Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El linchamiento del disidente

Brugué se despide de Twitter tras ser vilipendiado 50 horas al desmarcarse del 9-N

Joaquim Brugué.

“Todos aquellos que pensáis que soy un idiota, utilizado, distorsionado y manipulado: tenéis razón”. Este es el último mensaje en su cuenta de Twitter que escribió ayer el catedrático de Ciencia Política Joaquim Brugué después de 50 horas de linchamiento en las redes sociales y diversos diarios digitales por parte de los sectores independentistas más intolerantes. El motivo: dimitir de la comisión de control de la consulta soberanista el primer día que se reunió al considerar que el proceso “no ofrece garantías democráticas”.

El argumento le ha merecido calificativos de oportunista, hipócrita, manipulador, o descalificativos del tipo “acabarás haciendo tertulias con Kiko Matamoros” o  acusarle de “prestarse a los servicios del Estado”. Brugué fue nombrado a propuesta de Iniciativa per Catalunya, una formación que tampoco queda indemne de las críticas. “Idiota no, de Iniciativa”, se puede leer en Twitter.

El linchamiento que ha padecido Brugué no es un hecho nuevo en el proceso soberanista catalán. Antes que él, el independentismo más recalcitrante se ensañó con el líder de Unió Democràtica Josep Antoni Duran Lleida, o con el exprimer secretario del PSC Pere Navarro por defender la llamada tercera vía y no congregar con esa hoja de ruta de la secesión. Incluso el cantante Raimon, un símbolo como pocos del antifranquismo, fue blanco de las críticas por no posicionarse a favor de la independencia, lo mismo que le ocurrió a la activista Ada Colau cuando presentó el proyecto político de Guanyem o, semanas antes, al cantante Loquillo.

“Se equivocan los que acusan a Brugué como los que le jalean por cambiarse de “bando”. Esto no va de adeptos ni de fanáticos, porque la democracia es votar, pero también tiene que tiene que ver con la civilidad, con la tolerancia con el otro, que, en todo caso, es adversario, no enemigo”. La diputada del PSC Rocío Martínez-Sampere salió en defensa del dimisionario la noche que lo anunció y las redes sociales le descuartizaban, y ayer seguía defendiendo la renuncia de Brugué.

“Tener criterio propio, dudar, aceptar contradicciones debería ser más normal que el blanco y negro sin matices que prepondera en estos momentos”, insiste la parlamentaria socialista, que conoce a Brugué desde hace años y avala su trayectoria académica y su gestión como director general de participación ciudadana en el gobierno de entesa que presidió Pasqual Margall y con Joan Saura de consejero.

“Brugué es un experto reconocido y respetado que ha dado decenas de conferencias en muchos países sobre procesos de participación”, recuerda Joan Botella, decano de la facultad de ciencias políticas de la Universidad Autónoma de Barcelona. En su opinión resulta “muy indignante la campaña de injurias y calumnias que le están aplicando los independentistas”.

Botella añade que Brugué “razonó en términos profesionales,” antes de dimitir, porque “no es una persona que utiliza el cálculo político ni tampoco representa la posición de Iniciativa per Catalunya”.

Los motivos que le llevaron a renunciar el primer día que se reunió la comisión de control y no antes siguen sin quedar muy claros, pero seguro que tiene que ver con la creencia, si no la promesa, que se había hecho a ese grupo de siete personas de que no se llegaría tan lejos en el proceso soberanista tras la suspensión de la ley de consultas y el decreto de convocatoria que acordó el Tribunal Constitucional.

Pese la suspensión, el Parlament eligió el pasado día 1 a los miembros de la comisión de control, en una reunión envuelta de polémica y en cuya votación sólo participaron los partidos soberanistas (CiU, Esquerra, ICV y la CUP). El portavoz parlamentario de los nacionalistas, Jordi Turull, vino a decir en el debate que la elección se producía para ir ganando tiempo, pero al día siguiente por la noche Artur Mas firmó el decreto de nombramiento y el 3 de octubre salió publicado en el Diari Oficial de la Generalitat.

Al parecer, ese mismo día, después de la cumbre de varias horas con los dirigentes de los partidos soberanistas Artur Mas ordenó a la comisión de control que se reuniera y empezara a trabajar. Fue entonces cuando Brugué tomó la decisión de dimitir y no acudió al primer encuentro de esos expertos.

“Brugué puede haber pecado de ingenuo”, dice también Joan Botella, quien recuerda que en el primer redactado de la ley de consultas eran los colegios profesionales y no los partidos los que proponían a los siete miembros de la comisión de control.

“Me despido de los medios (de todos) y de Twitter”, anunciaba ayer Brugué, mientras en los medios digitales afines a las esencias del independentismo seguían prodigando los descalificativos, como “topo del Estado”. Incluso alguien llegó a escribir que la dimisión había provocado “más daño al proceso” que la confesión de Jordi Pujol sobre la fortuna oculta en el extranjero.

Más información