Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La alcaldesa de Elche aparta a los concejales rebeldes de su junta

Mercedes Alonso obtiene vía libre para proyectos polémicos como el mercado municipal

Alonso admite y zanja en un día una crisis que niega hace meses

Daniel McEvoy y Sebastián Polo, los dos tenientes alcalde de Elche que en diversas ocasiones han protestado por no saber qué votaban en las juntas de gobierno de la alcaldesa Mercedes Alonso, del PP, ya no acudirán más a las reuniones. Alonso les ha retirado los cargos de teniente alcalde a los concejales dejándolas con sus respectivas carteras -Educación, McEvoy; Seguridad y Tráfico, Polo­-, pero sin posibilidad de acceder a las juntas.

No está siendo fácil para la alcaldesa de Elche domar un equipo de gobierno descontrolado desde hace meses y en el que varios de sus miembros están cansados de unas formas que consideran autoritarias. En solo un día y tras meses negando cualquier desunión, Alonso ha admitido y cerrado la crisis de gobierno que viene sufriendo desde que su exconcejal de Sanidad abandonara la bancada plenaria del Partido Popular para irse al grupo mixto al sentirse desautorizada tras protestar por el estado de la Atención Primaria sanitaria de la ciudad.

En la Junta de Gobierno de este viernes, esa división entre los populares de la tercera ciudad valenciana en tamaño se ha evidenciado totalmente. “Se han hablado muchas cosas entre compañeros que no son agradables”, ha confirmado un asistente a la reunión. McEvoy y Polo, junto a la concejal de Mercados, María José López, pidieron la dimisión de dos concejales afines a Alonso, el de Urbanismo, Vicente Granero, y el de Trabajo, Luis Ángel Mateo. Al primero por insistir en un proyecto urbanístico contra el que se opone la asociación vecinal de la pedanía de Peña del Águila y el segundo por votar a favor teniendo su padre terrenos en la zona.

El resultado ha sido la destitución de los dos tenientes alcaldes y la reestructuración de las normas de la Junta. Alonso las ha cambiado: antes podían entrar los concejales que no eran tenientes alcaldes, ahora no. Con el cambio, ninguna de las voces críticas podrá estar en las juntas. "Les quito la obligación de tener que acudir a las juntas de gobierno, que les pesa como una losa", ha señalado la alcaldesa en rueda de prensa tras la junta.

La primera alcaldesa del PP en la historia de Elche admitió que el salto de la concejal popular Cristina Martínez al grupo mixto "hizo mella" en el equipo de gobierno y supuso "un jarro de agua fría sin merecerlo". El golpe de autoridad de Alonso no solo acalla las voces críticas, tiene la consecuencia de que da luz verde a la idea más ambiciosa de la alcaldesa, la construcción de un nuevo mercado municipal, un proyecto contra el que se ha manifestado parte de la ciudadanía y la mayoría del pleno ha pedido que se detenga. Ha sido el último obstáculo de Alonso, el primero lo sorteó cuando apartó a María José López, la responsable del ramo, de la gestión del proyecto.

McEvoy, a quien curiosamente Alonso ha calificado en rueda de prensa como “el mejor concejal de Educación de la historia” ilicitana después de despacharlo en la junta, ya manifestó también que no quería ese proyecto de mercado concretamente. Polo nunca lo apoyó. Si antes de la Junta del próximo viernes la empresa Aparcisa, una mercantil gallega, deposita 610.000 euros en las arcas municipales, Alonso y su equipo de gobierno le adjudicarán el proyecto sin objeción alguna.

El proyecto consiste en construir un aparcamiento de tres plantas bajo el mejor solar del centro de Elche pudiendo vender las 400 plazas de las que dispondrá. Las dos plantas del mercado de abastos se reestructurarán y una quedará para los placeros y otras locales de restauración y tiendas. LA concesión es de 40 años.