Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Barcelona recupera 15 espacios abandonados en la ciudad

Las obras costaron 900.000 euros y el Ayuntamiento promete seis proyectos más antes de acabar su gestión

En un antiguo solar desarmado hoy hay una pista de baloncesto con un nuevo sistema de alumbrado. En lo que era un descampado inaccesible, ahora hay juegos infantiles con bancos y vegetación cuidada. Algunos sitios de Barcelona ofrecen actualmente aparatos de gimnasia adaptados a ancianos, mientras que antes solo se veía un gran baldío abandonado. Con un coste de 900.000 euros, el Gobierno municipal ha llevado a cabo la primera parte del Plan de Microurbanizaciones en 15 sitos deteriorados de la ciudad. Espacios de reposos, zonas para niños y áreas deportivas son algunas de las reformas que el Ayuntamiento ha materializado por todos los distritos. Así lo ha explicado hoy el teniente a Alcalde Antoni Vives en rueda de prensa y también ha anunciado la voluntad de gestionar seis proyectos más antes de acabar su mandato.

“La idea es transformar rincones de la ciudad y convertirlos en espacios dignos para el uso de los vecinos”, ha señalado el edil. Con el objetivo de impulsar la rehabilitación urbana, la dinamización social y la renaturalización de la ciudad, Vives ha confesado haber conseguido buenos resultados a costes de mínimos de inversión. Se trata, ha dicho, de 14 y 300 euros de recuperación por metro cuadrado.

En oposición a esta postura, el grupo municipal del PSC denuncia que dichas obras han sido provisionales y han costado casi lo mismo que una obra de urbanización definitiva, como lo fue, según mencionaron, las reformas en la Diagonal. Según los socialistas, el Ayuntamiento está realizando una operación de autobombo del alcalde Xavier Trias, cuando en la actividad también participa el Partido Popular.

“Lo mejor es cuando vienes aquí una tarde y ves a esto lleno de criaturas, de jóvenes y gente grande, todos integrados en el mismo espacio”, ha señalado el teniente de Alcalde mientras enseñaba un huerto urbano inaugurado hace dos meses en la parte baja de Montjuïc. Allí mismo se encontraba un vecino regando tomates y quitando yerbas malas de las plantaciones. “Me siento muy a gustillo haciendo esto. Nunca me había dedicado a esta actividad y me parece estupenda. Vengo aquí como voluntario para cuidarlo y mantenerlo”, dijo el hombre mientras contaba cómo se distribuían las tareas entre niños y jóvenes. Él integra una asociación de reinserción social del barrio, entidad que lleva adelante la gestión del huerto.

Junto al Plan de Microurbanizaciones, el Ayuntamiento gestiona en paralelo el Plan Buits, una propuesta que trabaja conjuntamente con asociaciones comunitarias. El gobierno le da un establecimiento público en desuso y la entidad se encarga de desarrollar determinado tipo de actividad. Según ha explicado Vives, 12 de los 19 espacios puestos a disposición ya han sido asignados.

Los socialistas añaden que este plan no ha alcanzado la implicación ni la participación esperada de las entidades. Subrayan, como ejemplo, el rechazo de los vecinos al proyecto de urbanización como la Casita Blanca en el distrito de Gracia. El Ayuntamiento ha dicho estar a la espera de recibir propuestas de “calidad y garantía” para, efectivamente, conceder los establecimientos que aún se encuentran vacíos de actividad.

Entre los 15 espacios remodelados, dos están en Ciutat Vella: Penedides y Pou de la Figuera. En L’Eixample, Germantes y Macaya, mientras que en Sants-Montjuïc las reformas han sido en Font de la Guatlla y Jardins de Málaga. Los cambios en Les Corts se ubican en la esquina de las calles de Dr. Ferran y Manuel Girona, y también en la calle Benavent. Por su parte, Sarriá-Sants Gervasi tiene remodelaciones en Mas Gimbau y el barrio de Gràcia en dos espacios de Vallcarca. Nou Barris, en la calle Cartellà y Horta en Font d’en Fargas. Las obras en Sant Andreu fueron realizadas en Pare Claret esquina con Concepció Arenal y en el solar Porta Trinitat.