Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Caballé pacta con Hacienda para pagar menos y evitar la cárcel

La soprano pagará el 50% de la multa y aceptará que defraudó medio millón al fisco

Montserrat Caballé.

Montserrat Caballé anda cerca de cerrar el capítulo más oscuro de su carrera. La soprano ha llegado a un acuerdo con la Agencia Tributaria, que defiende los intereses de Hacienda en la causa judicial por fraude fiscal. Caballé está imputada por haber defraudado al erario público más de medio millón de euros. A cambio de que acepte los hechos y de que pague el 50% de la multa prevista, la institución solicitará una pena menor de prisión para la soprano, que le evitaría igualmente tener que ir a juicio, confirmaron a EL PAÍS fuentes judiciales.

Caballé, que ahora tiene 81 años y se encuentra en un precario estado de salud, ha intentado llegar a un acuerdo desde que, la pasada primavera, la fiscalía se querelló contra ella por un delito de fraude fiscal. Según Hacienda, la cantante eludió el pago de 508.562 euros en concepto de IRPF en su declaración de 2010. La fiscal sostiene que Caballé ingresó ese año los beneficios de su actividad profesional (unos dos millones) en un banco de Andorra para eludir el pago de impuestos en España, a pesar de que Barcelona es su lugar de residencia habitual. Además, gestionó los conciertos y grabaciones que hizo ese año por toda Europa a través de una empresa andorrana.

La artista dijo que vivía en Andorra en 2010 para eludir el pago de impuestos

Las negociaciones no han sido sencillas. El principal escollo ha sido económico. A la pena de prisión (por el delito de fraude fiscal) va aparejada una multa económica. En las negociaciones de este tipo, el criterio general de Hacienda es que el imputado abone el 65% del importe de la multa, que se calcula sobre la cuota defraudada. En este caso, ha aceptado que Caballé pague algo menos, el 50%, por lo que deberá abonar alrededor de 250.000 euros. La soprano ya había abonado el medio millón de cuota defraudada.

Al aceptar los hechos y pagar, las acusaciones (fiscalía y Agencia Tributaria) pueden aplicar a la soprano la atenuante de "reparación del daño", por lo que las penas que solicitarán serán inferiores a las previstas por ese delito. Las acusaciones no se opondrán a que le sea suspendida la ejecución de la pena de prisión, ya que es menor y Caballé carece de antecedentes penales.

En 2012, Caballé sufrió un ictus y se rompió un húmero cuando se encontraba en Rusia para una actuación. Debido a sus problemas de movilidad, Caballé tuvo que declarar ante el juez y la fiscal en su casa, cerca de la estación de Sants de Barcelona. Aunque había pagado ya parte del dinero defraudado a Hacienda, la artista negó entonces los hechos. Afirmó que vivía habitualmente en la parroquia andorrana de Sant Julià de Lòria, y que solo se desplazaba a Barcelona por sus visitas al médico y para coger el avión en el aeropuerto de El Prat. Caballé añadió que estaba al margen de la gestión tributaria de sus negocios y que el sistema había sido ideado por un asesor ya fallecido.

Más información