Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuanto antes se sepa, mejor

La detección precoz es una herramienta principal en la lucha contra la enfermedad

Ampliar foto
Revisión de pruebas diagnósticas en una unidad móvil.

“Si tengo algún bultito, cuanto antes lo sepa mejor. Si tiene remedio, lo importante es que se cure a tiempo”, dice convencida Antonia Jiménez, de 59 años. Acude a la unidad móvil de detección precoz de cáncer de mama que durante cerca de una semana estará en la localidad de Pruna, a 100 kilómetros de Sevilla. En la unidad, otras tres mujeres esperan pacientemente a ser atendidas, fueron contactadas en julio pasado para que acudieran a esta cita, que no dura más de 15 minutos. A lo largo de la mañana van llegando más mujeres de forma constante. “La prevención es fundamental, me parece perfecto que se hagan estas revisiones y que lleguen al pueblo, sino tendríamos que ir hasta la ciudad, y eso está complicado”, añade Antonia con el asentimiento de las demás. En la comunidad hay 62 unidades de exploración mamográfica y la de Pruna es una de las cinco móviles de las que dispone Salud para favorecer la accesibilidad a las mujeres en las poblaciones más alejadas.

Autoexploración

'Cuaderno 6. Cáncer ginecológico y mamario'. Instituto Andaluz de la Mujer.

Para autoexplorarse, la mujer se debe situar de pie frente a un espejo con los brazos colgando, mirar ambos pechos, buscando si hay alguna asimetría no habitual. Luego se levantan los brazos y se comprueba su movilidad y simetría.

El siguiente paso, será levantar un brazo y con la punta de los dedos de la mano contraria, penetrando en el tejido suavemente, buscar en la mama y en el trayecto que va desde ésta hasta la axila, posibles bultitos o nodulillos.

Una vez hecho esto, con calma, se tira suavemente del pezón para ver si está elástico y se despega con facilidad. Después se explora del mismo modo el pecho contrario.

Para el siguiente paso, conviene estar tumbada. Tocamos cada pecho y la punta de los dedos de la mano contraria, de nuevo penetrando el tejido suavemente, alrededor del pezón, circularmente y de nuevo en la trayectoria de la axila. Finalmente, sujetando y presionando levemente la glándula con una mano, exprimiremos con suavidad cada uno de los pezones para detectar posibles secreciones

Aunque la autoexploración, es aconsejable como método de autoconocimiento, no debe de sustituir a la exploración por alguien experimentado ni a los demás métodos de detección precoz.

Fuente: Cuaderno 6. Cáncer ginecológico y mamario. Instituto Andaluz de la Mujer.

Empieza a hacer frío y no resulta agradable quitarse la ropa para hacerse la prueba, aunque la unidad está bien climatizada y todas coinciden en que merece la pena. Algunas están más nerviosas y otras menos, se quejan de que la mamografía duele un poco, pero insisten en que es lo más aconsejable. “Cuanto más apretemos el pecho, más claros se ven posteriormente los resultados”, explica María del Carmen Valverde, técnica en radiodiagnóstico, encargada de tomar las cuatro imágenes que se captan por paciente, dos oblicuas y dos de frente. “Así se puede ver la mama completa”, detalla. Posteriormente será el radiólogo el que las analice y los resultados les llegarán a las pacientes tras cerca de 20 días.

Antonia es de las que está tranquila, aunque dice que le duele normalmente el pecho izquierdo, aunque ya le hicieron un cateterismo estaba bien. “No sé que puede ser, pero no estoy muy asustada, lo que tenga que ser será, aunque espero que no tener algo grave”, dice vitalista. “De todas formas, cuanto antes se detecte, mejor”, repite. La última revisión que se hizo tanto ella como el resto de mujeres de la localidad fue hace dos años, como indica Salud.

Esta actividad está destinada a mujeres entre 50 y 69 años y desde que en 1995 comenzó a funcionar el programa poblacional de cribado de cáncer de mama en Andalucía han acudido más de 900.000 mujeres a las pruebas, con una tasa de participación del 82,72%, “muy por encima del 70% establecido como límite mínimo para poder producir un impacto poblacional”, informa la consejería. “Desde su inicio se han detectado 9.287 tumores con unas características de precocidad que alcanza lo esperado en un programa de cribado, el 71% de los cánceres detectados son menores de dos centímetros”, añaden las fuentes. Como dice y repite Antonia, “mejor que se detecte pronto, para que sea pequeño y se pueda tratar”.

“El beneficio que se busca con el cribado de cáncer de mama es la disminución de la mortalidad mediante un diagnóstico precoz, lo que conlleva a una intervención menos agresiva que permitirá mejorar el pronóstico en gran parte de las pacientes”, detallan desde Salud. Dentro de la unidad móvil, antes de que las mujeres pasen a hacer la prueba, Manuela Jiménez, otra técnica, les va haciendo las preguntas necesarias para su documentación. “Tenemos que saber si se han hecho hace seis meses alguna mamografía, porque si ha pasado tan poco tiempo les puede afectar la radiación. Les preguntamos si están operadas de pecho o de matriz, si tienen familiares afectados, a qué edad tuvieron su primer hijo y cuándo fue el primer y el último periodo”, detalla Jiménez, que cuenta que las que más nerviosas van a las revisiones son las de 50 años que acuden por primera vez. “Pero después se pasa”, tranquiliza.

“Cuanto más apriete el pecho, más claro se ve el resultado”,

dice una técnica

La mamografía no está exenta de algunos riesgos que padecen las mujeres sometidas al cribado rutinario. “Algunas son el sobrediagnóstico, los falsos positivos y negativos, la exposición a la radiación, la ansiedad o el dolor durante la realización de la mamografía”, detallan desde la consejería de Salud, que previamente notifica a la mujer tanto de los beneficios como de los riesgos del cribado.

Las mujeres coinciden en que es beneficioso hacerse las pruebas

Ellas tienen claro que son más ventajas las que pueden recibir y que después de todo se quedan más tranquilas. Según informa la consejería de Salud, la efectividad del cribado del cáncer de mama mediante mamografía ha sido demostrada en los ensayos realizados en diversos países incluyendo más de 500.000 mujeres que han permitido demostrar una reducción de la mortalidad de entre un 20% y un 35%, “variable según la edad, los años de seguimiento, el número de mujeres y la periodicidad de la mamografía”.

En Pruna se les realizarán las pruebas a 330 mujeres, después el camión de diagnóstico precoz emprenderá su camino hacia otras localidades de la comunidad. “A esto no se puede faltar, hay que venir. Es importante”, alienta Antonia.