeto su posición y él la mía. Compartimos una vida en común, pero tenemos vidas separadas. No somos la misma persona ni tenemos un pensamiento único. Por más veces que diga que soy de IU y que participaré en las decisiones de mi organización y me pondré a su servicio se sigue dudando de mis vinculaciones con Podemos. Me puedo tatuar Izquierda Unida en el hombro… No sé qué más puedo hacer. En las europeas, cuando Pablo ya era el candidato de una fuerza distinta a la mía, debí ser la que más campaña hice por IU por todo el país sin ir en las listas.

P. ¿Descarta una hipotética plataforma en la que IU confluyera en las elecciones autonómicas, al estilo de Ganemos en las municipales?

R. Ahora mismo no existe el trabajo ciudadano preparado para eso, aunque creo que hay mucha gente que lo demanda. Ya lo veremos. No tengo respuesta todavía pero, en cualquier caso, todos los procesos de Ganemos y de convergencias no es algo que vaya a decidir ni yo ni los demás aspirantes a ser los candidatos en las elecciones.

P. ¿Pero lo vería bien?

“Estoy a favor de plataformas como Ganemos en las autonómicas”

R. Estoy a favor de plataformas como Ganemos en las autonómicas, debería haberlas. En general, la gente que está deseando que haya una alternativa no entendería que tuviera que decidir posiciones entre programas que se parecen mucho. Es momento de unidad, de aprender de nuestra historia. Los proyectos unitarios han tenido mejores resultados que los proyectos disgregadores en los momentos de mayor crisis en este país.

P. ¿Pero IU mantendría su autonomía dentro de esa hipotética plataforma electoral a la presidencia de la Comunidad de Madrid?

R. Claro que la mantendría. Los proyectos unitarios dependen claramente del programa. Si hay fuerzas políticas que tienen un programa y unos compromisos claros y compartidos, ¿qué sentido tiene dividir el voto? Además, la división del voto beneficia al PP y rebaja el porcentaje de votos necesarios para la mayoría absoluta. Si no hay mimbres para que ese proyecto unitario se produzca Izquierda Unida defenderá su espacio y proyecto político con uñas y dientes.

P. En las últimas semanas Somos IU, una corriente dentro de su organización, ha expresado su temor a que IU se diluyera en otras fuerzas, como la plataforma municipal Ganemos.

R. Yo estoy a favor de converger con otras fuerzas, pero no disolvería a IU. ¡Claro que no, por supuesto que no! Estoy convencida de que no se va a disolver y de que va a ser más fuerte.

P. Sectores de IU transmiten esa imagen de usted.

R. Me parece una mala noticia que haya compañeros de Izquierda Unida que en lugar de aprovechar estas primarias como una herramienta de fortalecimiento de la organización mediante la incorporación de simpatizantes y de la presentación de propuestas y matices con normalidad y positivismo utilicen este proceso para dar miedo. La estrategia del miedo es una estrategia de derechas. Cualquiera que haya acudido a mis actos y haya leído mis artículos y me escuche verá que es evidente que no solo estoy lejos de disolver a IU, sino que creo que sería malísimo que no formásemos parte del cambio. Izquierda Unida es Historia y por tanto Memoria. La última vez que este país tuvo la oportunidad de cambiar profundamente fue la Transición, y se frustró porque se disolvieron las organizaciones que estaban más en la calle y tenían un planteamiento claramente de izquierdas. IU es imprescindible para que no vuelva a suceder lo que sucedió en la Transición. La oleada de ilusión tras dejar un periodo oscuro se fue diluyendo. Como las promesas que no se cumplen.

P. Le reprochan que recogió firmas a favor de las candidaturas ciudadanas de Ganemos.

R. En el acto de presentación de Ganemos hubo muchos dirigentes regionales de IU, incluida Raquel López, candidata municipal y que es una de las personas, o su candidatura, que me reprocha lo que me dice. Sinceramente, cuando una organización dice que hace una apuesta clara por espacios de convergencia, incluido Ganemos Madrid, no entiendo qué se reprocha cuando se recogen firmas que son para mostrar un apoyo social a un proceso de convergencia del que IU ya había dicho que iba a formar parte. Es decir, que no es una recogida de firmas para presentar la candidatura al margen de los partidos. El día que haya que tomar decisiones sobre los métodos y programas se debatirá en el marco de Ganemos, donde están Izquierda Unida y su gente. Y posteriormente IU tomará sus decisiones.

P. IU aprobó estar en Ganemos.

R. ¡Claro! ¡Es que no tiene ningún sentido! Vuelve a ser la estrategia del miedo. Si la ciudadanía ya es lo suficientemente madura para que nadie les engañe, imagine los militantes de IU. Todo esto habla mal de quien intenta manipular para rascar votos.

P. ¿A qué cree entonces que se deben las fricciones de las últimas semanas?

R. Diría que a un nivel importante de desconocimiento del trabajo en Ganemos. La gente que ha cumplido con la instrucción de la Ejecutiva de IU, que es participar en los espacios de convergencia, es mayoritariamente la gente que nos está apoyando a nosotros. Como están en primera línea, saben que [Ganemos] no supone un peligro para Izquierda Unida, de entrada porque conocen los límites y posicionamiento de IU. Quienes no acuden a esos espacios y no cumplen por tanto con las instrucciones de su Ejecutiva lo perciben desde fuera y puede que tengan miedo. Una organización como IU, que surge en 1986 mezclándose con toda la movilización contra la OTAN con la clara voluntad de ser una mayoría social alternativa a un Partido Socialista que empezaba ya a deslizarse por un neoliberalismo muy peligroso, y que nos ha traído hasta aquí, no puede tener miedo en el año 2014 a un proceso similar. No puede tenerlo.

P. Insisto, ¿converger significa diluir?

R. No. En ningún caso. Izquierda Unida no se va a disolver. Va a seguir existiendo pero va a formar parte de los procesos ciudadanos. Eso implica cambiar la cultura política de relación entre los partidos, que los pactos que pretenden multiplicar los apoyos ya no se hacen en despachos cerrados sino en espacios públicos de debates ciudadanos. Y significa que IU no impone, por el número de militantes o respaldo electoral, condiciones a otros, sino que las dialoga y construye colectivamente. Una de las claves de este momento histórico es reconquistar la democracia. Y eso es ser capaz de debatir la política en las plazas y espacios públicos. Izquierda Unida nunca ha estado en contra de eso, al revés.

P. La corrupción afecta principalmente al PP y el PSOE, pero también ha salpicado a IU, con la consiguiente mancha en la imagen a consecuencia, por ejemplo, del protagonismo de Moral Santín en el escándalo de las tarjetas black de Caja Madrid.

R. Es evidente que IU no forma parte de la estructura corrupta que permite el sometimiento de lo político a los intereses económicos. Estructuralmente, IU no es corrupta y nunca le ha temblado el pulso para denunciar hechos de este tipo en la calle y las instituciones. La percepción de menos contundencia por nuestra parte se puede deber a que hace años que IU expulsó a determinadas personas que habíamos detectado. Cuando todos, PP y PSOE, han tenido que correr para expulsar a gente que participó de las tarjetas opacas nosotros ya teníamos los deberes hechos. Eso puede dar la percepción de que no hemos hecho nada, pero es que ya lo hicimos hace ya dos años.

P. En Parla un asesor municipal procedente de IU ha sido detenido dentro de la Operación Púnica.

R. Cuando IU decidió abandonar el gobierno y dejar solo al PSOE [la coalición duró seis meses] fue cesado como cargo de IU y según tengo entendido fue el alcalde socialista, el señor José María Fraile, quien lo volvió a nombrar. A partir de ese momento, para mí es un cargo del Partido Socialista, no de Izquierda Unida.

P. La dirección federal de IU exigió la renuncia de los coordinadores regionales de los últimas dos décadas que siguieran ocupando cargos dentro de la organización, al considerarles responsables de los abusos cometidos por Moral Santín y otros representantes en Caja Madrid. La decisión se ha aplazado hasta mediados de diciembre.

“Pérez, Reneses y Gordo deben dar un paso atrás. Es urgente”

R. Fallaron los controles, falló el seguimiento y se tomaron decisiones políticas que hoy se han demostrado erróneas. Atendiendo a eso, hay compañeros que tuvieron responsabilidad directa y no vale diluirla en órganos colegiados ni en que toda la organización es responsable. Hay compañeros que tuvieron responsabilidades directas que deberían dar un paso atrás en honor y orgullo de esta organización. No comparto que 20 años de historia se reduzcan a sus coordinadores. Veinte años de historia de IU son sus militantes y sus bases. Y hoy exigen a determinados dirigentes un ejercicio de responsabilidad. Espero que tengan la altura política de darlo.

P. ¿Les pide a Ángel Pérez, Miguel Reneses y Gregorio Gordo que den un paso atrás?

R. Creo que es urgente, sí.

P. ¿Y al actual coordinador regional, Eddy Sánchez? Fue elegido en diciembre de 2012.

R. Hay dirigentes que tuvieron una responsabilidad directa en el momento histórico de tomar las decisiones sobre Caja Madrid y creo que posteriormente ha habido dirigentes que, cuando los militantes reprobaron mayoritariamente el papel de algunos dirigentes en Caja Madrid, siguieron defendiendo a esas personas. Tendría que reflexionar si eso es un problema o no para el conjunto.

P. En diciembre de 2012 se presentó al proceso para elegir al nuevo coordinador regional. Obtuvo el 12% de apoyos, frente al 51% de Eddy Sánchez. Dos años después, él no se presenta como candidato y usted es la favorita.

R. En esa Asamblea se visualizó por primera vez que había dos análisis distintos de los que estaba pasando. El que sostenía que la crisis era transitoria y había que aprovecharla electoralmente para seguir con el mismo modelo político. Y otro análisis para el que la crisis era más profunda, ponía en riesgo las instituciones y era una crisis de régimen. Esa visión no tuvo un 12%, tuvo un 49%, porque hubo dos candidaturas que compartían esa visión política y la urgencia de que IU fuese más permeable y social. Lo que ha cambiado en este tiempo es que la tesis del 49% tenía razón y que vivimos una crisis de régimen. Esto ya no lo niega nadie. En 2012 la mitad de la organización lo negaba. Y todo el país. Dos años después, esto es ya innegable. Y creo que esta parte de IU, además de ser la que acertó en el diagnóstico, de leer el momento histórico, es la que más reconocimiento está teniendo.

P. Un proceso como las primarias, que debería ser ilusionante, se ha terminado embarrando.

R. Estamos haciendo una campaña que en su misma definición ha utilizado las primarias para recuperar la ilusión de nuestros simpatizantes, militantes y entorno de votantes con el convencimiento de que juntos podemos recuperar Madrid. IU se ha atrevido a realizar a unas primarias abiertas, sin poner impedimentos a la recogida de avales para fomentar la participación. La gente va a mostrar su voto y apoyo a quienes hemos sido muy claros con algunos conflictos que hemos vivido en Madrid para tener una Izquierda Unida fuerte pero también limpia y transparente.

P. ¿Aspira al voto del centro o a catalizar el voto de izquierdas?

R. Hay una mayoría de ciudadanos en Madrid que quieren cambiar al Partido Popular y que creen en los servicios públicos, en el reparto de la riqueza, en una fiscalidad más justa… Eso son posiciones de izquierdas, aunque la gente no se autoubique ni se autodefina como tal.

P. Rivas está entre los diez municipios con los habitantes con mayores ingresos de España. IU gobierna desde los años noventa del siglo pasado.

R. Eso es así porque hay una defensa de los servicios públicos y de calidad, porque hay una redistribución de la riqueza y porque es una ciudad que se ha construido con el protagonismo de sus ciudadanos. Es un aprendizaje de lo que viene, porque eso es lo que quiere la gente. Hay que conectar con las expectativas de los ciudadanos. Las ubicaciones de centro, derecha, arriba, abajo… Todo eso son construcciones de encuestas y politólogos. La gente lo que quiere son servicios públicos y que las instituciones protejan a la ciudadanía cuando tengan problemas. Y quieren que la región, ya que es puntera económicamente, sea capaz de no dejar a un cuarto de su población en situación de miseria.

P. Sus críticos dentro de IU dicen que no tiene vida laboral fuera de las instituciones públicas, donde ha sido concejal, ahora diputada…

R. He tenido una vida laboral muy parecida a la de la gente de mi generación, salvo en el periodo que he sido electa. He tenido mi etapa de camarera, en Mallorca y en dos Ginos en Majadahonda. También he tenido ingresos menores como árbitro de voleibol, repartiendo propaganda y como cuidadora de animales. También he tenido diferentes trabajos más o menos bien pagados pero con poca estabilidad en ámbitos de lo que estudié [diplomada en Educación Social], por ejemplo como educadora social en narcosalas. Pero mi vida no es distinta a la de cualquiera de mis amistades de la infancia. No me considero casta. La casta hace creer a las mayorías sociales que los intereses de una minoría son los intereses comunes. Si algo ha hecho yo es luchar porque los intereses de la mayoría social sean los que determinen las decisiones políticas.

P. ¿Está a favor de no pagar parte de la deuda?

R. Es que hay que distinguir entre deudas. Cualquier deuda que hayamos contraído y que no tenga su origen en el interés de la mayoría social sino en el de una minoría o el de la usura bancaria eso no hay por qué pagarlo. Por ejemplo, cuando las administraciones públicas aceptan los planes de proveedores y se endeudan con bancos a un interés del 7% sobre un dinero que Europa ha dado a este país a un interés del 1% hay un diferencial de interés bancario que yo lo llamo usura. No tiene ningún sentido que te presten un dinero desde las instituciones europeas para resolver un problema social y que la banca acabe teniendo beneficios económicos de eso. Estamos ayudando por vías indirectas a que la banca no quiebre y mientras estamos quebrando a las familias. No es comprensible. Las familias no pueden soportar más.

Más información