Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uno de cada tres parados en Alicante lleva dos años sin empleo

El parado de larga duración es mujer, mayor de 44 años y del sector servicios, según CC OO

Mujeres asistentes a un taller de Cruz Roja para ayudarlas a encontrar trabajo.

En la provincia de Alicante hay 70.567 personas que llevan inscritas más de dos años en la lista del paro. Una de cada tres personas desempleadas lleva más de dos años buscando trabajo, según un informe elaborado por el sindicato CC. OO. basado en los datos oficiales registrados a 31 de julio.

De los 198.183 desempleados registrados más de la mitad, el 52,62% lleva un año o más en el paro. El perfil de una persona inscrita en el servicio público de empleo más de 24 meses es el de una mujer, mayor de 44 años inscrita en el sector servicios. De hecho, del total de personas en paro de muy larga duración 15.960 responden a ese perfil.

El paro de muy larga duración se reparte entre sexos en un 46,31% hombres y el 53,69% mujeres. Por edad, las personas mayores de 44 años son el 70’28%, lo que muestra cómo se desaprovecha la experiencia y el talento en el mercado laboral alicantino.

El sindicato CC. OO. en una nota de prensa considera que estos datos "muestran la dimensión de un problema que las administraciones están siendo incapaces de resolver".

32.373 parados desanimados y fuera de las estadísticas

Estas cifras recogen solo aquellas personas que continúan inscritas en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), existe un numeroso colectivo de personas que están en desempleo y buscan trabajo pero no están inscritas en el SEPE o son excluidas de su contabilidad por diversas razones.

En la provincia de Alicante, ese colectivo sería, al menos, 32.373 personas que, según datos de agosto, son la diferencia entre el desempleo que recoge la EPA y los datos del servicio público. Ese desánimo suele afectar más a personas con un largo historial en el paro por lo que el problema del paro de larga o muy larga duración podría ser, incluso, mayor que el que ofrecen los datos públicos.

Esta situación es resultado, según CC. OO., por un lado, del monumental fracaso de las políticas de empleo público y de dinamización productiva del gobierno Rajoy, y, por otro, de una reforma laboral que, como se ve, se ha dirigido más a facilitar el despido que a impulsar la contratación. Ante esta ineficacia pública es urgente reforzar la protección a las personas en paro de larga duración mediante programas específicos de reincorporación al mundo del trabajo y con prestaciones sociales dignas.

Por un lado, una reforma laboral "perversa que facilita el despido sin generar posibilidades de empleo más allá de precario, temporal y parcial, y, por otro, recortes y reformas que han suprimido, por ejemplo, los servicios de orientación laboral y que han reducido la formación a personas en desempleo a su mínima expresión, están en el origen del mantenimiento de un paro de larga y muy larga duración insoportables", según el sindicato.

Por sectores el 52’44% del total de parados está inscrito en el sector de servicios, seguido de industria con un 22’46%, construcción 15’33%, agricultura un 2’46 y, por fin, el colectivo sin empleo anterior el 7’31%.

El muy alto paro de larga duración en la industria refleja la pérdida de tejido económico y productivo que esté sector está sufriendo en la provincia, así como su masculinización, ya que el número de mujeres en situación de paro de muy larga duración en industria supone el 64’7%.

Las personas en situación de paro de muy larga duración no perciben prestación por desempleo, limitándose en algunos casos a subsidios de alrededor de 400€ que de ninguna manera cubre las necesidades básicas de una persona y menos de una familia, por lo que, en muchos casos, se sitúan por debajo del umbral de la pobreza.

Además, según CC. OO. dada la "generalización del fraude en la contratación" con el aumento de contratos a jornada parcial que esconden jornadas completas, las cotizaciones de muchas personas en desempleo no corresponden a lo efectivamente trabajado.

Esta situación provoca por tanto que ni la cantidad ni la duración de la prestación son las que deberían ser. Sin entrar a valorar el efecto que este fraude y el desempleo de muy larga duración produce sobre la pensión de jubilación. El sindicato concluye que "se está consolidando un mercado de trabajo que supone hambre para hoy y miseria para el futuro".

 

Más información