Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Barceloneta clama por un cambio del modelo turístico

Los vecinos exigen a Trias “un plan de choque” para acabar con los pisos ilegales

Multitudinaria manifestación ayer en la Barceloneta contra la sobreexplotación turística en el barrio.
Multitudinaria manifestación ayer en la Barceloneta contra la sobreexplotación turística en el barrio.

Miles de vecinos del barrio de la Barceloneta salieron ayer de nuevo a la calle para reclamar un cambio de modelo turístico y la abolición de los pisos de alquiler vacacional en el barrio. En las últimas semanas, varios episodios de incivismo por parte de algunos turistas alojados en el barrio colmaron la paciencia de los vecinos, hastiados de la sobreexplotación turística del vecindario.

Ante la atónita mirada de los turistas que paseaban en chanclas y bañador por las callejuelas de la Barceloneta, los petardos que escupía un viejo cañón de hierro avanzaban la avalancha de vecinos —5.000 según la Asociación de Vecinos y 2.000 según el Ayuntamiento— que recorría el paseo marítimo rumbo a la plaza de Sant Jaume, donde está la sede de la Generalitat y del Ayuntamiento de Barcelona.

Los centenares de pancartas que se levantaban, atadas a palos de escobas, por encima de los manifestantes daban cuenta de las peticiones de un vecindario que asegura haber perdido “la identidad de barrio”. La Barceloneta no está en venta o Es un problema de modelo eran algunos de los mensajes que se leían en los carteles y se coreaban a viva voz por las calles del barrio. Los vecinos culpan del caos del barrio a los dueños de los pisos turísticos ilegales y a la pasividad del Ayuntamiento. “No es que no queramos turistas, es que no queremos este tipo de turismo, que no nos respetan ni saben convivir”, explicaba Julia Antequera, de 66 años y vecina de la Barceloneta “de toda la vida”.

En los dos primeros días de inspecciones para revisar los hospedajes del barrio, el Ayuntamiento decretó 24 órdenes de cese de actividad que afectan a 35 apartamentos ilegales. “En el barrio tenemos unos 1.000 pisos turísticos ilegales mientras que hay vecinos que están en la calle. El problema no es el turismo, sino que es necesario que cambie el modelo low cost que hay instaurado aquí. Nos seguiremos movilizando hasta que el Ayuntamiento acabe con los pisos ilegales”, sentenció el presidente de la Asociación de Vecinos del Barrio, Oriol Casabellas.

La concentración, organizada por la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB), fue la más multitudinaria de todas las que se celebraron a lo largo de esta semana. Los vecinos de la Barceloneta contaron con el apoyo de asociaciones vecinales de otros barrios barceloneses y de algunos políticos como el líder de ICV-EUiA en el Ayuntamiento, Ricard Gomà, o la impulsora de Guanyem Barcelona, Ada Colau.

A su llegada a la plaza Sant Jaume, los vecinos se parapetaron a las puertas de la sede del consistorio barcelonés y exigieron al alcalde, Xavier Trias, “un plan de choque” eficaz para solucionar el conflicto y “medidas de aplicación a corto término” para luchar contra el turismo masivo.

Vecinos del Raval y del Gòtic también avanzaron ayer que preparan sendas manifestaciones para el próximo miércoles en protesta por la sobreexplotación turística de sus vecindarios.