Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rescatado un espeleólogo español tras 12 días atrapado en una cueva de Perú

Cecilio López Tercero asegura que "lo peor fueron los primeros días"

“Cecilio ya está fuera de la cueva”, informó Raúl Melero vía telefónica a EL PAÍS pocos minutos antes de las 14:00 hora local del martes, cuando el equipo de rescatistas logró extraer de la caverna Intimachay al espeleólogo español Cecilio López Tercero, aprovechando unos momentos de clima despejado en el departamento selvático de Amazonas, en un paraje del distrito de Leymebamba a 1.200 kilómetros de Lima, donde llevaba atrapado 12 días con una lesión lumbar.

Más de 100 personas -españoles, franceses, mexicanos y peruanos- participaron en los preparativos del sistema de rescate desde el fin de semana, en turnos de 24 horas, y lo extrajeron el martes con gritos de victoria. "Lo peor fueron los primeros días, sin nadie que me apoyara, sin comida y con dolores muy intensos", ha afirmado el espeleólogo español. "Llevo 22 años practicando la espeleología y ha sido el primer accidente que he tenido, por desgracia, pero en cuanto me recupere seguiré en esto y volveré a Leymabamba porque es un sitio que me encanta y su gente también", confiesa el espeleólogo López Tercero.

El plan inicial era trasladar al explorador vía aérea a Lima, sin embargo, la lluvia impide que un MI-17 ingrese al helipuerto preparado por la Policía de Montaña en los últimos días. Canal N de Lima informó que en el Hospital de Chachapoyas, capital del departamento de Amazonas, un grupo de médicos –un general, un traumatólogo, un cardiólogo y un dermatólogo- aguardaban desde la mañana la llegada de López para evaluarlo.

El equipo de rescate diseñó un sistema de arneses y poleas, utilizando unos 2.000 metros de cuerda, para extraer la camilla con el espeleólogo que quedó atrapado el 18 de septiembre luego de caer cinco metros en la caverna de 400 metros de profundidad, cuando se desprendió una roca en la que estaba asegurado.

El blog que describe el rescate en Intimachay (cueva del sol, en quechua) explicó que debido a la lesión lumbar en dos vértebras y a causa de lo irregular del interior de la caverna, llena de salientes, la extracción de la camilla debía evitar al máximo los golpes e inclinaciones.

Intimachay se ubica en el terreno de un fundo llamado Lugar Tranquilo, de propiedad de Jabier Farje, a 3000 metros sobre el nivel del mar, y a unas tres horas a caballo (o mula) de Leymebamba. Cuarenta carpas han sido colocadas en el campamento base de Lugar Tranquilo, a 45 minutos de caminata desde la caverna, donde prepararon la operación de rescate sin acceso a agua, ni energía, y con la ayuda de dos generadores eléctricos.

En una carta de López difundida esta mañana, se aseguró de tranquilizar a su madre y se dirigió a Farje, a quien le pidió autorización para explorar en Intimachay. “Agradecerle a Jabier todo lo que está haciendo y pedirle perdón por haber ocasionado todo este jaleo”.

El viernes pasado, los rescatistas lograron subir 100 metros la camilla, a un vivac, es decir, un punto caliente y seguro donde López pudiera recibir alimentos y medicamentos. La temperatura promedio en la caverna es de 10 grados, por ello recubrieron con papel aluminio el lugar donde López permanecería hasta el momento de su salida de la caverna.

Raúl Melero, de la Federación Madrileña de Espeleología, indicó a EL PAÍS que han solicitado ayuda formalmente al Ministerio de Defensa y al Ministerio de Exteriores de España.

“Esta mañana no nos han podido recibir en Defensa por motivos de agenda, y en Exteriores hemos tenido un contacto que nos ha dicho que nos volverá a llamar cuando hayan valorado la petición. El área consular en Perú ha actuado fenomenal, han hecho lo posible por facilitar el transito de todo el equipo, y agradecemos a las autoridades peruanas, pero no vemos apoyo por otra parte”, explicó.

“El trabajo del rescate terminará en un día, dos o tres, y para la logística de retorno necesitamos que nos faciliten algún medio para traer de vuelta al equipo de rescate. Puede ser mediante un vuelo chárter o militar, pero si no es posible es necesario que intermedien con las compañías aéreas debido a los cambios de fecha en los billetes (pasajes) debido a las penalidades”, anotó Melero.

Los amigos espeleólogos de Cecilio López han abierto el sábado espacios en IndieGogo y GoFundme para financiar el resto de la operación de rescate, que -calculan- asciende a 100.000 euros, sumando a los pedidos de abono en cuentas bancarias que iniciaron 24 horas después de ocurrido el accidente. También crearon una petición en Change.org para que el Gobierno español destine recursos para este caso.

Desde 2008, López Tercero explora anualmente las cavernas de la cultura prehispánica Chachapoyas, en Amazonas, con su amigo espeleólogo y sacerdote español Agustín López Teso.