Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El decálogo de Mas

El presidente justifica la vía soberanista por el recorte del Estatuto y la "desconexión" que muchos catalanes sienten respecto a España

 VIDEO: ATLAS

1. La consulta... o elecciones anticipadas

Artur Mas ha reiterado su disposición a convocar el referéndum soberanista y ha recordado que no es jurídicamente vinculante, aunque es obvia la trascendencia del resultado. Su hoja de ruta es inamovible: cumplir su compromiso de mantener el consenso y la unidad de las seis fuerzas políticas que suscribieron el acuerdo el 12 de diciembre de 2013 sobre la fecha y las preguntas del 9-N. "El consenso político es como una figura de porcelana que hace falta saber cuidar con delicadeza y maneras suaves", ha dicho en alusión a la disputa cada vez más descarnada entre sus socios, Esquerra, que le pide saltarse la legalidad; y Unió, que clama por cumplirla. Mas ha mostrado su disposición a agotar la legislatura, que acaba en 2016, pero ha abierto por primera vez la puerta a avanzar los comicios si se suspende el referéndum: "Aunque está sobre todo en mis manos, ustedes los diputados, deben entender que no todo está en mis manos. Debe poder ser así (agotar el mandato) pero para que así sea se debe votar el 9-N con plenas garantías democráticas".

2. El modelo de Escocia.

El referéndum de Escocia ha pasado a ser el espejo en el que se mira Mas por el acuerdo que alcanzaron David Cameron, primer ministro británico, y Alex Salmond, primer ministro escocés. Mas ha remarcado que antes de que los dos políticos sellaran un pacto desde Escocia se presentaban tres alternativas: mantener el actual status quo; más autonomía o independencia. Cameron redujo las tres vías a un dilema. "En Cataluña hemos formulado tres opciones. Y la partida se debe de jugar. Y no tiene las cartas marcadas. Decide las urnas; decide la gente", ha dicho.

3. La desconexión con el Estado.

Mas ha resumido el actual pulso soberanista de forma muy gráfica: "Cataluña se ha cansado del trato del Estado. No se ha cansado de España; se ha cansado del Estado español". A su juicio, Cataluña ya se vio expulsada del pacto constitucional con la sentencia del Estatuto y ya son muchos los catalanes que se han desconectado del Estado que, a fuerza de decir no a todo, ya no sienten como suyo. Y ha resaltado que esa desconexión no se ha hecho con enfado sino con ilusión. Fue la popular Alicia Sánchez-Camacho la que avisó de que Mas iba a provocar un choque de trenes entre Cataluña y el resto de España. Mas ha replicado así: "Para que eso se produzca hace falta ir por la misma vía y en dirección contraria pero Cataluña y España ya van en vías y direcciones diferentes. No hay choque de trenes: hay alejamiento de los trenes".

4. Mejora de la economía.

La economía catalana empieza a dar síntomas de recuperación y Mas ha destacado que, por primera vez en siete años, Cataluña empieza a crear empleo en lugar de destruirlo al encadenar 14 meses consecutivos reduciendo el paro en términos interanuales. La base de esa mejora se sustenta en que Cataluña concentra el 35% de las empresas que exportan y que recibe más turismo que nunca. Según sus datos, la exportación y el turismo catalán supera el 25% del conjunto de todo el Estado.

5. La decisión del incumplimiento del déficit.

El Gobierno catalán ha decidido hace tiempo incumplir el déficit impuesto por el Ministerio de Hacienda al sostener que no puede aplicar más recortes sociales. Mas ha señalado que en cuatro años ha reducido el 20% el gasto de la Generalitat –equivalente a 4.000 millones- y que la Administración Autonómica ha tocado fondo. "Hemos llegado al final del camino. No hay más margen para reducir el gasto si no se quieren poner en riesgo los servicios públicos y de nuestro Estado del Bienestar", ha señalado Mas. Según sus datos, el Gobierno catalán ha reducido el déficit en tres años desde el 4,6% del PIB al 2%.

6. La deuda del Estado.

Mas ha sostenido que los objetivos de déficit impuestos a Cataluña son "arbitrarios e injustos" y que no se corresponden al peso de la economía catalana. No solo eso: el presidente catalán ha afeado al Gobierno de Mariano Rajoy que adeude a la Generalitat 2.400 millones de euros en concepto de inversiones en infraestructuras, en cumplimiento con lo establecido en el Estatuto. El déficit y la deuda han sido denunciados en los tribunales.

7. La financiación aplazada.

El Ejecutivo de Rajoy ha aplazado sine die la reforma del modelo de financiación que, según Mas, debía de entrar en vigor en 2014. No es esa la visión del Partido Popular que considera que no está obligado a hacerlo. "El argumento que han dado", ha dicho Mas, "es que es un lío. ¿Se imaginan que cuando una cosa es un lío el cumplimiento de la ley pase a ser secundario o marginal?", ha interpelado Mas a los diputados. Y ha cerrado el capítulo lanzando un dardo al tripartito, que firmó el último modelo de financiación. Ha asegurado que Cataluña es la tercera comunidad en aportar recursos y la décima en recibirlos y que está muy por debajo de la media. "La lealtad institucional brilla por su ausencia", ha lamentado.

8. La devolución de la paga extra.

En su discurso, Mas ha confirmado la decisión que adoptó su Gobierno días antes de la celebración de la Diada: restablecer la paga extra a los funcionarios en 2015. La devolución deberá quedar contemplada en los Presupuestos del próximo ejercicio. Mas ha señalado que es un sinsentido exigir ese sacrificio a los trabajadores públicos de Cataluña cuando el Gobierno central no hace lo propio con los suyos.

9. Lucha contra la corrupción.

En medio de la vorágine del caso Pujol, Mas ha optado por presumir de las medidas anticorrupción que ha adoptado en este mandato y que hoy precisamente están más en el ojo del huracán al coincidir la sesión con la declaración de Jordi Pujol Ferrusola ante el juez Ruz. Mas ha recordado que ha impulsado 51 medidas a favor de la transparencia y la regeneración democrática. Y que la relación difundida hoy mismo por la ONG Transparencia Internacional revela que el Ejecutivo catalán ha obtenido 100 puntos sobre la máxima puntuación. "Desde que puse en marcha esas medidas se han conocido casos de irregularidades y de posible corrupción", ha apuntado en alusión al caso Pujol. "Igual que entonces, me reafirmo en el compromiso inequívoco de erradicar la corrupción".

10. Defensa del catalán.

Irene Rigau, titular de Educación, ha decidido no aplicar la ley Wert en Cataluña y Mas ha realizado una defensa firme del modelo de escuela catalana con el catalán como lengua vehicular y garantizando un dominio del castellano y del inglés. "Es un modelo que garantiza la cohesión social, con resultados positivos contrastados durante más de 30 años", ha señalado. En este paquete educativo, ha citado el aumento de las becas-comedor con 70.000 alumnos beneficiarios.