Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL ENCAJE DE CATALUÑA EN ESPAÑA

Los grupos soberanistas harán campaña por la consulta aunque sea impugnada

El Gobierno recurrirá el lunes el referéndum catalán, que quedará suspendido

El presidente catalán, Artur Mas, este viernes. Ampliar foto
El presidente catalán, Artur Mas, este viernes. EFE

La suspensión de la consulta soberanista de Cataluña por parte del Tribunal Constitucional no impedirá que los partidos que la impulsan sigan haciendo campaña por el 9-N. Esta es al menos la determinación de Convergència Democràtica, Esquerra Republicana e Iniciativa per Catalunya, que a partir de mañana lanzarán varias campañas de apoyo a la votación que este sábado convocará formalmente el presidente de la Generalitat, Artur Mas. La Generalitat también lanzará a partir de este sábado su propia campaña institucional, que deberá interrumpirse cuando el Tribunal Constitucional admita a trámite el recurso del Gobierno contra la consulta.

El objetivo de los partidos soberanistas y de la Generalitat es mantener viva la idea de la consulta del 9 de noviembre y, en caso de tener que retirar todas las campañas, dejar claro al electorado catalán que lo hacen por "imposición" del Gobierno, al que culpan de "no dejar votar a los catalanes". Convergència Democràtica, que no Unió, hará a partir de mañana propaganda a favor del doble sí a la consulta y tiene a punto tanto los mítines como la imagen gráfica propia de una campaña electoral. Según fuentes de la dirección del partido, la campaña se mantendrá "mientras no haya un acuerdo con el resto de formaciones para hacer algún otro tipo de actuación". El presidente catalán, Artur Mas, ya avanzó que cuando la consulta sea suspendida reunirá a los partidos para intentar adoptar una actuación conjunta. Las elecciones anticipadas son una opción, pero están en contra tanto Iniciativa per Catalunya como la CUP.

ERC no prevé dar ningún paso atrás pese a la impugnación. Lo ha verbalizado este viernes su líder, Oriol Junqueras. "Como presidente de ERC no me podrán inhabilitar. Incluso inhabilitado podré continuar paseando por el país", ha explicado en un desayuno informativo de El Periódico, informa Clara Gil. "¿No podré hablar? ¿No podré explicar cosas? ¿No podré visitar empresas, reunirme con comités y viajar al extranjero?", se ha preguntado. También ICV prevé mantener su campaña favorable a la consulta.

Respuesta legal

Consejo de Estado. En cuanto Mas firme este sábado el decreto de convocatoria y se publique la ley de consultas, el Gobierno pedirá oficialmente para mañana el preceptivo informe del Consejo de Estado, que ya está ultimado.

Consejo de Ministros. El lunes se reunirá de forma extraordinaria para aprobar el recurso ante el Tribunal Constitucional.

Impugnación. El lunes se entregará en el registro del tribunal la impugnación pidiendo la suspensión.

Tribunal Constitucional. El presidente convocará un pleno extraordinario, probablemente el martes.

Suspensión. Por obligación legal se decretará la suspensión durante cinco meses revisables y se comunicará a la Generalitat. Esto suspende todos los actos derivados.

La primera gran escenificación será este sábado por la mañana con la firma del decreto. Artur Mas ha convocado a los partidos soberanistas y a una representación del Parlamento autónomo a las 10.30 en la Generalitat. ICV no irá porque Mas no le ha mostrado el decreto y rechaza la "gesticulación" que, entienden, está haciendo el Gobierno de CiU. Una vez firmado el decreto Mas hará un discurso institucional.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, explicó este sábado desde Pekín, en una conversación informal con periodistas, que el lunes prevé reunir el Consejo de Ministros para presentar el recurso ante el Tribunal Constitucional. Rajoy fue especialmente duro con Artur Mas: "Lo que no puede hacer nadie es intentar liquidar la soberanía de un país", ha insistido para rematar después que “no se puede intentar romper España". Pero cuando se le ha preguntado qué pasará el día posterior a la suspensión del recurso, el presidente se mostró convencido de que Mas no sacará las urnas a la calle y después confiado en que se podrán recomponer los puentes. Y para eso ha tirado de un proverbio chino que tenía preparado: "La puerta mejor cerrada es aquella que puede dejarse abierta".

Después ha insistido en que "siempre hay vida" y por tanto, como ha dicho otras veces, se puede hablar entre el Gobierno y la Generalitat de muchas cosas fuera del proceso soberanista, por ejemplo de los 23 puntos que le ha planteado Mas en su última reunión. En cualquier caso, ha insistido en que todos sus pasos son conocidos y que el propio Mas lo sabe. También le ha pedido que rectifique con otro proverbio chino que tenía a punto. "Es mejor volverse atrás que perderse en el camino", ha soltado en referencia a la apuesta soberanista.

Más información