Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ayudas sociales

El PNV dice que Maroto se ha convertido “en el Hitler vitoriano”

El presidente del PNV alavés, Xabier Agirre, asegura que con el discurso contra los inmigrantes en las ayudas sociales el regidor busca atraer un voto "cercano a la extrema derecha"

La Diputación de Gipuzkoa apuesta por romper relaciones con el PP por "amparar la xenofobia"

Las palabras del alcalde de Vitoria, Javier Maroto, que lleva varias semanas insistiendo en sus críticas contra extranjeros de nacionalidades concretas -la marroquí y la argelina, principalmente- por recibir ayudas sociales, están elevando el tono del resto de partidos y del defensor del pueblo vasco en contra de su postura. Este jueves, el presidente del PNV alavés, Xabier Agirre, ha alcanzado un nuevo grado de contundencia en la censura de las palabras de Maroto, al indicar en la radio Onda Vasca que, con su discurso, el regidor se ha "convertido en el Hitler vitoriano" con ánimo de "atraer" el voto "cercano a la extrema derecha". "Hay que recordar que Hitler ganó unas elecciones exacerbando la confrontación contra los judios y aquello tuvo las consecuencias que tuvo", ha afirmado.

A Agirre se ha sumado el diputado foral de Política Social, Ander Rodríguez, que en la Ser ha resaltado que ha "llegado el momento de que partidos e instituciones redefinan sus relaciones con un partido que ampara la xenofobia". Las palabras del alcalde vitoriano generan un "caldo de cultivo para el fascismo", ha advertido.

Maroto dijo tres semanas atrás que marroquíes y argelinos viven de las ayudas sociales. Su discurso, siempre muy contundente en materia de ayudas sociales y extranjeros, ganó enteros al apuntar concretamente a esas dos nacionalidades. Lejos de retractarse, el regidor ha venido insistiendo en ese discurso desde entonces, semanas en las que ha recibido el apoyo del PP vasco y esta semana ha asegurado que incluso ha tenido más apoyos que nunca en la ciudadanía por su discurso. El principal respaldo lo ha encontrado en el diputado general de Álava, Javier de Andrés, que junto a Maroto es el principal cargo institucional del PP en Euskadi.

Ambos aspiran a revalidar su cargo en los comicios forales y municipales de primavera de 2015. De Andrés ha llegado a superar en algunos casos el nivel de contundencia del alcalde, añadiendo a los nigerianos a la lista e incluso abriendo la puerta a asumir en Euskadi medidas como las que está implantando el Reino Unido, restringiendo el acceso a las ayudas sociales a los extranjeros, a los que quiere permitir la percepción de esos recursos durante únicamente tres meses.

El resto del PP vasco se ha centrado en reclamar una reforma de la legislación de las ayudas sociales vascas, el sistema más garantista de toda España, para reforzar el control de las prestaciones. El Gobierno vasco ya se ha mostrado contrario a reformar de nuevo la ley, que ya fue modificada en 2011 con un pacto entre PSE y PP que restringió el acceso a las ayudas para los inmigrantes y elevó los controles que tiene que realizar la administración autonómica. La oposición del Ayuntamiento de Vitoria ya ha mostrado su rechazo al primer edil y SOS Racismo ha recurrido a la Fiscalía para que investigue si Maroto incurrió en delito. UPyD ha reclamado elevar la reprobación del alcalde, que también tiene un escaño en el Parlamento, al Legislativo vasco.

Xabier Agirre ha indicado que el alcalde de Vitoria "no da puntada sin hilo" y sabe, de acuerdo a "encuestas", que puede haber un porcentaje de voto que "piense en el mismo sentido que él se manifiesta", un voto que, a su juicio, está "cercano a la extrema derecha". Aguirre cree que Maroto está intentando "atraer" a ese electorado con sus manifestaciones.

A su juicio, es "peligrosísimo", además de "injusto" generalizar "como hace el señor Maroto" en el tema de la inmigración. En este sentido, Aguirre ha señalado que hay que perseguir, "con la misma vehemencia" el fraude en las prestaciones sociales como el "esteorotipo" de que todos los inmigrantes "defraudan" porque "no es verdad".