Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Felipe González: “Nunca he creído que Pujol sea un corrupto”

El expresidente del Gobierno cree que la confesión del expresidente catalán es "una operación de cobertura" hacia sus hijos

Felipe González este viernes en Sevilla.

El expresidente del Gobierno Felipe González ha reconocido este viernes en Sevilla que la confesión del expresidente de la Generalitat Jordi Pujol sobre la supuesta herencia que ocultó durante 34 años en el extranjero le causó "asombro" y le dolió "personalmente". Pero, también le resultó poco creíble. "En Cataluña, con la figura histórica del hereu [heredero], que haya un señor que deshereda al hereu y, además, no tiene en cuenta a la hermana del hereu para pasar la fortuna a la esposa del hereu y a sus hijos... puede ser", ha dicho González después de reconocer que cree que se trata de "una operación de cobertura hacia los que tiene debajo", es decir, sus hijos. “Nunca he creído que Pujol sea un corrupto”, ha rematado.

En un desayuno informativo organizado por Europa Press Andalucía y la Fundación Cajasol en Sevilla, González ha admitido que aún hoy le "cuesta" creer todo lo que rodea el caso de Pujol —quien ha anunciado su disposición a acudir al Parlament a partir del día 22 de septiembre— y ha reiterado que mantiene que la intención del expresidente catalán ha sido proteger a sus hijos. "Aunque eso no le quita la extrema gravedad al asunto y ya veremos su desenlace", ha precisado González, quien ha negado que haya existido un pacto entre los Gobiernos centrales y el Gobierno de Pujol para que los primeros "miraran hacia otro lado" a cambio de que el expresident garantizara la estabilidad y enfriara el nacionalismo. Pujol comparecerá días después de que lo hagan su hijo mayor, Jordi Pujol Ferrusola, y su esposa, Mercé Gironês, ante el juez Pablo Ruz ante su imputación por delitos de blanqueo de capitales y fraude a la Hacienda pública.

Asimismo, el expresidente socialista ha pedido distinguir entre quienes son corruptos y los que no porque, en su opinión, "lo que no es tolerable es meter la mano". "Si un líder se ha enriquecido y aprovechado con el ejercicio de la función, estamos ante un corrupto. Pero estamos tratando a todos por igual y eso va a degradar enormemente la convivencia", ha opinado.

Sobre el impacto que el caso Pujol puede tener en el proceso soberanista, González cree que el asunto ha "golpeado duramente" en la conciencia catalana. "Ahora, se equivocan los que crean que utilizándolo como arma arrojadiza van a cambiar absolutamente la percepción", ha advertido antes de señalar que "puede producirse un peligroso enrocamiento". Para ello, González ha señalado que hay que seguir siendo extremadamente cuidadosos con este tema [caso Puyol], hay que ser completamente rigurosos". El expresidente ha lamentado que se intente mezclar este caso con la evolución del catalanismo y ha considerado que es "mucho más importante" que a Cataluña vuelva, como proyecto y como posibilidad, "la recuperación de la centralidad que se está perdiendo porque eso supone el espacio del pacto".

González también ha desvelado que, "con discreción", hace "todo lo posible" para que no se produzca "una fractura" en la sociedad catalana, hasta tal punto que ha reconocido que medió entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el presidente de la Generalitat, Artur Mas, para que se reunieran este verano. "No sé si tuve alguna influencia en eso, me parece que sí", ha apostillado. González se ha mostrado firme al asegurar que cree que Mas no seguirá con la consulta si no es respaldada por el Constitucional. "Creo que Mas no se saltará la legalidad", ha precisado después de asegurar que: "Cuando se persigue un imposible se crea una enorme frustración".