Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solo Salud y Educación se salvarán de la bajada del Presupuesto de 2015

El comité de enlace de PSOE e IU avanza en la negociación de las cuentas

Susana Díaz, este miércoles a la entrada del Hospital Virgen del Rocío. Ampliar foto
Susana Díaz, este miércoles a la entrada del Hospital Virgen del Rocío.

PSOE e IU dieron este miércoles otra vuelta al anteproyecto de ley de Presupuestos de la comunidad para 2015 en dos ámbitos de negociación: en reuniones técnicas en las que participa la consejera de Hacienda, María Jesús Montero, y en el comité de enlace en el que están los máximos responsables de los coaligados, salvo la presidenta de la Junta, Susana Díaz.

Aunque un año más el Presupuesto está rodeado de dificultades por la obligación del cumplimiento del déficit (del 0,7%) y la bajada de recursos procedentes del Estado (600 millones menos), dirigentes de ambos partidos no barruntan grandes choques con las cuentas, aunque advierten de que es “en las pequeñas cosas” donde está el riesgo de encallar.

Hacienda pretende blindar las partidas de educación y sanidad de manera que en el proyecto que envíe al Parlamento ambas áreas figuren al menos con las mismas partidas que en el ejercicio en vigor. Esa es la meta, aunque nadie asegura a estas alturas que vaya a ser exactamente así. Si hay disminución en esas dos consejerías se pretende que sean mínimas. Eso quiere decir que el resto de las consejerías tendrán que bajar. Y es aquí donde se están produciendo tirones de todos los departamentos con la consejería de Montero —algo que es normal en la elaboración de todos los presupuestos— y, singularmente, las tres en manos de Izquierda Unida: Fomento, Turismo y Administración Local y Relaciones Institucionales. Todas las consejerías llevan sufriendo desde 2008, año del estallido de la crisis, disminución de fondos, aunque la bajada se ha cebado en las inversiones. El gasto en obra nueva ha desaparecido y solo se mantienen los pagos comprometidos, como el caso de los metros. En el presupuesto actual, las inversiones suponen 3.305 millones de euros (un 13% menos que el año anterior) una cifra similar a los 3.220 millones de euros consignados hace 12 años.

Los socios negocian para intentar llegar a un pacto sobre las viviendas ilegales

Fuentes del Gobierno andaluz aseguran que salvados los dos compromisos troncales del Presupuesto, las tensiones y tirones se centran en “minucias”. PSOE e Izquierda Unida están de acuerdo en recuperar la jornada y el salario completo de 8.000 sanitarios y en abonar el complemento autonómico de las pagas extra. Ambos compromisos suponen 400 millones de euros, según estimaciones del grupo parlamentario socialista. Ahora bien, estas metas están apalabradas, pero aún no se han traducido en cifras. Desde Izquierda Unida, recuerdan lo que ocurrió en la negociación del Presupuesto de 2014, cuando el proyecto estuvo a punto de aplazarse por diferencias sobre el capítulo 1, el de gastos de personal. Una negociación en el último minuto entre la presidenta de la Junta y el coordinador de IU, Antonio Maíllo, resolvió la situación.

Este recuerdo sigue vivo en Izquierda Unida, por lo que “hasta no ver la letra” del acuerdo sobre los salarios de los empleados públicos no da nada por seguro ni por cerrado. Fuentes de IU señalan, además, que falta por abordar las retribuciones del personal universitario.

Pero para Izquierda Unida tan importante o más que las asignaciones presupuestarias y su reparto son los compromisos legislativos pendientes. En una legislatura marcada por las fuertes restricciones, los Presupuestos autonómicos apenas dejan señal de rodada, por lo que para IU lo más relevante, lo que deja huella en el diario de sesiones del Parlamento, son los proyectos apalabrados y en concreto tres recogidos en el acuerdo programático con los socialistas: la banca pública, agricultura y renta básica. “Son leyes estratégicas”, aseguran desde IU, que las comparan con las leyes sociales aprobadas en las primera legislatura de Zapatero como la del aborto, dependencia o el matrimonio homosexual. IU da a estas tres normas categoría de credencial en unas futuras elecciones. Para IU lo más urgente es que el anteproyecto de ley del instituto de crédito vea la luz, porque en caso contrario “no habrá Presupuesto”. Los socialistas aseguran que habrá luz verde, aunque la aprobación será “en paralelo” a las cuentas. IU asegura que el texto que hay redactado no refleja las conclusiones del grupo de trabajo del Parlamento.

La reunión del comité de enlace de PSOE e IU se celebró en la sede de Parlamento aprovechando la sesión de pleno. Del lado socialista, asistieron el consejero de la Presidencia, Manuel Jiménez Barrios; el secretario de Organización del PSOE, Juan Cornejo; y el portavoz parlamentario, Mario Jiménez. Por IU acudieron Antonio Maíllo; el vicepresidente de la Junta, Diego Valderas; y el portavoz parlamentario, José Antonio Castro.

Además de los presupuestos para 2015, los terceros elaborados al alimón por PSOE e IU, la propuesta de la presidenta de la Junta de regularizar entre 20.000 y 25.000 viviendas estuvo en la mesa. Aún no hay acuerdo, pero sí hay un intento de insonorizar las discrepancias entre los coaligados.

Las leyes, fuera de la bronca

En contra de lo que pueda parecer por los enfrentamientos subidos de tono entre los grupos políticos, la bronca parlamentaria no ha llegado todavía a las leyes aprobadas por la Cámara. La unanimidad se ha impuesto hasta ahora en el caso de la ley de Transparencia (aunque fue muy cuestionada por el PP por sus insuficiencias); la de Transexualidad; y ayer la de medidas normativas para reducir las trabas administrativas para las empresas, a la que el Gobierno central ha expresado sus “discrepancias” con algunos apartados del texto. Esta ley pretende simplificar hasta 64 trámites derivados de la legislación autonómica.

También la ley de la Función Social de la Vivienda, recurrida en parte por el Gobierno central al Tribunal Constitucional, vio la luz con la abstención del PP, el único grupo de la oposición. Para alcanzar el consenso es clave el trabajo de los ponentes en las comisiones.