Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell apuesta por desconexiones en TVE frente al modelo de Rus

Fabra considera que la televisión pública es la “mejor manera” de informar

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, sigue apostando por ampliar las desconexiones de TVE en la Comunidad Valenciana, si bien la negociación “no está siendo nada fácil” y aún menos con el cambio de director general, para cubrir el hueco dejado por Canal 9, la televisión autonómica que decidió cerrar el pasado 29 de noviembre tras declararse nulo el expediente de regulación de empleo.

Fabra respondía así a la pregunta sobre el propósito del presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, de publicar en breve en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) las condiciones de un concurso público, mediante el cual se adjudicará un contrato para la prestación de un servicio informativo audiovisual por un montante de 3,2 millones de euros (IVA incluido), como adelantó este periódico. Entre los requisitos técnicos figurará que los candidatos tengan una cobertura del 95% en la provincia de Valencia, lo que cumplen las dos TDT autonómicas adjudicatarias de la Generalitat (TV Mediterráneo y Las Provincias TV, que ha cedido la señal a Beovisión). Otro requisito es que el 90% de la programación deberá ser en valenciano. La Diputación, que aportará contenidos también, ofrece informativos y espacios de fiestas y actividades culturales.

Fabra sostuvo que su apuesta “es televisión pública, a través de una desconexión de aproximadamente un par de horas al día de TVE y dar un programa donde se conozcan las cosas que ocurren en la Comunitat, especialmente aquellas vinculadas con el día a día”. Y pasó de puntillas sobre el proyecto de Rus: “La Diputación cree que debe informar también a través de una oferta pública a los ciudadanos de lo que ocurre en la provincia de Valencia. Yo poco más tengo que decir”.

La decisión del presidente de la Diputación fue criticada ayer por la diputada provincial de EUPV, Rosa Pérez Garijo, porque persigue tener “un aparato de propaganda a su servicio” que la calificó de “estafa televisiva”. “Los valencianos ya teníamos una televisión pública que fue destruida por la corrupción y el derroche del Partido Popular”, añadió.

Por otra parte, el Tribunal Supremo (TS) ha vuelto a anular el cese de las emisiones de TV3 en la Comunidad Valenciana, así como la multa de 100.000 euros impuesta a la Fundación Ramón Muntaner, que posibilitaba la repetición de la señal, al entender que la Generalitat no tenía competencias para sancionar la repetición de estas emisiones por corresponder esta potestad a la Administración del Estado. Es la tercera sentencia en este sentido. Las dos anteriores fueron favorables a Acció Cultural del País Valencià.

En 2008, la Generalitat, presidida por Francisco Camps, ordenó el cese de las emisiones de TV3 en territorio valenciano y multar a las entidades que las facilitaban.

Ante esta nueva sentencia, el diputado socialista en las Cortes Josep Moreno instó al Gobierno valenciano a “cumplir la ley”, y consideró que este ha sido “desautorizado hoy de nuevo” por su “obsesión por callar, manipular, extorsionar y controlar” los medios de comunicación audiovisuales de la Comunidad Valenciana.

A pesar de las sentencias desfavorables, el Ministerio de Industria ha multado con 45.000 euros a Acció Cultural del País Valencià por las emisiones de Catalunya Ràdio en la Comunidad Valenciana. “El Gobierno abrió un expediente sancionador a la entidad y nos obligó a cerrar estas emisiones bajo la amenaza de una multa de un millón de euros”, señala Acció Cultural. “Después de casi un año de recursos y alegaciones”, continúa la asociación, ha llegado la resolución de la multa del Ministerio. Acció Cultural solicita la colaboración con Verkami Cultura en acció! para superar el “nuevo intento de asfixia económica”. “Parece que Gobierno valenciano le molesta el hecho de que ACPV pueda comenzar a estabilizarse, tras recortes drásticos, censuras y multas”, añade.