Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento detecta en dos días 35 alojamientos ilegales en la Barceloneta

Trias interviene en el conflicto y se compromete a reunirse una vez al mes con los vecinos

Los afectados mantienen las protestas por el ‘turismo de borrachera’

Xavier Trias, durante la reunión de ayer con los vecinos de la Barceloneta
Xavier Trias, durante la reunión de ayer con los vecinos de la Barceloneta

El plan de inspección a apartamentos turísticos en la Barceloneta que inició el pasado lunes el Ayuntamiento de Barcelona ha detectado 24 órdenes de cese de actividad que afectan a 35 apartamentos ilegales en los dos últimos días. Así lo explicaron ayer el alcalde, Xavier Trias, y la concejal del distrito de Ciutat Vella, Mercè Homs, a una delegación de nueve vecinos a los que convocaron a una reunión a las nueve de la noche en el Consistorio, informaron a EL PAÍS fuentes vecinales. El Ayuntamiento no quiso confirmar esta cifra.

Trias se comprometió, según esas mismas fuentes, a reunirse con los afectados una vez al mes para hacer “seguimiento” de las medidas que anunció durante el encuentro y que las dos partes explicarán hoy con detalle. Homs hará lo mismo, pero una vez por semana. A diferencia de las jornadas anteriores, los vecinos salieron de la reunión con cierta satisfacción, aunque mantendrán las protestas en la calle.

El alcalde interrumpió sus vacaciones para intervenir en el conflicto de la Barceloneta, respondiendo así a la exigencia del millar de personas que marcharon contra los apartamentos turísticos el pasado sábado. Los vecinos calificaron el encuentro de “cordial” y aseguraron que el edil “quiere encontrar una solución”.

Es la segunda vez que los residentes del barrio marinero se reúnen con Homs. El viernes pasado lo hicieron en su centro cívico, al que asistieron más de un centenar de personas. La regidora intentó comunicar sus propuestas, entre ellas, el plan de inspección a pisos turísticos que empezó a funcionar el lunes. Hasta entonces, el Ayuntamiento solo investigaba si había una denuncia sobre un inmueble concreto.

Pero los vecinos se retiraron del acto tras increpar a Homs por su falta de acción ante un problema que, afirman, sufren desde hace años. “Solo repetía lo que ya había dicho esa mañana a la prensa”, se quejaba la vicepresidenta de la Asociación de Vecinos de L'Ostia, Lourdes López.

Los vecinos habían decidido con antelación que seguirían adelante con las protestas de hoy y el sábado a pesar de lo que les ofrecieran. Solo la “abolición” de este tipo de alojamientos, tanto legales como fraudulentos, podría haberles hecho contemplar la opción de no salir otra vez a la calle, afirmaban horas antes algunos de los asistentes. “Ya no solo es la Barceloneta. Hay que dejar espacio a los otros barrios afectados para que también puedan reclamar por las molestias que les causa el modelo turístico que se ha impuesto en Barcelona”, explicaba Oriol Casabella, vocal de la Asociación de Vecinos de la Barceloneta.

La Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB) se sumó ayer a la convocatoria de los residentes de la Barceloneta para manifestarse este sábado contra la proliferación de apartamentos turísticos. “No se trata solo de conductas incívicas o de borracheras nocturnas ruidosas”, aseguró la entidad en un comunicado. “Estos son síntomas de un fenómeno que está alterando toda la ciudad”, afirmó la FAVB en relación con “la nueva burbuja” que está creando el Consistorio con su “apuesta por un crecimiento ilimitado del turismo”.

A diferencia de la marcha de hoy —convocada a las diez de la noche en el barrio— la del sábado partirá a las seis de la tarde desde la Barceloneta y acabará en la plaza de Sant Jaume. Los organizadores afirman que contarán con la participación de asociaciones vecinales del resto de barrios de Ciutat Vella.

Los grupos municipales del PSC y el PP en el Ayuntamiento de Barcelona anunciaron ayer que pedirán un pleno extraordinario del distrito de Ciutat Vella para abordar las protestas por la proliferación de apartamentos turísticos en la Barceloneta y las molestias que causan sus huéspedes a los residentes del barrio.

Los populares consideran que la situación se puede “extrapolar a otros barrios de la ciudad”, según explicó ayer su líder, Alberto Fernández Díaz. Afirmó que las medidas tomadas por Mercè Homs son “bienvenidas”, pero le recriminó que llegan tarde: “Si eran tan fáciles de aplicar, por qué no lo hicieron cuando hace meses que tenían una resolución aprobada por el Consejo Municipal en la misma línea”.

El Consistorio puso en marcha el pasado lunes un operativo de inspección con tres equipos que revisan de forma aleatoria los 850 edificios que hay en la Barceloneta. Los controles alcanzaron el centenar de viviendas durante la primera jornada. Hasta entonces, las investigaciones solo se hacían cuando había una denuncia sobre un piso concreto. En la actualidad, hay 113 expedientes abiertos a apartamentos turísticos en el barrio y este año se han sancionado a otros 33 con multas de hasta 30.000 euros, según datos del Ayuntamiento.

Los socialistas exigirán que se retire el Plan de Usos de Ciutat Vella aprobado en 2010 y que se tomen medidas de control contra el turismo masificado, el exceso de pisos turísticos sin licencia y las conductas incívicas. También pedirán que se apruebe un plan de viviendas de uso turístico y que se regulen los sitios web donde estas se anuncian, como Airbnb.

Más información