Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Mariscal solicita el concurso de acreedores

El creador de la mascota olímpica Cobi acusa la caída de proyectos de los últimos años

Javier Mariscal.

El estudio del diseñador Javier Mariscal, el creador de la mascota olímpica Cobi, solicitó ayer el concurso de acreedores en los juzgados de lo Mercantil de Barcelona ante la necesidad de afrontar una reestructuración de la empresa por la caída de la cartera de proyectos, según confirmó la compañía a EL PAÍS. De acuerdo con estas fuentes, el estudio no ha podido compensar con los ingresos en el exterior la drástica caída de los encargos en España. La decisión, precisó la empresa, no afecta a la Fundación Palo Alto.

Fuentes de la empresa explicaron que la solicitud del concurso de acreedores obedece a la necesidad de “asegurar la viabilidad del estudio”. Según las cuentas depositadas en el Registro Mercantil, en 2012 —el último ejercicio disponible— Estudio Mariscal facturó 937.000 euros, el 23,5% menos que el año anterior. El endeudamiento de la sociedad, que empleaba a 11 personas, ascendía a 2,17 millones de euros.

La empresa de Mariscal, fundada en 1989, se dedica al diseño de producto, campañas de comunicación, proyectos de imagen o carteles. Entre los últimos proyectos del estudio están la nueva imagen del centro comercial Les Glòries o varias tipografías para una campaña de Banc Sabadell. Además, en los últimos años, ha realizado el interiorismo de la tienda H&M en Barcelona, la imagen gráfica de la 32ª edición de la Copa América y la comunicación de Camper for Kids. En 1999 recibió el Premio Nacional de Diseño del Ministerio de Industria y en 2011 el Premio Nacional de Cultura de la Generalitat.

Mariscal también participó, junto a Fernando Trueba, en la dirección del largometraje de animación Chico & Rita y publicó el cómic de la película. Sin embargo, el trabajo más emblemático de Mariscal fue la creación de Cobi, la mascota de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, que todavía hoy es un icono de la capital catalana.