Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un vecino de Sant Pere Pescador por matar a su mujer

El agresor ha intentado asesinar a su cuñado con una espada

Los Mossos d’Esquadra han detenido a un hombre de origen gambiano de 55 años y vecino de Sant Pere Pescador (Alt Empordà) que este lunes al mediodía ha matado a su mujer, Ahagiratou J., a puñaladas y han intentado asesinar a su cuñado. Este es el primer caso de violencia doméstica de las comarcas de Girona en lo que llevamos de año, y la quinta muerte violenta que sucede en este territorio. El homicida, Musa B., había sido denunciado por su mujer, pero el juzgado no decretó ninguna orden de alejamiento.

Los hechos han sucedido en la plaça de les Flors, en el grupo de viviendas Quatrevents de Sant Pere Pescador, pocos minutos antes de la una del mediodía. Por causas que todavía se están investigando, el acusado habría asestado varias puñaladas en el cuello a su mujer, de 32 años, con dos cuchillos. El segundo corte, hecho con un cuchilo de grandes dimensiones, fue tan fuerte que rompió la mandíbula de la víctima. Posteriormente el agresor, que tenía la maleta preparada para marcharse, habría intentado atacar a su cuñado con una espada, pero los vecinos, alertados de lo que sucedía, lo impidieron. Al parecer un grupo de vecinos del barrio, donde viven familiares tanto del agresor como de la víctima, han empezado a discutir y uno de ellos ha metido al agresor en su piso para evitar que lo lincharan. Cuando ha sucedido el crimen en el domicilio familiar estaba la hija pequeña de la pareja, de un año de edad.

Los Mossos se han puesto en contacto con la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA), para que se hicieran cargo de los hijos de la víctima

Los vecinos han alertado al 112 y se han presentado en el lugar varias patrullas de los Mossos d’Esquadra y tres ambulancias del Sistema de Emergencias Médicas, que han atendido a varias mujeres con crisis de ansiedad, una de las cuáles ha tenido que ser trasladada a un centro de salud. Los hechos han trastornado a la comunidad gambiana de este barrio, que ha permanecido en la calle toda la tarde, a la espera de los acontecimientos. El agresor ha asido trasladado a la comisaría de los Mossos de Roses para tomarle declaración.

Sobre las cinco de la tarde una patrulla de Mossos ha trasladado de nuevo al detenido al domicilio familiar asistido por su abogado, y durante aproximadamente una hora se ha estado haciendo la reconstrucción del crimen. Posteriormente el detenido ha sido trasladado de nuevo a las dependencias policiales de la comisaría de Roses a la espera de pasar las próximas horas a disposición del Juzgado de Instrucción de guardia de Figueres. Poco después, sobre las seis y media, la comitiva judicial ha hecho el levantamiento del cadáver, al que la funeraria ha trasladado, entre los gritos y lloros de familiares y amigos de la víctima, al Instituto de Medicina Legal de Girona, donde está previsto que este martes se le haga la autopsia. La madre de la víctima ha debido de ser atendida al sufrir una crisis nerviosa.

Los Mossos se han puesto en contacto con la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA), para que se hicieran cargo de los tres hijos de la víctima. Dos de ellos, de nueve y cinco años estaban en el colegio cuando han sucedido los hechos, y los trabajadores sociales y una psicóloga se han desplazado a la escuela para hacerse cargo de ellos. La pequeña de un año que estaba en la casa ha sido atendida por los agentes y familiares de la madre. La DGAIA atenderá a los menores hasta que pueda decidir qué familia se hace cargo de ellos.

El detenido, que ya tuvo que acudir a la policía por haber protagonizado un altercado con su cuñado el pasado viernes, había sido denunciado por violencia de género el pasado mes de febrero. El hermano de víctima asegura la víctima había denunciado al agresor  dos veces por violencia de género. En ambos casos, sin embargo, el juez no encontró suficientes pruebas para decretar la orden de alejamiento. No obstante, la mujer sí había entrado dentro del protocolo de atención a las mujeres que son víctimas de maltrato en el hogar de los Mossos.

El alcalde, Jordi Martí, ha mostrado el rechazo del Consistorio a este crimen y ha anunciado que en la Junta de Gobierno que el Ayuntamiento tenía ya previsto celebrar este lunes por la noche, consensuarían las acciones de condena a emprender y si mañana se convocaba un minuto de silencio.

Se trata de la primera víctima de violencia machista de este año en Girona, y la doceava de Catalunya. Es por otra parte la quinta muerte violenta de la provincia, después que en marzo unos desconocidos mataran a una vecina de Cabanas. En marzo mataron y quemaron a un vecino de Llançà en Colera; el 23 de mayo apareció muerto un anciano en su casa de Sant Feliu de Buixalleu y el 5 de junio un carpintero de Palafrugell mató a su vecino.