Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La independencia ganaría el 9-N con el 49,4% de los votos

Esquerra amplía su ventaja sobre CiU, según el Centro de Estudios de Opinión

El 49’4% de los ciudadanos catalanes votaría a favor de un Estado independiente en la consulta soberanista que fue suspendida por el Tribunal Constitucional, de acuerdo con el segundo barómetro semestral confeccionado por el Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat. La muestra, que empezó a realizarse justo el día en que fue suspendida por el Alto Tribunal y que concluyó el día 23, arroja que un 64,2% de los ciudadanos está a favor de un Estado propio –un 19,7% lo rechaza- mientras un 49,2% es partidario de un Estado independiente (el 12,6% que no). Jordi Argelaguer, director del CEO, sostiene que una vez contemplada la abstención ese porcentaje se elevaría al 53 o 55%.

“En Escocia, la victoria de los unionistas fue por pocos puntos y se consideró una gran victoria. Pues aquí sería igual. En los asuntos binarios todo se decide por un estrecho margen de puntos”, señaló remarcando que la opción independentista se está consolidando desde 2010 en adelante por tres factores: la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto, la crisis económica y la mayoría absoluta del Partido Popular.

El estudio, realizado sobre un universo de 2.000 personas, revela que la estrategia política del Partido Popular ha tenido un impacto directo en el aumento del independentismo en Cataluña. A la pregunta, ¿Se siente usted independentista?, el 49,1% afirma que si y el 48,5% lo rechaza. El primer apartado se desglosa en dos partes: el 28,2% dice sentirse independentista desde toda la vida y el 20,9%, que se ha vuelto en los últimos años. La principal razón que los encuestados esgrimen para ese cambio es la actitud o los comentarios del Gobierno central (un 425); la economía y los impuestos mal repartidos (el 13,4%) y porque consideran que ese cambio ayudará a mejorar (un 7,6%). El sondeo recoge que un 45,3% quiere que Cataluña sea un Estado independiente y un 22,2% un Estado dentro de una España federal. Es decir, un 67,5% es partidario de un Estado propio. El federalismo, sin embargo, logra menos apoyos que quienes desean que Cataluña siga siendo una comunidad autónoma: un 23,4%.

El sondeo vuelve a confirmar que si hubiera ahora mismo elecciones autonómicas en Cataluña se produciría un sorpasso en beneficio de Esquerra y en detrimento de Convergència. De acuerdo con la estimación de voto, Esquerra pasaría a tener entre 38 y 39 escaños frente a los 21 diputados que logró en 2012. Convergència lograría entre 32 y 33 frente a los 50 que consiguió cuando Artur Mas adelantó las elecciones tras la movilización de la primera gran Diada. Los dos grandes partidos españoles sufren un enorme retroceso: el PSC seguiría siendo la tercera fuerza política pero pasaría de 20 a entre 14 y 16 diputados y el PP, de 19 a 13. Pisándole los talones, irrumpe Podemos que se estrenaría en el Parlament con entre 10 y 11 escaños.

La CUP daría un salto espectacular al pasar de tres a entre 8 y 9 escaños, los mismos que obtendría Ciutadans, que se mantendría en la misma posición, e Iniciativa, que puede perder entre cuatro y cinco al perder apoyos en favor de la CUP, la formación de Pablo Iglesias y de Esquerra. Los republicanos siguen al alza en todos los capítulos como demuestra que el diputado Alfred Bosch, candidato a la alcaldía del Ayuntamiento de Barcelona, es el político más valorado por los catalanes (5,63%); David Fernández (5,58%) y Oriol Junqueras (5,53%).

Más información