Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona ultima las grandes obras que acabarán antes de las elecciones

Las reformas en Mitre, Diagonal y paseo de Gràcia finalizarán en primavera

El derribo del anillo viario de Glòries finalizó ayer, unos días antes de lo previsto.
El derribo del anillo viario de Glòries finalizó ayer, unos días antes de lo previsto.

El mes de septiembre empieza a devolver a Barcelona el movimiento habitual que el verano había puesto en reposo. Los niños volverán el próximo lunes al cole, los adultos a las ocho horas y el chinchorrero tráfico se apodera otra vez de las calles de la ciudad. Pero durante la tregua veraniega el Ayuntamiento ha aprovechado para intensificar algunas obras que han permitido un “avance considerable” en las principales intervenciones pendientes, en palabras del gerente de Infraestructuras de Barcelona, Manuel Valdés.

“La capacidad vial de la ciudad volverá a las condiciones normales de obras, que se mantienen, pero no con la intensidad como las que hemos realizado en verano”, advierte Valdés. Esto significa que peatones y conductores verán afectadas ciertas zonas de la capital catalana, pero las obras futuras no causarán mayores inconvenientes que antes de junio.

Una de las más importantes seguirá siendo en el nudo viario de la plaza de les Glòries, donde ayer finalizaron, antes de lo previsto, las tareas de demolición del anillo elevado de cemento. Es en Glòries donde justo se situará el vértice de la manifestación en forma de V —que discurrirá por la Gran Via y la Diagonal— del próximo jueves con motivo de la Diada y para reivindicar la celebración del referéndum previsto para el 9 de noviembre. Tras la retirada de cascotes, está previsto comenzar la etapa de urbanización provisional.

Según se ha comprometido el Consistorio, en otoño acabarán las obras del paseo Sant Joan, iniciadas hace poco menos de un año en el tramo comprendido entre la Diagonal y la plaza de Tetuan. El resultado final será un bulevar más amplio, con aceras de 17 metros —tenían 12— que incorporará diversos espacios para los vecinos. El nuevo tramo tendrá la calzada más estrecha, con un carril-bus y otro de circulación en cada sentido.

El derribo del anillo de Glòries acabó ayer, en vísperas de la Diada del jueves

Otra de las obras más importantes del mandato es la polémica reforma de la Diagonal. La intervención cuenta con un presupuesto de más de 12 millones de euros y los trabajos finalizarán en marzo 2015. Aquí, uno de los objetivos principales es ampliar las aceras y para ello está previsto eliminar de la antigua calzada un carril de circulación lateral, y ubicar el carril bici fuera de la acera. El tronco central de la avenida se mantendrá con tres carriles por sentido.

Desde finales de agosto ya se pueden ver resultados entre la plaza de Francesc Macià y el paseo de Gràcia, donde ya se ha reanudado el tráfico por los nuevos laterales. En sentido Llobregat, la circulación está habilitada entre la calle Muntaner y plaza Francesc Macià; y en el sentido Besòs, entre Balmes y plaza de Joan Carles I.

Algunos colectivos aplauden con entusiasmo las grandes reformas, como en la Diagonal y el paseo de Gràcia, que dan mayor espacio a los peatones. Sin embargo, hay otros vecinos que desaprueban fuertemente las intervenciones en la calzada. “Las obras de la Diagonal me parecen horribles. Se han gastado un dineral y el embotellamiento ha empeorado notablemente porque han complicado todos los accesos. Antes no estaba perfecto, pero funcionaba; ahora sí que está fatal”, opina Celia, una vecina que no cree ventajoso dejar un único carril lateral, ya que cuando un conductor desea coger alguna calle perpendicular a la avenida, se producen grandes atascos.

Los ciclistas también se sienten perjudicados con el cambio. Después de las obras, las bicis circulan por la calzada junto a los coches y no tienen piezas de separación de caucho. David y Montse suelen pedalear por la avenida y, si bien destacan que ahora pueden ir a mayor velocidad, señalan el riesgo que conlleva bajar de la acera. “En el momento en que decides doblar para coger otra calle, es peligroso cambiar la circulación porque tienes el carril de coches pegado a tu lado y por detrás muchas bicis que intentan pasarte rápido”.

El Gobierno municipal también ha aprovechado que en agosto disminuye la circulación para seguir con las obras en la ronda de General Mitre y en la calle Balmes, donde ya han terminado las actuaciones, renovando el pavimento y el alumbrado desde la plaza Molina hasta la Travessera de Gràcia. Muchas de estas actuaciones, como las de Mitre, Diagonal y paseo de Gràcia, finalizarán poco antes de la celebración de las elecciones municipales en mayo de 2015.

Más información