Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Apps’ para adaptar el mundo

La plataforma FIWARE permite a desarrolladores web ejecutar sus ideas de forma sencilla

Adrián Martinez y J.M. Robles creadores de la app 'Outbarriers'. Ampliar foto
Adrián Martinez y J.M. Robles creadores de la app 'Outbarriers'.

Por suerte, Antonio tiene dos amigos ingenieros. Por un golpe de destino su mundo se fundió a negro: era taxista y una subida de azúcar le dejó ciego hace 13 años. Desde entonces azuza a Adrián Martínez y J. M. Robles para que inventen un sistema que le facilite la vida. "Vosotros sois muy listos, sois unos máquinas, pero nunca hacéis nada", les chincha. Y esa insistencia tiene ahora un nombre que él mismo ha elegido: Outbarriers. Es como se llama una aplicación que Martínez y Robles han presentado en las jornadas Conectando las ciudades al Internet del futuro, que se celebran hasta este viernes en Sevilla, Valencia y Las Palmas de Gran Canarias y en las que se expone el potencial de la tecnología FIWARE para crear servicios innovadores. Además, la Comisión Europea destina 80 millones de euros a estos proyectos.

La app que estos dos granadinos han desarrollado avisa a los invidentes de las barreras arquitectónicas de la vía pública mediante un sistema de balizas que se sitúan previamente en los puntos peligrosos. Cuando el usuario se acerca a unas escaleras, por ejemplo, recibe desde el móvil una alerta sonora y una voz le indica el tipo de obstáculo al que se está aproximando. Pero Outbarriers sirve también de audioguía: señala el acceso al metro y da información de las líneas y direcciones. "Las personas con discapacidad visual tienen miedo a salirse del camino que conocen. Queremos que con esta aplicación pierdan ese miedo a moverse por la ciudad y a hacer turismo", explica Robles.

FIWARE nos permite tener un mapa visual de las distintas barreras arquitectónicas

J. M. Robles, ingeniero

Antonio se ha convertido en la cobaya de sus dos amigos ingenieros, que han experimentado con él sus avances. Pero esto no habría sido posible sin la plataforma FIWARE. "Es una solución en la nube, un ecosistema que permite a los emprendedores llevar a cabo sus ideas de una forma sencilla y rápida", ventila en una frase Carlos Ralli, experto de la plataforma. Este proyecto nace en 2011 apadrinado por la Comisión Europea y varias empresas privadas con el objetivo de impulsar el potencial tecnológico europeo.

"Para el desarrollador hay dos ventajas principales. Primero, que parte del software que tiene que hacer ya está diseñado y lo puede utilizar de forma sencilla. Y, por otro lado, tiene a su disposición datos de las ciudades, que provienen de dispositivos instalados en ella y de datos abiertos, como mapas de temperatura, información de plagas o estadísticas de población", ahonda en su explicación Ralli. Son precisamente estas peculiaridades de las que se sirven Martínez y Robles para desarrollar su idea. "FIWARE nos permite tener un mapa visual de las distintas barreras arquitectónicas. Además, en la nube, los propios ciudadanos pueden indicar nuevos puntos en los que haría falta colocar una baliza", apunta Robles.

Outbarriers ha sido de los 18 proyectos que se han presentado en el Reto Smart Society en Sevilla, en el marco de las jornadas y han conseguido alzarse con el tercer premio, dotado con 20.000 euros. En la ciudad hispalense muchos de los trabajos se han centrado en la inclusión. "En España hay un millón de ciudadanos con algún tipo de deficiencia auditiva, dentro de los cuales se encuentran las personas mayores que, además, tienen añadido el problema de la movilidad", explica Antonio Sánchez. Para atender a este colectivo, Sánchez, María González y Pedro Ruíz idearon FiGlass. Esta aplicación recoge datos a través de unos sensores previamente colocados en lugares seleccionados y avisa al usuario, a través de un reloj inteligente, si llaman a la puerta o también de peligros como un incendio.

'Sitic', el ordenador para discapacitados. ampliar foto
'Sitic', el ordenador para discapacitados.

"Lo que hay en el mercado son soluciones estáticas. Queremos ofrecer un dispositivo que siempre esté con el cliente. Con el reloj conseguimos que siempre le llegue la notificación y pueda saber lo que está pasando", señala Sánchez. En esta vía de avisos se sitúa también Same, un proyecto que distribuye mensajes de alerta y emergencias a personas que no tienen Internet, a través de la televisión. "La clave de este medio es que para ciertos colectivos es el único acceso a la información", afirma Javier Herrero, director tecnológico de la empresa Magic Box.

Esta compañía también participa en el reto de FIWARE con Sitic, un proyecto que está abierto a la colaboración de desarrolladores que se presten a ayudar. Se trata de un ordenador adaptado para discapacitados. A primera vista es atractivo. El ratón es inmenso y está coronado con una bola roja del tamaño de una pelota de golf que hace más fácil el manejo del puntero. El teclado es verde pistacho, azul, rojo, naranja y rosa. Un remolino de colores con teclas gigantescas. Pero lo importante de esta idea no se centra en el aspecto físico del ordenador, sino en los beneficios que ofrece a este colectivo. Sitic dispone de una nube a la que se pueden subir aplicaciones adecuadas para discapacitados y un sistema de videoconferencia seguro, para que solo puedan comunicarse con sus contactos.