Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El aeropuerto fantasma de Fabra paga 660.000 euros al CD Castellón

El importe responde a los patrocinios de la temporada 2009-2010 al CD Castellón

Ampliar foto
Francisco Camps y Carlos Fabra, en el acto inaugural del aeropuerto de Castellón el 25 de marzo de 2011.

El Gobierno valenciano ha pagado 660.000 euros al Club Deportivo Castellón en concepto de los patrocinios que la empresa pública Aeropuerto de Castellón (Aerocas) suscribió con el equipo de fútbol para la temporada de 2009 y 2010. La Generalitat valenciana posee más del 99% de Aerocas, empresa pública que no genera beneficios económicos por no haber llegado a estar activo el aeropuerto y que, además, ya ha costado unos 170 millones de euros a los valencianos entre obra, indemnizaciones, sobrecostes y obras anexas al recinto. Asimismo, en publicidad lleva gastados otros 35 millones.

ampliar foto
Aerocas patrocinó al CD Castellón en la temporada 2008.

En un comunicado emitido este miércoles, el club de fútbol ha informado de que el importe adeudado por la temporada de patrocinio ha sido ya ingresado. “Es una bocanada de aire muy significativo para los ingresos y la estabilidad económica del club que significa, por otro lado, que el trabajo con las Administraciones va dando sus frutos”, ha manifestado el presidente de la entidad, David Cruz. El club ha recibido 2,42 millones de Aerocas desde 2006.

El aeropuerto, que no ha llegado a funcionar y fue impulsado por el anterior presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, firmó durante años patrocinios deportivos con el Villarreal CF, el CD Castellón y otras entidades deportivas de la provincia como el equipo de motociclismo de Alex Debón. Los pagos han venido siendo puestos en entredicho durante años por la Sindicatura de Comptes (el organismo auditor oficial de la Generalitat). El Villarreal llegó a renunciar a cobrar hasta cinco millones afirmando que las Administraciones tenían “otras prioridades a nivel social”. En total, el aeropuerto de Castellón llegó a firmar patrocinios deportivos y contratos de publicidad por una cuantía de 35 millones de euros.

Esquerra Unida accedió a todos los contratos y los publicó en su página web. El Villarreal fue de los más beneficiados por la lluvia de dinero  al recibir, según denunció EU, más de 20 millones. Con estos acuerdos Aerocas se aseguraba, además, los pases vip  a partidos y carreras con un número de entradas muy superior a la plantilla de la empresa pública.

El ingreso de los 660.000 euros al CD Castellón se produce después de que el club entrara en concurso de acreedores el pasado año por una deuda de 7,2 millones, de los que 1,6 se han fijado como deuda privilegiada por ser pagos que el club debe a Hacienda y a la Seguridad Social (el porte por estos conceptos aumenta por intereses y sanciones). Cruz manifestó que el concurso posibilitaría volver a recibir ayudas públicas de las administraciones.

En el comunicado emitido el miércoles se destaca que el importe ingresado por la Generalitat (que está asfixiada financieramente con un déficit de 3.500 millones), “era de una importancia sustantiva como para realizar los máximos esfuerzos en conseguir un resultado positivo para el futuro inmediato del club”, que atraviesa graves dificultades. Ha sido “decisivo”, prosigue la nota, el “interés y mediación” del Ayuntamiento de Castellón, la Diputación y la Generalitat para cobrar este importe.

El consejo de administración ha venido manteniendo reuniones de trabajo “de forma discreta” con el presidente del Consell, Alberto Fabra, “que desde el primer momento ha mostrado su disponibilidad para desbloquear el pago de la citada cuantía económica”. El comunicado termina también con agradecimientos al presidente de la Diputación, Javier Moliner, al alcalde de la ciudad, Alfonso Bataller, y la concejala de Deportes, Begoña Carrasco, por el “apoyo” mostrado.

El aeropuerto fue inaugurado el 25 de marzo de 2011 por el entonces presidente de la Generalitat, Fransico Camps, y Carlos Fabra, pese a que aún ni siquiera se había solicitado la autorización para la navegación aérea. Más de 1.500 personas, llegadas en una treintena de autobuses fletados desde distintos municipios de la provincia, asistieron al multitudinario acto y fueron testigos de las palabras de Fabra, condenado en 2013 a cuatro años de cárcel por defraudar a Hacienda: "Hoy empieza la transformación socioeconómica de Castellón".

Más información