Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos adelanta al PSPV y se convierte en segunda fuerza política

Un sondeo del PP da ventaja al partido de Iglesias sobre los socialistas

Compromís y EUPV también registran malos datos

Ampliar foto
Asamblea de Podemos en un tinglado del Puerto de Valencia.

Una encuesta realizada recientemente por el PP nacional pronostica un auténtico terremoto político en la Comunidad Valenciana en el supuesto de que se cumplieran sus previsiones. Este sondeo es conocido por la presidencia de la Generalitat y echa por los suelos cualquier posibilidad de los populares de mantenerse en el poder autonómico y municipal, aunque Mariano Rajoy llevara adelante su reforma para que la lista más votada, si supera el 40% en las municipales, obtenga el 51% de los concejales. Pero no es solo el PP el que perdería las mayorías absolutas. PSPV, Compromìs y Esquerra Unida también sufrirían un serio descalabro. Podemos, la formación de Pablo Iglesias, sería la más beneficiada en las próximas elecciones municipales y autonómicas si el sondeo que maneja la sede central del PP en la calle Génova de Madrid se acerca a la realidad. El nerviosismo, la preocupación y la resignación, según los casos, es más que evidente, en las filas populares. El bipartidismo, hoy, es cosa del pasado.

Todos los acuerdos de la izquierda pasan por la nueva formación política

El sondeo otorga al PP una intención de voto cercana al 30%, insuficiente para lograr la mayoría, incluso con el apoyo de UPyD. Apenas diez puntos detrás se colocan Podemos y PSPV, empatados ambos en torno al 20% de intención de voto; pero con una ligera ventaja para el partido de Pablo Iglesias que en voto directo aventaja al liderado por Ximo Puig. Los analistas del PP consideran que la diferencia entre ambos partidos se encuentra dentro del margen de error de la encuesta; pero están convencidos de que Podemos está por delante de los socialistas, convirtiéndose así en la segunda formación más votada de la Comunidad Valenciana.

Muy por detrás de PP, Podemos y PSPV figuran Compromís y Esquerra Unida que, según fuentes de Génova, confirmadas desde el Consell, se hunden y no alcanzan los resultados que lograron en 2011. El tripartito, al que tanto han demonizado los populares, no llegaría a sumar la mitad más uno de los diputados en las Cortes Valencianas y no podría formar gobierno como no fuera en minoría o con la adhesión de UPyD, dejando todo el monopolio de la protesta de la izquierda en manos de Podemos. Un escenario que sería muy querido para la formación de Pablo Iglesias de cara a las elecciones generales, su verdadero objetivo.

La otra alternativa, que en su día fue patrocinada por la patronal, tampoco es viable. La suma de los diputados del PP y PSPV tampoco alcanza a ser mayoritaria. La grossen coalitionen es una entelequia de acuerdo con este estudio demoscópico. Todos los caminos conducen a Podemos, un partido del que en la Comunidad Valenciana se desconoce todo, desde sus líderes hasta su programa. Por no saber no se sabe si prefieren llamarse Podem o Podemos.

La fragmentación política en las Cortes Valencianas, con cinco grupos parlamentarios, es extrapolable a los ayuntamientos. El PP muy difícilmente alcanzará el 40% que pide Rajoy para que el partido más votado tenga la mitad más uno de los concejales. La segunda vuelta parece asegurada en las grandes ciudades, aunque los populares repitan el resultado de las pasadas elecciones europeas.

De aquí al 25 de mayo aún quedan muchos meses y Podemos debe aclarar no pocas cosas, entre ellas si decide presentarse a las autonómicas y municipales con sus siglas o bien apuesta por otros proyectos. Pero lo que es indudable es que la política valenciana experimentará un cambio sustancial.

Más información