Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las secuelas de la decisión de Jolie

Salud aborda con el consejo genético los casos con alto riesgo de heredar cáncer

Un médico observa una mamografía en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla.
Un médico observa una mamografía en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

Hereditario. Es el adjetivo al que temen las personas con antecedentes familiares de cáncer. El caso de la actriz Angelina Jolie, que se sometió de forma voluntaria a una doble mastectomía profiláctica (extirpación de los dos pechos antes de que aparezca el cáncer) para reducir hasta en un 90% las posibilidades de padecer la enfermedad que le costó la vida a su madre, ha hecho más conocida una circunstancia que afecta solo a un subgrupo de mujeres con características muy especiales.

La decisión de Jolie es acertada, pero su difusión masiva ha generado un perjuicio: crear una demanda de medidas no indicadas para todos los casos. Ahora, muchas pacientes con cáncer de mama solicitan una mastectomía del pecho sano para reducir el riesgo e incluso mujeres sanas, sin ningún riesgo genético, solicitan este tipo de intervención, cuando no está demostrado que reduzca la mortalidad, salvo en grupos de alto riesgo.

La forma de afrontar esta situación es compartiendo las inquietudes con los profesionales cualificados y no dejarse llevar por mitos y falsas creencias Y si hay evidencias de riesgo de cáncer hereditario por la existencia de varios antecedentes de tumor de mama o de ovario en la misma rama familiar, el sistema sanitario también tiene respuestas. En estos casos se procede a realizar consultas específicas con pruebas especializadas y, en función del resultado, un consejo genético.

El objetivo del consejo genético que acaba de crear la Junta es reducir la incidencia, morbilidad y mortalidad del cáncer de mama en mujeres con alto riesgo familiar. El consejo seguirá un programa con pruebas diagnósticas basadas en la biología molecular y será un proceso informativo sobre el riesgo de padecer cáncer que tiene cada sujeto; las posibilidades de transmitirlo a las siguientes generaciones; las medidas preventivas y terapéuticas que se pueden realizar para evitarlo o diagnosticarlo y la rentabilidad clínica de realizar un test genético cuyo resultado permita optimizar la estimación del riesgo.