Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueva víctima de violencia de género en l'Hospitalet de Llobregat

El hombre se entregó a la policía luego de cometer, presuntamente, el homicidio

Fachada del domicilio donde vivía la fallecida en l'Hospitalet de Llobregat Ampliar foto
Fachada del domicilio donde vivía la fallecida en l'Hospitalet de Llobregat

Los Mossos d’Esquadra han detenido a las 13.00 horas a un hombre de 45 años que confesó haber matado a su esposa, y madre de sus dos hijos menores de edad, con un arma blanca en L’Hospitalet de Llobregat.

Alex y Gisele, los dos de origen brasileño y de 45 y 50 años, llevaban varios años viviendo en el barrio de Santa Eulalia. Según los vecinos de la pareja, han vivido, junto con dos niños pequeños, en varios pisos situados en la calle Modern e incluso regentaron conjuntamente un bar. Las mismas fuentes aseguran que las discusiones eran constantes. Ayer, Alex se armó con un cuchillo y, presuntamente, acabó con la vida de Gisele propinándole diversas puñadas. Un vecino del número 20 de la calle Modern alertó que la pelea era mucho más intensa de las acostumbradas y llamó a los Mossos d’Esquadra. Cuando llegaron los agentes se encontraron el cadáver de Gisele junto a Alex, que según fuentes cercanas, reconoció ser el autor de las puñaladas.

“Alex es un chico muy corpulento y Gisele un auténtico bellezón”, recordaba ayer una vecina de la misma calle. En la zona era vox pópuli las discusiones del matrimonio, “casi siempre por celós”, asegura otro vecino. Tras cerrar el bar, Alex trabajó un tiempo de camarero en un bar de la plaza España de Barcelona. Gisele encontró también trabajo en un chiringuito de Castelldefels. “Siempre se enfrentaba a cualquier hombre que se acercará a Gisele y ahora sé que tenían problemas porque el jefe de ella venía a recogerla hasta casa”, alertaba otro de los vecinos de la calle Modern.

El Ayuntamiento de L'Hospitalet condenó ayer la muerte de esta vecina, rechazó la nueva violencia de género, la segunda que se produce este año en la ciudad, y convocó una concentración silenciosa de rechazo para el próximo lunes.