Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cabanyal Portes Obertes insiste en el uso del arte para salvar el barrio

Las casas de los vecinos enmarcan desde este viernes el relato de 16 años de resistencia

El escritor Lluís Cerveró i Martí y la portavoz de Salvem el Cabanyal, Maribel Doménech, en la presentación de las jornadas, este jueves. Ampliar foto
El escritor Lluís Cerveró i Martí y la portavoz de Salvem el Cabanyal, Maribel Doménech, en la presentación de las jornadas, este jueves.

El valenciano barrio de El Cabanyal cuenta con dos grandes activos a conservar. Uno, material, lo constituyen sus casas de marineros y la particular trama que estas conforman. El otro, inmaterial, es la red asociativa de vecinos que ha plantado cara a los intentos de expolio del Ayuntamiento, apoyada en una palpitante vida cultural. Ambas realidades se verán fusionadas a partir de este viernes y hasta el 2 de noviembre en la decimosexta edición de Cabanyal Portes Obertes, que, bajo el título El arte de resistir, construirá en los salones de los vecinos el relato de esta lucha.

Se expondrán obras de los valencianos Josep Renau y Agustí Centelles

Este año, 15 casas acogerán fotografías, proyecciones, música, teatro o performance para configurar este vistazo al pasado. Aunque los de Salvem El Cabanyal —la plataforma que organiza las jornadas y que ha aglutinado la resistencia durante todo este tiempo— no bajan la guardia ante el futuro más próximo, como cuenta Maribel Doménech, la portavoz: “De ella [la alcaldesa Rita Barberá] solo esperamos maldad, no diálogo. Va a intentar hacernos todo el daño posible en el tiempo que le queda, así que tenemos que seguir alertas”.

Con “el tiempo que le queda”, Doménech se refiere a la posibilidad de que este sea el último año de las jornadas con un Ayuntamiento gobernado por el PP, que planeaba sobre los presentes en la presentación a los medios, el pasado jueves. Portes Obertes tiene esta vez, inevitablemente, un aroma a cambio de ciclo.

Una imagen de la casa que acoge la muestra de Josep Renau, con obras y material histórico del artista. ampliar foto
Una imagen de la casa que acoge la muestra de Josep Renau, con obras y material histórico del artista.

Destacan en la retrospectiva dos eminentes personalidades valencianas, cuyas vidas estuvieron ligadas al Cabanyal y que protagonizaron sendas ediciones anteriores de Portes Obertes, la de 2000 y la de 2004 (lea las crónicas de Ferrán Bono y Jaime Prats pinchando en los años). La primera estuvo dedicada al pintor, fotomontador Josep Renau (1907-1982), cuya familia era originaria del Canyamelar, mientras que en 2004 le tocó el turno al fotoperiodista Agustí Centelles (1909-1985). Sus obras pueden visitarse en las casas número 15 y 10, respectivamente.

El cine tendrá su sitio en el ciclo A la fresca. Una de las obras que se presentarán es el documental Abril al Cabanyal, crònica d’una resistència. Su director, el periodista valenciano Sergi Tarín, es uno de esos valencianos que se mudaron al barrio marinero, “atraído por su carácter histórico, que es marinero, proletario y republicano; pero también por la lucha que proyecta hacia fuera. Que se puede proponer una ciudad distinta”. Su cinta pone el foco en aquellos días de la primavera (del 6 al 8 de abril) de 2010 en que las excavadoras entraron para demoler casas. Para la posteridad quedaron las imágenes de las brutales cargas policiales, Tarín recupera para su película. Esta se estrenará en el Ateneo Marítimo el 30 de octubre a las 8 de la tarde.

Traíler del documental 'Abril al Cabanyal', que se estrenará durante Portes Obertes. / 

“No hemos ganado, eso se ve a simple vista”, dice Lluís Cerveró i Martí, señalando un solar vacío que hace las veces de aparcamiento, y continúa: “Sí hemos conseguido que nos den la razón. Eso, y haber resistido durante estos años con tan pocos años ya es un logro”. Cerveró aprovechó el pasado jueves la presentación de las jornadas a los medios para hablar del libro que acaba de publicar con la editorial Tres i Quatre: El Cabanyal, per Exemple (1998-2013) Crònica de quinze anys de resistencia.

De Rita Barberá solo esperamos maldad. Va a intentar hacernos todo el daño posible en el tiempo que le queda, así que hay que seguir alerta

Maribel Doménech, portavoz de Salvem El Cabanyal

Una de las fotografías expuestas, que firma Rosa Moreno Zahínos, muestra a su vez dos imágenes. La composición y los protagonistas son los mismos en las dos: Faustino Villora, el que fuera portavoz de Salvem El Cabanyal, sostiene sobre sus hombros a su hija frente al número 117 de la calle de la Reina. La primera está enmarcada y deja ver que la casa está habitada. “Estaba todavía viva y en combate”, señala Maribel Doménech. En la segunda toma, que brilla en la pantalla de una tableta electrónica, Faustino luce algunas canas más en el bigote, y su hija, que en la primera foto aparece siendo un bebé, es ya una adolescente. Han pasado 16 años, y el número 117 tiene la puerta tapiada. “Esa es la última casa que ha comprado el Ayuntamiento”, dice Maribel mirando a su interlocutor a los ojos. Una foto que resume el sentir del barrio. La lucha continúa.

Más información